Home » Crónica » Caída de un Montaje: TOP de Cañete absolvió por unanimidad a comuneros mapuche acusados por carabineros y los medios
En la imagen: Hernán Paredes Puen tras ser absuelto. Foto ATON

Caída de un Montaje: TOP de Cañete absolvió por unanimidad a comuneros mapuche acusados por carabineros y los medios

Por unanimidad, el Tribunal Oral en lo Penal de Cañete absolvió este martes a los comuneros Hernán Paredes Puen y Jocelyn Fernanda Yevilao Maril, ambos miembros de la Comunidad mapuche “María Colipi Viuda de Maril” del Lov Cura Paillaco, en la comuna de Tirúa, Provincia de Arauco. La alegría estalló, algunos presentes lloraron, y es que para ambos absueltos y sus familias, su comunidad, terminaba una pesadilla que había comenzado el 3 de marzo pasado, pero que, algunos corrigen, empezó ya varios siglos atrás.

Y es que el Tribunal desestimó las declaraciones de los 8 carabineros y peritos y el supuesto enfrentamiento con Paredes y la participación de este en un atentado contra camiones de una empresa forestal, razón según afirmaba carabineros- que había motivado el operativo del GOPE y que posteriormente los medios consagraron como cierto y verdad oficial. De este modo, Jocelyn Yevilao fue absuelta del delito de “atentado a la autoridad” y Hernán Paredes fue absuelto de los cargos porte ilegal de arma de fuego, receptación y atentado contra la autoridad”, en ambos casos por la unanimidad del Tribunal.

T

odo comenzó a eso de las 16:30 horas del jueves 3 de marzo y en la comunidad mapuche “María Colipi Viuda de Maril”, en la comuna de Tirúa, se encontraban varias personas en la sede social donada por la Conadi, para discutir los pormenores de un juego de chueca que se estaba organizando, decidieron esperar en la calle a los vecinos que faltaban, para iniciar la reunión.

La charla que se había establecido entre los quince comuneros que se encontraban en el lugar, fue interrumpida de golpe por la aparición de dos carros blindados de carabineros, los que corrían a toda prisa por la carretera en dirección a ellos.

Sin mediar provocación alguna, los uniformados (miembros del GOPE de carabineros) se lanzaron de los vehículos y comenzaron a disparar balines y perdigones a quemarropa. Fue tanto el terror de los hombres, mujeres y ancianos, que todos se lanzaron a ciegas a un sembradío de moras para escapar de los proyectiles.

Una de las comuneras, Jocelyn Fernanda Yevilao Maril, de 24 años de edad, quien en ese momento estaba dentro de su camioneta, intentó poner en funcionamiento el motor, pero los nervios la traicionaron a tal punto que quedó atrapada en el interior del automóvil, mientras los funcionarios de fuerzas especiales descargaban sus municiones contra la carrocería.

Los dos carros policiales rodearon a la camioneta, mientras los funcionarios sacaban a Jocelyn agarrada del pelo, gritándole “¡Bájate perra, china culiá!”, e intentando agredirle con patadas de las que ella se defendió como pudo.

Varios comuneros resultaron heridos, pero el de mayor gravedad fue Hernán Paredes Puen, de 38 años de edad, quién quedó tendido en el suelo a raíz de las heridas que le provocaron los impactos de perdigones en su cuerpo.

hernan-paredes-puen-perdigones-en-su-cuerpo

Imagen: Marcas dejada por los más de 130 perdigones en el cuerpo de Hernán Paredes Puen

Lo anterior es el relato y la denuncia de José Viluñir, marido de Jocelyn Yevilao, quien logró escapar de la emboscada policial con varias heridas de balines en su espalda.

La comunidad afectada, por su parte, publicó en aquel momento un comunicado (ver aquí) informando que Hernán Paredes, quien debió ser trasladado de urgencia hasta el hospital de Curanilahue, había sido, inexplicablemente, formalizado en el mismo Centro asistencial, a las 22:00 horas del viernes 4 de marzo, acusado de haber atacado con una escopeta a la policía, en un lugar ubicado a un poco más de tres kilómetros de “donde realmente ocurrieron los hechos”. Es decir, de víctima de la violencia, Hernán Paredes pasó a ser victimario.

La versión oficial a esa hora, reproducida en coro por canales de Televisión y grandes medios, era que la policía, en una persecución policial y que incluyó en un enfrentamiento, había dado con dos sospechosos y presuntos autores del ataque al convoy de camiones ocurrido el día anterior -miércoles 02 de marzo- en el que 6 camiones pertenecientes a una empresa forestal y mientras eran custodiados por carabineros, resultaron quemados tras un ataque sorpresivo. De este modo, se celebraba la captura y el gobierno mostraba un triunfo ante los ataques en la zona lo que habría ocurrido en medio de una persecución y enfrentamiento en el fundo Wagemann, sector de Curaquidico, esto es más de 3 kilómetros de donde ocurrieron los hechos, que fue afuera de la sede social, de la que incluso quedó un registro fotográfico al que no se le tomó mayor importancia por parte de los medios ni la Fiscalía.

El GOPE afuera de la sede social. En ella se ve la camioneta donde fue detenida Jocelyn Yevilao

El GOPE afuera de la sede social. En ella se ve la camioneta donde fue detenida Jocelyn Yevilao

Sobre el rol de los medios, el ex religioso jesuita, Luis García, sistematizó el 15 de marzo pasado, una serie de publicaciones (corroborables) de medios de comunicación y las abiertas contradicciones de la versión oficial y los hechos comprobables, un insumo para discutir, en serio, el fenómeno ya tan trastocado de la “Postverdad”, (revisa aquí).

Tras la detención, Paredes Puen fue formalizado mientras estaba internado y era atendido en el Hospital de Curanilahue y se le decretó la prisión preventiva en la cárcel de Lebu. En el caso de la comunera Yevilao Maril, quedó en libertad pero con la cautelar de firma quincenal en la Sub comisaría de Tirúa a espera del juicio.

Luego vino el juicio.

El Tribunal hoy, tras meses de investigación, escuchó las últimas declaraciones de peritos, carabineros y la PDI, versiones distintas y contradictorias, las que fueron dadas por los efectivos policiales que estuvieron en el procedimiento. Llamativamente, la versión dada por un policía era totalmente distinta a la dada por el siguiente. Respecto a dónde estaba el arma, las veces que Paredes había disparado y el lugar en dónde se dieron los hechos. Finalmente, al Tribunal no le quedó más opción que absolver por unanimidad a Paredes y Yevilao, ante la mirada absorta de la parte querellante.

Así, como lo señalaron los comuneros desde un principio, se caía un nuevo montaje y se mintió en los medios y en declaraciones ante el Tribunal, pero hoy todo era alegría.

Revisa: TOP de Temuco absuelve de manera unánime a Felipe Durán y Cristian Levinao tras casi un año de prisión preventiva

El abogado de los comuneros, y con vasta experiencia ya en varias causas que han involucrado a comuneros mapuche, Nelson Miranda, señaló hoy a la salida del TOP de Cañete: “Hoy declararon 8 carabineros en este juicio y el tribunal no les creyó, porque claramente su versión no era sostenible por el peso de las pruebas, así el tribunal de Cañete desestimó por unanimidad las declaraciones que mantuvieron por 7 meses, con 134 perdigones disparados contra mi defendido y estamos satisfechos a la espera que recurso puede venirse del Ministerio Público, pero fue tan contundente la absolución que es difícil que ocurra, pero veremos, y esto es una buena señal, se cae un montaje y eso es importante, porque aquí carabineros está actuando como si no hubiese estado de derecho“, afirmó Miranda.

Así terminaba la pesadilla para la comunidad “María Colipi Viuda de Maril” y para Hernán y Jocelyn. Sin embargo, de los medios que consignaban su (supuesta) participación en el ataque a camiones y de los canales de TV y prensa nacional que hicieron eco del parte policial y los presentaron como culpables, ninguno puso hoy en su pauta la absolución decretada por unanimidad por el Tribunal Oral en lo Penal de Cañete, ninguno de los medios que los presentó como culpables, hoy dio espacio para relatar la historia de una injusticia.

La comunidad, y según la defensa de ambos comuneros, esperan ver si habrá más acciones por parte del Ministerio Público, pero más allá de aquello, ya estudian poder querellarse contra el Estado de Chile para resarcir, en parte, el daño que comenzó un 3 de marzo.

Oficio y Orden de Libertad de Yocelyn Yevilao y Hernán Paredes