Home » Noticias » El caso del estudiante Camilo Díaz: Las voces y hechos que hablan de Montaje

El caso del estudiante Camilo Díaz: Las voces y hechos que hablan de Montaje

Camilo diaz

En en el control de detención ni siquiera se presentó la mochila ni un peritaje de carbono a sus manos y solo existe el testimonio de carabineros

 

Camilo Díaz García es estudiante de 4to año de Historia de la Universidad de Chile. Sus cercanos y familiares dicen que es un joven sociable, estudioso y de buen humor y siempre preocupado de los demás. Sus profesores señalan que es tranquilo, inteligente y buen estudiante. Actualmente Camilo está encarcelado en el modulo C de la cárcel Santiago 1, inculpado por porte de bomba molotov en la marcha estudiantil del 8 de mayo sin siquiera haber pruebas y solo con el testimonio de carabineros y la presión de fiscalía.

Camilo fue detenido junto a otros compañeros en la calle Lord Cochrane por efectivos de Fuerzas Especiales de carabinero. Una de las tantas detenciones al azar que desarrolló carabineros mientras finalizaba el acto que se desarrollaba en el final de la marcha nacional por la educación el día 8 de mayo, mismas que fueron criticadas en conferencia de prensa por la Confech esa misma tarde.

Camilo sin embargo no fue llevado a la 3º Comisaría como el resto de sus compañeros, él fue llevado hasta la 33º Comisaría de Ñuñoa. En ese lugar sus cosas fueron revisadas en una habitación y su mochila fue rociada con parafina, según consta en la propia declaración de Camilo en el control de detención ocurrida al día siguiente. En el juzgado, al no haber pruebas Camilo fue dejado en libertad con la medida cautelar de arresto domiciliario para la investigación en un plazo de 90 días. Cabe mencionar que tampoco se le realizó el peritaje de carbono que se estila en estos casos con el cual se comprueba si la persona manipuló o no el artefacto, esto, según la propia fiscalía en el control de detención, se debía a falta de tiempo y solo se presentó el testimonio de carabineros. Camilo volvió con los suyos a su casa. El día 22 de mayo Camilo regresó al Centro de Justicia el día 22 de mayo junto a una abogada de la Defensoría Popular. Sorpresa causó a Camilo y sus acompañantes. La medida había sido apelada por la Fiscalía Centro Norte revocando la medida del 7º Juzgado de Garantía sin que se aportaran nuevas pruebas, solamente se argumentó la gravedad del delito y las penas de encontrarse culpable. En ese momento Camilo fue detenido y trasladado hasta el modulo C de la cárcel Santiago 1. El pasado 28 de mayo se realizó una nueva apelación por parte de la defensa de Camilo sin que variara la medida teniendo que esperar en la cárcel hasta que termine la investigación.

Ante las irregularidades y arbitrariedades del hecho no han sido pocas las voces que han declarado su indignación y denunciado un montaje contra Camilo. Esto, según señalan ciertos dirigentes, académicos y representantes de organizaciones sociales, producto de una nueva política de criminalización contra los estudiantes de modo de acallar las criticas y demandas en pleno proceso de discusión de la reforma educacional que muchos sectores acusan de insuficiente y de que no cambia la lógica de mercado en la misma.

Así se han sumado a una declaración de la Coordinadora de Estudiantes de Filosofía y Humanidades (CEFH) diversas organizaciones sociales, la FECH y académicos, pidiendo la libertad inmediata de Camilo y acusando un burdo montaje, en donde también se han convocado manifestaciones y hasta una peña en beneficio de su defensa.

 

También han sacado la voz el historiador Sergio Grez, del cual Camilo es estudiante, y también el premio Nacional de Historia Gabriel Salazar. Quienes han señalado que frente a los antecedentes que hay hasta ahora claramente se esta frente a un montaje y a una voluntad política de criminalizar al movimiento social.

Así lo relata Sebastián Díaz, hermano de Camilo, en entrevista al Noticiero Ciudadano de la Radio JGM, quien ve con impotencia como su hermano está en la cárcel sin siquiera haber pruebas que lo incriminen. “A él le quitaron la mochila en la detención y luego querían pasársela ya rociada con parafina a lo que Camilo se negó, en la audiencia ni siquiera estaba la mochila ni tampoco realizaron el peritaje típico de carbono para ver si había manejado el artefacto“. por lo que esperan apelar cuanto antes la medida y por ahora piden el cambio de modulo en la prisión preventiva que Camilo vive en el penal Santiago 1.

Escucha la entrevista a Sebastián Díaz, hermano de Camilo, realizada por el Noticiero Ciudadano: