Home » DDHH » A 43 años de la partida de Pablo Neruda: Las dudas en medio de la investigación de la muerte del Poeta
pablo neruda

A 43 años de la partida de Pablo Neruda: Las dudas en medio de la investigación de la muerte del Poeta

Por Francisco Marín 

Este viernes se cumplen 43 años de la muerte del famoso poeta y ganador en 1971 del premio Nobel de Literatura, Pablo Neruda.

Neruda nació en localidad de Parral el 12 de julio de 1904 bajo el nombre de Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basualto. En Chile como en muchas partes del mundo se desarrollan este día diversas actividades para celebrar el natalicio de uno de los poetas más leído en la historia de la literatura y más influyente del siglo XX quien además ocupó un lugar destacado en la historia política latinoamericana y también de nuestro país. La celebración se da además a pocas semanas de que el cuerpo de Neruda volviera a Isla Negra, lugar en donde descansan sus restos desde que fueran sepultados allí en 1992, esto luego de la exhumación que se hiciera de sus restos ordenados por el Juez Mario Carroza quien investiga el presunto asesinato del Vate a manos de la Dictadura Militar. Es precisamente este último hecho el que hace que esta celebración se da en medio de las dudas y las polémicas que ha generado la investigación de la muerte de Neruda, investigación que no ha estado exenta de polémicas y de tensiones durante su transcurso,  y es que aún existen dudas respecto a la muerte del Poeta.

Revisa: La muerte de Neruda: Informe oficial señala que “es altamente probable” que el poeta fuera asesinado

La investigación forense actual, que analiza la causa y mecanismo de muerte del poeta Pablo Neruda, se ha centrado en la búsqueda de un agente biológico bacteriano, infiriendo un mecanismo causal de muerte en base a una hipótesis, como lo sería la presunta inoculación con fines letales de una cepa específica de Staphylococcus aureus (estafilococo dorado) cuya identificación no es suficiente por sí sola para establecer el mecanismo que conllevó a la muerte, careciendo de plausibilidad biológica.”

La afirmación es del médico chileno, maestro en medicina forense, Luis Ravanal Zepeda, quien en entrevista alude al hecho de que las pesquisas del panel de expertos del caso Neruda están enfocadas en el análisis del ADN del estafilococo dorado encontrado en mayo de 2015 por Aurelio Luna, forense de la Universidad de Murcia.
Estas pericias buscan determinar si estaba presente en el cuerpo de Pablo Neruda antes de su llegada a la clínica Santa María o si ingresó a su cuerpo mientras permanecía internado. Los análisis se realizan en el Centro de ADN Antiguo de la Universidad de McMaster, en Hamilton, Ontario; y en el Departamento de Medicina Forense de la Universidad de Copenhague.

Ravanal expresa que “no basta con la sola detección de un agente infectante, más allá de que se empleen sofisticadas técnicas genéticas y bioquímicas para identificar una bacteria o sus componentes”. El experto afirma además que “es necesario establecer que ésta tuvo la entidad suficiente para desencadenar un proceso agudo tóxico-infeccioso que conllevó a la muerte, y para ello es necesario el sustrato, representado por el cuerpo íntegro, sus tejidos (órganos y vísceras) que en el caso no existen”.
El científico estima que, por lo anterior, “resulta contradictoria la investigación actual, más cuando ha sido el propio panel de expertos del Servicio Médico Legal (SML), que previamente informó al juez, las limitaciones que tenían los estudios microbiológicos”.
En efecto, como consta a fojas 317 y siguientes del Cuaderno Separado del Expediente de la Causa ROL 1038-2011, el antropólogo forense y coordinador del panel de expertos, Francisco Etxeberría; y el tanatólogo German Tapia Coppa, reportaron al juez que “la búsqueda e identificación de posibles gérmenes en restos óseos que han sido sometidos a una exhumación y reducción no judicial previa, no aportaría antecedentes de causalidad, debido a que incluso su eventual presencia no permitiría determinar su grado de participación en la muerte del poeta”, (revisa documento).

Este informe lo hicieron en respuesta al Oficio número 4024-2013, del 14 de noviembre de 2013, emanado por el ministro en Visita Extraordinaria de la Corte de Apelaciones de Santiago, Mario Carroza Espinosa, en el cual instruía al SML a pronunciarse en relación con planteamientos formulados de manera conjunta por los querellantes de la causa.
Ravanal destaca que, pese a lo anterior, la investigación se focalizó en este aspecto, “desechando otras causas y mecanismos posibles de muerte, dentro del abanico de posibilidades diagnósticas, siendo un hecho incontrovertible que la causa de muerte oficial: caquexia (estado de desnutrición extrema) es falsa; y que también, numerosos compuestos tóxicos no podrían ser detectados en la actualidad debido a los procesos de degradación, como por ejemplo la toxina botulínica y el gas sarín, que se degradan a las pocas horas“.
A propósito de lo anterior, este tanatólogo plantea una reflexión: “Es necesario detenerse a pensar científicamente respecto a lo que se espera –con las indagatorias del caso Neruda– y a los resultados posibles, y su utilidad en el contexto judicial, más allá de lo fascinante que pueda resultar el trabajo experimental en los laboratorios, con muestras de invaluable valor humano, llenas de esperanza, pero que no logran orientar la senda que debe seguirse en la investigación de un crimen, que no se resuelve”.
Ravanal fue promovido como perito de parte, tanto por la familia de Neruda como por el Partido Comunista. Sin embargo, su presencia en el panel de expertos fue rechazada por el juez Carroza, pues “las opiniones emitidas por éste y de las que dan cuenta los documentos acompañados por la propia querellante a fojas 471 (entrevista dada por Ravanal a un medio de comunicación) y a fojas 136 del cuaderno separado de exhumación (carta dirigida a los querellantes y a la familia), reflejan falta de imparcialidad necesaria para intervenir en la diligencia”, como se señala en resolución del 5 de abril de 2013“.

Ravanal también fue excluido así por Carroza de la causa Rol 77-2011 relacionada con la muerte del presidente Salvador Allende, en que determinó (en septiembre de 2013) que no intervinieron terceros en su muerte. No obstante, una presentación relativa a esta materia, en la que Ravanal establece que Allende recibió en el cráneo disparos de dos armas distintas, y que, por tanto, habría sido asesinado, le valió ser reconocido como uno de los tres mejores forenses en el Congreso Mundial de su especialidad, desarrollado en octubre de 2014 en Seúl, Corea del Sur.