Home » Noticias » Brutal: 2 pescadores peruanos resultan quemados por extraer algas en Tocopilla

Brutal: 2 pescadores peruanos resultan quemados por extraer algas en Tocopilla

El día lunes 3 de julio, un grupo de pescadores chilenos de la playa Quebrada Honda de la ciudad de Tocopilla, quemó a 2 pescadores peruanos identificados como Juan Nelson Jiménez Ninaja (37) y José Luis Días Ninaja (24) que a consecuencia de la brutal acción resultaron con el 50% de su cuerpo con quemaduras graves.

Juan Nelson Jiménez Ninaja y José Luis Díaz Ninaja trabajaban en la extracción de algas desde hace 5 años, en la playa Quebrada Honda en el norte del país.

“Estaban siendo hostigados constantemente por esta labor, desde mayo de este año, recibieron multiples amenazas de muerte”, señaló su hermana Fiorella Jiménez Ninaja.

Luego de esto continuaron sus labores, pero debido a las continuas amenazas, los trabajadores peruanos tomaron la decisión de regresar a Tacna. Al retirar las pertenencias de su casa, una cantidad no confirmada de pescadores chilenos los atacó, rociando combustible en sus cuerpos y luego prendiendo fuego. Los pescadores afectados permanecen en el hospital regional de Antofagasta por presentar quemaduras de tercer grado.

Desde la Policía de Investigaciones (PDI) de Tocopilla, el comisario Mario Huentelemu, explicó que “en la mañana hubo una riña entre ciudadanos chilenos y peruanos, que se dedican la recolección de algas, orilleros; y producto de ello también hubo un incendio donde resultaron dos personas lesionadas graves”.

También agregó que “hay unas presunciones donde existe la posibilidad de que un chileno haya provocado el incendio a una de las cabañas y al intentar apagar este incendio, estos dos ciudadano peruanos, resultaron con quemaduras graves”.

La PDI logró la detención de un ciudadano chileno en flagrancia. “Estamos en las indagaciones seguimos intentando dilucidar los hechos que ocurrieron por la mañana (de ayer)”, dijo.

Laboratorio de Criminalística (Lacrim) de la PDI de Antofagasta y Tocopilla trabajan en el lugar para las pericias en el lugar d elos hechos.

Los pescadores vivían en una casa prefabricada en Tocopilla y debían regresar a Perú este viernes.

Esto no es casual, las constantes frases irresponsables por parte de las autoridades tales como; “los extranjeros vienen a quitarnos el trabajo” o “No aceptaremos extranjeros delincuentes” y un sin fin de frases de esa calaña, que han calado hondo en nuestra sociedad, y que finalmente ve en el otro, la culpa de llevar una vida miserable, cuando lo que corresponde aquí, es reflexionar y preguntarse cuanta culpa tiene un sistema capitalista que solo esta al servicio de unos pocos, versus la pobreza de millones, que no ha dado solución a los problemas de la humanidad, al contrario los crea y que luego bajo una hipocresía impresentable, pretende mostrarnos una falsa solución.

Cabe preguntarse, ¿ El pobre chileno, no tiene los mismos problemas que el pobre peruano, colombiano, haitiano, boliviano o argentino? trabajos precarios, salud, educación, viviendas, extensas jornadas de trabajo en las cuales las personas explotadas no tienen derecho a vivir en familia, ni a tener tiempos de ocio que son necesarios para mirar, sentir y simplemente vivir la vida, es una constante represión, violencia sistemática que se manifiesta de diferentes formas, pero que se configura en una gran violencia capitalista, sentirse superior, explotar a otro en beneficio de unos pocos, que tengamos que soportar a ex presidentes dando clases de como combatir la delincuencia, y apuntando siempre a los extranjeros o como lo hacían antes, a los pobres, cuando todos sabemos que él, es uno de los mayores delincuentes a nivel mundial, con sus evasiones o negocios oscuros, que perjudican a millones de personas, es ahí el problema, la acumulación de riqueza por parte de algunos, que mantiene a pueblos enteros viviendo miserias y creyendo que el de acento o el de color diferente, es el culpable de la barbarie capitalista a la cual estamos sometidos diariamente, invitamos a reflexionar y a entender quien es  nuestro real enemigo.