Home » Opinión » A los 50 años del asesinato de Malcolm X, recordamos su lucha liberadora

A los 50 años del asesinato de Malcolm X, recordamos su lucha liberadora

Este 21 de febrero se cumplen 50 años del asesinato de uno de los grandes líderes de la lucha afroamericana en Estados Unidos, Malcolm X, en un hecho del cual aun no se sabe quiénes fueron sus responsables últimos, y de la cual nunca se ha tenido la total claridad de si se trató solamente de una acción de la Nación del Islam en contra del que fue hasta 1964 unos de sus más importantes dirigente, o bien fue orquestado y digitado por organismos de contrainteligencia estadounidenses (COINTEPRO).

Su infancia y conversión al Islam

Nacido el 19 de mayo de 1925, vivió una infancia marcada por el racismo y la persecución. Su padre, Earl Little, constantemente perseguido y acosado por la Legión Negra (una secesión del Ku Klux Klan), fue asesinado cuando Malcolm tenía solo seis años de edad.

Desde entonces, Malcolm recurrió, falto de oportunidades, a una vida de crímenes y excesos que lo llevaron a su encarcelamiento, lugar en donde experimentó una conversión al conocer a John Bembry, miembro de la Nación del Islam, dirigida entonces por Elijah Muhammad. Esa conversión lo llevó a abandonar del todo la vida de vicios que llevaba antes de su encarcelamiento, y a dedicarse al estudio y la comprensión del sistema racista que tanto le había afectado a su vida y a la de los suyos.

Vale decir que la Nación del Islam es una organización religiosa que a pesar de basarse vagamente en la creencia musulman, tiene una serie de elementos distintos y heterodoxos que por ejemplo, planteaba la supremacía del hombre negro por sobre el hombre blanco (lo cuales eran vistos como demonios para sus creyentes y seguidores).

Buena parte del discurso que Malcolm X va a tener desde entonces y hasta su reconversión al Islam Sunita (1964), va a ser en esos términos, jamás desafiando lo planteado por el líder y fundador de la creencia, Elijah Muhammad. Fue así que, salido de prisión, en Agosto de 1952, Malcolm se dedicó a ser un predicador de la Nación del Islam, y pronto, dada su inteligencia y don para hablar, se convirtió en uno de los principales voceros de dicho credo. Logró así, sumar una gran cantidad de creyentes que comprendieron, junto con su conversión, del sistema racista injusto que vivían en Estados Unidos, y empezaron a tomar acciones y levantarse en contra de dicha opresión.

En este tiempo, Malcolm logró, incluso dentro dentro del estrecho marco que le permitía la Nación del Islam, comenzar a desarrollar planteamientos y a cuestionar la tanto la Historia de Estados Unidos, como también la hipocresía de la sociedad estadounidense. Apareció en los medios escritos, radio y televisión, donde su ironía y su elocuencia siempre desafiaron el sentido común de lo establecido, convirtiéndose (tal vez junto a Muhammad Alí) en la cara más visible de la Nación del Islam.

Sin embargo, y a pesar de tener por debajo un pensamiento propio y mucho más profundo que el de la Nación del Islam, se mantuvo disciplinadamente al alero de lo que decía y pensaba su líder, Elijah Muhammad.

El quiebre y un nuevo pensamiento

Malcolm X junto a Abdulrahman Mohamed Babu, revolucionario Zanzibareño. 1964

Malcolm X junto a Abdulrahman Mohamed Babu, revolucionario Zanzibareño. 1964

Fue en 1964, donde Malcolm X se decepcionó de la hipocresía del líder de Elijah Muhammad, que comenzó a elaborar un pensamiento propio y original, y que sin duda desde ese instante hasta el momento de su último discurso público (18 de febrero de 1965), fue avanzando y progresando a pasos agigantados. Se liberó de las taras de un racismo negro que veía al hombre y la mujer blancos como un ser inferior, y comenzó a ver el sistema de opresión en otros términos: de explotador y explotado, de dominador y dominado.

Gracias a su viaje a La Meca en ese mismo año entendió que el credo musulmán no era como se entendía en la Nación del Islam, y que incluso, habían personas blancas que practicaban la total hermandad con él durante dicho viaje. También ese año pudo viajar y comprender la realidad africana, completamente hermana en sus luchas y demandas, y entendió por lo mismo que la lucha de la liberación del hombre y la mujer negros en Estados Unidos no podía ir separada de las luchas de liberación nacional en los países africanos.

Debido a dichos viajes fue que experimentó una nueva y doble conversión: por un lado se convirtió en musulmán sunita, pero también experimentó una transformación política, tendiente siempre hacia el socialismo, y sin duda hacia el internacionalismo revolucionario. De ese modo, a su regreso decidió crear dos instancias distintas, una religiosa (la Mesquita Musulmana), y otra eminentemente política (la Organización por la Unidad Afroamericana). La segunda de estas organizaciones tenía un importante motivo: la discriminación racial no distinguía a negros musulmanes, negros cristianos, o negros de cualquier otro credo, por tanto debía aspirar a la unidad de todos los oprimidos.

Se hizo también cercano a Partido Socialista de los Trabajadores de Estados Unidos, en donde apareció en conferencias y publicaciones de dicha organización.

Su visión de la no-violencia y el derecho a la autodefensa

Normalmente se contrasta la visión de la no-violencia y la desobediencia civil de Martin Luther King con la visión de Malcolm X que justificaba la violencia como una forma de autodefensa. La premisa de Malcolm siempre fue clara: “no se puede ser no-violento con los que no son no-violentos con uno”, por tanto, ante la violencia racista que se expresaba y se sigue expresando en Estados Unidos, la respuesta no podía ser otra que el justo derecho a defenderse.

El 7 de enero de 1965, en el Foro del Militante Laborista, deja su perspectiva con gran claridad: “Un enfoque táctico está diseñado para obtener ciertos resultados. Está diseñado para mantenerte vivo. Esta diseñado para darte la victoria. Porque no podemos decir que la victoria ha sido lograda [siendo no violento], no podemos decir que se ha preservado la vida. No lo estoy criticando, ni tampoco condenando, pero le estoy cuestionando sus tácticas”

A pesar de ello, la relación entre Malcolm X y Martin Luther King fue siempre de mutua admiración y respeto, y siempre fue un cuestionamiento táctico que nunca puso en duda los objetivos del otro. Pero Malcolm abrió una discusión en torno a la autodefensa que pronto se puso en mayor discusión cuando surgió el concepto de Poder Negro, y que posteriormente fue adoptada como linea programática por el Partido de las Panteras Negras en 1966.

fidel+malcolm at theresaAdemás de ello, Malcolm X en sus últimos meses de vida logró profundizar su pensamiento, notando que no sólo había que combatir el racismo, sino toda forma de explotación y opresión existente en el mundo. Se trataba en definitiva, de destruir el sistema imperante (capitalismo, imperialismo) internacionalmente. Una frase, también dicha el 7 de enero del año de su muerte, resume el cambio de su pensamiento en dicho sentido:

Yo creo que finalmente habrá un choque entre los oprimidos y sus opresores. Yo creo finalmente habrá un choque entre los que quieren libertad, justicia e igualdad para todos y aquellos que quieren mantener los sistemas de explotación. Yo creo que va a existir ese tipo de enfrentamiento, pero no creo que dicho enfrentamiento será basado en el color de la piel, como enseñó Elijah Muhammad.

Fue en ese momento que la progresión de su pensamiento fue truncada con el atentado a su vida, en primer lugar fallido el 14 de febrero de 1965 cuando en un atentado incendian su hogar, y finalmente en el 21 del mismo mes cuando es acribillado mientras daba una conferencia en Manhattan, Nueva York. Sin embargo, lo que quedó de ese pensamiento, aun embrionario, fue recogido por las Panteras Negras y otros tantos pensadores y organizaciones que de un modo u otro, mantuvieron vivo ese legado.

Malcolm X hoy

Es triste señalar que, aun 50 años después, Estados Unidos vive el mismo racismo, y el mundo la misma opresión y explotación. Lo ocurrido en Ferguson Misuri con Michael Brown el 9 de agosto del 2014, cuando fue asesinado por la policía solo por ser negro, y por tanto “sospechoso”, o bien lo ocurrido con Eric Gardner en Nueva York (donde fue estrangulado por un policía por vender cigarros sueltos en la calle) muestran que no hay diferencia entre la sociedad estadounidense actual y la que combatió Malcolm X. Es por lo mismo que huelga retomar su discurso y su lucha para hacer de esta una sociedad nueva. Malcolm en sus conferencias muchas veces repitió que 1965 sería el año de la revolución, quizás sólo se equivocó por 50 años.