Home » Noticias » Asociación Funcionarios Cámara de Diputados denunciaron prácticas antisindicales al interior de la Cámara Baja
(Fotografía: Pablo Ovalle / Agencia UNO)

Asociación Funcionarios Cámara de Diputados denunciaron prácticas antisindicales al interior de la Cámara Baja

Este miércoles 6 de Enero nuevamente la Cámara de Diputados amaneció en el centro de la polémica, luego de que una auditoría develara millonarios préstamos irregulares por parte de la corporación a algunos diputados de la cámara, la Asociación de Funcionarios de la Cámara de Diputados a través de su presidente Dimitri Morales denunció prácticas antisindicales al interior de la Cámara Baja.

En la denuncia Dimitri señaló, graves vulneraciones a los derechos laborales de la asociación: Fuertes presiones a las que han sido sometidos choferes de parlamentarios quienes han sido obligados a conducir a más de 180 kilómetros por hora, vulnerando la ley del tránsito, debiendo pagar las multas correspondientes por estas faltas de sus propios bolsillos o recibiendo apenas el 50% de los legisladores. También denunció que han sido obligados a cumplir horas extras que aún no han sido pagadas. Por último, señaló el despido de una funcionaria con fuero sindical que se desempeñaba como secretaria de la diputada socialista Jenny Álvarez.

La Asociación exigió una explicación por parte de Miguel Landeros, secretario de la corporación “ayer el secretario de la Cámara de Diputados tuvo que dar explicaciones por los préstamos de los parlamentarios. Hoy día al propio secretario de la Cámara lo conminó a que dé explicaciones por la vulneración constante de los derechos laborales de los funcionarios de los equipos de los parlamentarios” enfatizó el vocero y presidente de la Asociación.

Pese a estos antecedentes que ya son de conocimiento público el Senado ha reaccionado reduciendo la fiscalización, frente a la tramitación del proyecto de ley sobre Fortalecimiento y Transparencia de la Democracia este lunes 6 de Enero la Comisión de Hacienda de la Cámara Alta determinó reducir el periodo legal de precampaña, dejando fuera de supervisión legal a parlamentarios, alcaldes y concejales.