Home » DDHH » A 40 años de la ejecución de la mirista Lumi Videla, recordamos su lucha y militancia

A 40 años de la ejecución de la mirista Lumi Videla, recordamos su lucha y militancia

2014_10_30_homenaje_lumi_videla_fp

Una militante ejemplar, un ejemplo de mujer revolucionaria

 

El 4 de noviembre se cumplen 40 años desde que el cuerpo de la dirigente del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), Lumi Videla fuera arrojada al patio de la Embajada de Italia, luego de ser torturada, y asesinada el 3 de noviembre en el centro de detención tortura de la DINA ubicado en José Domingo Cañas 1367, Ñuñoa. Ella, al igual que su esposo y compañero, Sergio Pérez, fueron detenidos e interrogados en dicho centro de tortura. Sergio Pérez aun se encuentra desaparecido, y entre los agentes del Estado que dieron y ejecutaron las órdenes de torturar y ejecutar a Lumi se encuentran Miguel Krassnoff, Francisco Ferrer, entre otros.

Lumi Videla fue una destacada militante del MIR, de un profundo compromiso con la causa revolucionaria, aun a su corta edad (tenía solo 26 años cuando fue asesinada por los aparatos represivos). Tuvo una amplia participación desde temprana edad y ya en el año 1970 participó en una de las acciones claves del Movimiento de Izquierda Revolucionaria en aquel momento: la toma del Campamento Nueva La Habana. Luego, desde el año siguiente participó en la organización del Cordón Industrial Vicuña Mackenna, otro espacio clave de organización popular y combativa.

Su participación, compromiso con la transformación radical de la sociedad, como así su calidad de militante ejemplar hizo que rápidamente fuera tomando rangos directivos. Fue así que se convirtió en la jefe del Grupo Político Militar 2, función que cumplió también desde la clandestinidad luego del Golpe Cívico-Militar de 1973, hasta el momento de su detención, un año más tarde. Mujer líder, revolucionaria, y uno de los mejores cuadros que tuvo en MIR hasta ese momento.

Los medios y el ocultamiento de la verdad

 

LukasLumiDentro de la práctica común del aparato dictatorial, se buscó ocultar y crear una versión falsa de lo ocurrido con Lumi Videla. Fue así que rápidamente desde el gobierno se estableció de que Lumi Videla murió dentro de la Embajada de Italia en manos de los mismos asilados que se encontraban ahí, y no que fue torturada, ejecutada y finalmente arrojada en el patio por parte de la DINA. Esta versión no prosperó por mucho tiempo dado que se comprobó que ella jamás estuvo asilada en la embajada.

Sin embargo, lo poco verosímil de la versión dada por el gobierno dictatorial no impidió que la prensa afín al régimen represivo defendiera dicha versión, e incluso ridiculizara la ejecución de Lumi Videla. En ello, y como siempre, El Mercurio cumplió un rol fundamental en desinformar y incluso trivializar lo ocurrido. Un caso de ello son las caricaturas que salieron el jueves 7 de noviembre en dicho periódico, en donde tanto Fulano como Lukas se mofaron de lo ocurrido, buscando restar crédito a las versiones que desmentían el montaje del gobierno. Esto es una muestra más de la colaboración entre algunos medios de comunicación y el régimen dictatorial, dado que los primeros participaron activamente en los montajes y en las acciones de desinformación que tenían como fin ocultar las violaciones a los Derechos Humanos, y que hasta el día de hoy no se han realizado ni disculpas publicas ni gestos de arrepentimiento por parte de dichos medios.

FOTO2