Home » DDHH » 60 Ex Presos Políticos de la Dictadura en Huelga de Hambre. Exigen al gobierno el cumplimiento de los acuerdos
Huelga de Hambre e Catedral de Rancagua. Fotografía de @JOSEDIAZT

60 Ex Presos Políticos de la Dictadura en Huelga de Hambre. Exigen al gobierno el cumplimiento de los acuerdos

Pareciera que esperan que nos muramos… para nosotros, desafortunadamente, Michelle Bachelet ha sido una decepción muy grande”. Así lo resume Patricio Negrón, del Secretariado Nacional de la Asociación de Ex Presos Políticos y Familiares de Chile, en conversación con Radio Villa Francia y entrega una cifra que da escalofríos: “tenemos 37 muertos por mes, eso según la estadística del Registro Civil”.
Y es que la mayoría de los/as asociados/as oscilan entre los 60 a 70 años -en promedio- y vienen hace años, alrededor de 10, luchando para reivindicar a los Valech en derechos y exgiendo justicia y reparación.

Actualmente se encuentran cerca de 60 personas en huelga de hambre. 34 permanecían en la Catedral de Rancagua y desde este sábado 18 de abril, tras 5 días de haber iniciado la huelga en Rancagua, se han sumado huelguistas en Osorno y otros en San Felipe.

Revisa: Declaración Pública de las Agrupaciones de ex Presos Políticos

Ha sido una decisión difícil, muchos querían sumarse pero comprenderán, muchos son hipertensos, tienen enfermedades propias de la edad, pero es una decisión que hemos tomado a conciencia y los que están ahora en huelga lo saben, pero digamos que no nos quedó otra opción”, dice Negrón.

Esta huelga es la segunda en casi 5 meses. La anterior inició el 1 de diciembre del 2014, llevada a cabo por la agrupación de Ex PP de Rancagua, pero fue depuesta a los pocos días tras la intervención de la gobernación regional y el compromiso del gobierno a establecer una mesa tripartita (gobierno, parlamentarios y las agrupaciones de ex PP). Acuerdo que tuvo lugar en una reunión en el Congreso, con presencia de la secretaria general de gobierno, Ximena Rincón, acompañada de la Subsecretaria, Patricia Silva -de la misma repartición- además de parlamentarios y las agrupaciones. El acuerdo fue el de aumentar el monto de la pensión Valech -actualmente equivale a la mitad de un sueldo mínimo- y homologarla a la de los/as beneficiados/as de la Comisión Retting, además de constituir la mesa tripartita para poner en marcha el proyecto de ley presentado y que ya cuenta con acuerdo en el Congreso que ya votó la idea de legislar. Sin embargo, hasta hoy no tienen ni respuesta ni avances.

La larga lucha contra el olvido, la desmemoria y la indiferencia

Las reparaciones e indemnizaciones son parte del Tratado de la Convención contra la Tortura de las Naciones Unidas -en su artículo 14- al que Chile está adscrito. Negrón señala que por esta situación hay 3 demandas interpuestas ya en la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) las que ya fueron acogidas y están en trámite, un camino largo que han debido realizar para exigir justicia y reparación.
La comisión Valech inició -por decreto- en septiembre del 2003 durante el gobierno de Lagos y vio la luz en noviembre del 2004 recogiendo los casos de los sobrevivientes -el informe Retting registró en su entonces solo las víctimas fatales- en un total de 35.000 chilenos y chilenas víctimas de torturas y apremios ilegítimos durante la Dictadura, en el primer informe. Durante el Segundo informe Valech, iniciado en el gobierno de Bachelet, que contempló a personas que por diversas razones no fueron registradas en el primer informe, se realizó entre el 2010 y 2011 (gobierno de Piñera) tomando el testimonio de 9.795 personas más y sumó 30 casos de Detenidos Desaparecidos. Sin embargo la reparaciones no estuvieron a la altura. Un precario sistema de salud (se sumaron al PRAIS), una pensión exigua y un luchado beneficio: una beca de estudio en la educación superior,-pudiendo elegir una carrera universitaria o técnica, por una vez- la que lograron que pudiera hacerse extensiva a los/as hijos/as.

En este país las víctimas, quienes perdieron sus trabajos, fueron perseguidos, encarcelados, torturados, exiliados, entre otros vejámenes, son tratadas como parias. Este es un país en donde los victimarios -agentes del Estado que cometieron crímenes durante la Dictadura cívico militar- en su mayoría están libres, lo que ya habla de la débil democracia, pero además cuentan con tremendas regalías, pensiones millonarias, un sistema de salud de lujo y una serie de beneficios”, dice Negrón y agrega: “Cuando se vio lo de la reparación e indemnización se hizo con suma urgencia, casi sin discusión y se despachó en pocos días estableciendo, de manera arbitraria y sin consultar siquiera a las agrupaciones, un monto que fue una proyección de 20 años de vida -que nos daban- planteando alrededor de 20 millones a cada uno, o sea casi 1 millón por año, algo así como 100 mil pesos por mes”.

Fue el 12 de marzo del 2007 que un grupo importante de ex Presos Políticos y Exonerados se manifestaron a las afueras de La Moneda criticando las políticas de reparación e indemnización y la poca voluntad de los gobiernos de la Concertación en garantizar justicia plena y el avance en su política de Derechos Humanos. Esa vez costó que Bachelet los recibiera, en la Agrupación muchos fueron los que pensaron que con la historia de vida de la presidenta sería más empática y se avanzaría en justicia y reparación, pero no fue así. Hubo mucha critica, esa vez, meses antes, la mandataria había recibido en La Moneda, por casi 2 horas, al cantante José Alfredo “pollo” Fuentes. El hecho ocurrió en Agosto del 2006. “Imagínese, la mayoría de los viejos decían:Recibe a un cantante que estuvo en Chacarilla en el 77 y no a nosotros que luchamos contra la Dictadura“. Cuando finalmente fueron recibidos, la mandataria -en su primer gobierno- les señaló que poco podía hacer pues no tenía mayoría en el Congreso e instó a los miembros de la Agrupación a hacer “lobby” en el parlamento para así tener apoyo y legislar. Y eso fue lo que hicieron durante años planteando su problemática tanto a parlamentarios de la Alianza, Concertación e “Independientes” y lograron lo que parecía imposible. En el Congreso se aprobó la idea de legislar -en ambas cámaras- y en mayo del 2014 la presidenta del Senado envió al ejecutivo el proyecto de ley, sin embargo este, según Ximena Rincón, era innecesario pues el gobierno ya tenía una agenda en cuanto a reparación, echando por tierra el trabajo de años. Otra excusa que se dio fue lo complejo de realizar más gastos en reparación. Todo lo avanzado y que había logrado casi un apoyo transversal en el Congreso se vino abajo. Esto significó un duro golpe para las agrupaciones, sin embargo se levantaron y no se rindieron.

Parece que hay más preocupación por los monumentos, por la memoria de piedra o de construcción, nosotros parecemos no ser parte de la memoria, pero lo somos y estamos vivos”, dice con dolencia, pero a la vez con convicción, Patricio Negrón.

El llamado que hacen desde la Agrupación es apoyar y visibilizar la huelga y sus exigencia. Además plantean presionar a las autoridades del gobierno central para que dé solución y cumpla lo comprometido. No quieren que se les muera “un viejo” durante la huelga, pero señalan que la cosa es indefinida y que resistieron una dictadura por lo que saben pelear hasta el final.

Ex-presos-politicos-2 - el tipografo

Huelga de Hambre Ex PP en Catedral de Rancagua. Fotografía del Tipografo.cl