Home » Noticias » 80 mineros mantienen tomada mina Santa Ana, propiedad de Rodrigo Danús, por no pago de sueldos

80 mineros mantienen tomada mina Santa Ana, propiedad de Rodrigo Danús, por no pago de sueldos

Cerca de 80 trabajadores de la mina Santa Ana ubicada en Curanilahue, Región del Bío Bío, se encuentran al interior de su lugar de trabajo –a unos 600 metros de la boca de la mina- como medida de presión contra sus empleadores quienes se han negado a pagar las remuneraciones del mes de julio y casi un año de imposiciones argumentando no tener dinero para realizar los pagos. Los manifestantes no cuentan con agua potable y dependen del suministro eléctrico para la oxigenación de las galerías, además de tener servicios sanitarios precarios.

La empresa carbonífera SW Curanilahue S.A pertenece a los empresarios chilenos Rodrigo Danús y Paul Fontaine. En el año 2014 los trabajadores demostraron su malestar manteniendo durante 21 días una paralización que exigía mejoras laborales y aumento de sueldo, además de un bono de colación de 30 mil pesos mensuales. Aquella movilización se depuso luego del compromiso de una mesa de trabajo con el municipio, la Gobernación de Arauco, la Seremi de Minería, la Seremi del Trabajo, la Inspección del Trabajo, representantes de la empresa y trabajadores.

Actualmente los trabajadores vuelven a manifestarse contra sus empleadores. Luis Chandía, presidente del sindicato de la empresa afirmó que “Estamos paralizados en nuestro lugar de trabajo, tenemos alrededor de 70 personas apostadas abajo, en la mina, y no van a salir porque no nos han cancelado el mes de julio, que deberían haberlo hecho a más tardar en los primeros cinco días del mes de agosto”, precisando que el no pago de los sueldos afecta a 172 personas incluyendo una deuda de imposiciones.

Frente a esto la Seremi de Minería del Biobío, en nombre del Gobierno, Victoria Fariña, les ofreció a los trabajadores gestionar una mesa en la cual se reunirá el Sernageomin, la Seremi del Trabajo, la Intendencia, el Sindicato de la empresa y los dueños de la mina, sin embargo los trabajadores afirmaron que no depondrán la paralización hasta que reciban el pago del dinero que les deben.

Según Fariña, Danús afirmó que no tenía dinero para pagar, pero en caso que los manifestantes sigan trabajando podría generar los recursos para el pago, frente a esto la Seremi respondió: “me parece una sinvergüenzura gigante”.

La historia del empresario

Rodrigo Danús Laucirica es un famoso empresario chileno que, a pesar de ser reconocido por sus negocios “faranduleros”, hace más de 20 años se vislumbra como un poderoso ejecutivo, inversionista y consultor de proyectos eléctricos. En 1990 comienza una pasantía en Endesa, de la mano de José Yurazeck, llegando a ser el Gerente de desarrollo internacional de la empresa, nueve años más tardes se independiza creando la empresa South World Business (SWB) en conjunto con su amigo y socio, Paul Fontaine, hijo de Ernesto Fontaine, conocido como uno de los padres de los Chicago Boys.

La empresa de Danús y Fontaine se amplió a diversos rubros, siendo dueños de SW Consulting, SW Kapital y SW Transportes, Fruzco Chile S.A- dueña de la marca de helados Yogen Früz- y Factoring Express. Actualmente se desempeñan en el rubro energético, siendo reconocido por sus proyectos relacionados con la extracción y uso de carbón en termoeléctricas.

Sobrino del General en retiro Luis Danús, quién fue Ministro de Economía en el año 1982 bajo la dictadura de Augusto Pinochet. Rodrigo Danús, durante sus años de estudiante de Ingeniería Comercial en la Universidad de Chile, perteneció al grupo de ultra derecha G-51 creado en la Facultad de Ingeniería de dicha Casa de Estudios haciendo referencia a la frustrada candidatura a la FECH de Danús el año 1984, cuándo solo consiguió 51 votos en las urnas. Al terminar su carrera se trasladó a trabajar en el ODEPLAN (hoy MIDEPLAN) y entre 1986 y 1988 fue Seremi de Hacienda de la Región de Valparaíso.

Ya en el año 2007 Danús afirmaba a Revista Nos que: “Hoy mis grandes temas son los que se ligan con el tema energético; yo estoy muy en contra de HidroAysén. Encuentro una barbaridad que en Chile se realicen ese tipo de obras, que tienen daño ambiental irreversible, que no tienen ninguna solución, y que en los países desarrollados ya no se hacen (..) No hay ningún beneficio, HidroAysén es la energía más sucia que hay, provoca el impacto ambiental más terrible y ni siquiera lo hace en años, sino que desde el año cero”. Actualmente los socios –Danús y Fontaine- se encuentran disputando la instalación de la central termoeléctrica Pirquenes, ubicada en la comunidad de Laraquete, Región de la Araucanía, que ha tenido un ruidoso paso por el Servicio de Evaluación Ambiental. Luego de ser aprobada en el año 2012 con la presentación de una Declaración de Impacto Ambiental (DIA) fueron presentados 6 recursos de protección contra la termoeléctrica, los que fueron acogidos y dejaron nula la votación, sin embargo en mayo de este año y luego de presentar un recurso de reclamación se volvió a abrir la posibilidad de la instalación de la central que tiene una inversión de 82 millones y consumirá 25 mil toneladas de carbón mensuales. Además, según consigna The Clinic, previo al conflicto en Laraquete, la dupla vivió otro episodio complejo con la instalación de la Central Termoeléctrica Pacífico en Iquique que, a pesar de estar aprobado el proyecto desde el año 2009, aún no comienza la construcción de obras debido a la negativa de la Dirección de Obras Municipales de la zona a dar el “vamos” a la construcción por no respetar el Plan Regulador de la zona.

Ambos empresarios fueron parte del comando presidencial de Marco Enríquez-Ominami en su candidatura del año 2009, cuándo competía contra Sebastián Piñera y Eduardo Frei. En aquellos años MEO se jactaba de ser el único candidato que estaba en contra del proyecto HydroAysén, sin embargo el rechazo a este proyecto ayudaría a dos de sus colaboradores a continuar con sus negocios en el área energética. Al no pasar a segunda vuelta, Fontaine decidió sumarse a la campaña de Sebastián Piñera y Danús continuó sigilosamente en el negocio.