Home » Educación » #ChaoAlarcón: Estudiantes de periodismo de la UdeC piden salida de un académico por prácticas misóginas y machismo

#ChaoAlarcón: Estudiantes de periodismo de la UdeC piden salida de un académico por prácticas misóginas y machismo

Por Alejandro Baeza

Desde el pasado 15 de junio se encuentra en paro indefinido la carrera de Periodismo de la Universidad de Concepción. Su principal exigencia, la desvinculación del profesor Héctor Alarcón debido a su constante actitud violenta, de manera especial hacia las estudiantes, quienes denuncian una línea constante en sus actitudes misóginas.

Desde hace un tiempo se ha dado a conocer, principalmente por medio de redes sociales (utilizando el hashtag #ChaoAlarcón), un ejemplo dado en clases de este profesor refiriéndose como “Más fácil que pegarle a una mujer” para un ejercicio, en un país en donde apenas lo que va corrido del año ya se contabilizan 22 asesinatos de mujeres a manos de sus parejas y ex parejas, hechos que difícilmente hacen posible imaginar que se puedan tomar a la broma. En su defensa el profesor Alarcón declaró a algunos medios de comunicación que la frase fue dicha a un grupo de estudiantes de intercambio colombianos (sin entender en qué contexto eso sería una excusa válida), sin embargo el asunto fue desmentido por los mismos estudiantes, quienes en un comunicado oficial del Centro de Alumnos de la carrera en que condenan el hecho y respaldan la movilización, aseguran lo siguiente:

“El docente mencionó la frase al menos en dos ocasiones. Una de éstas ocurrió el miércoles 3 de junio durante la clase de la asignatura Producción Audiovisual en la sala CS-103 de la Facultad de Ciencias Sociales, aproximadamente a las 09:00 horas. considerando que la duración de la clase es de 8 a 10 am. Al momento de explicar las instrucciones del primer práctico de Televisión, que comprende la elaboración de una nota muda y sonido, el profesor Alarcón expresó que llevarlo a cabo era “más fácil que pegarle a una mujer” frente a todo el curso y al profesor asistente del ramo, Hans Loosli. En dicha ocasión, el docente no hizo rectificaciones, sólo enunció esa frase. Inmediatamente se pasó a otro tema, específicamente a la aclaración de dudas.

Luego, el viernes 15 de mayo, antes de las 10 hrs. y afuera del Estudio de Televisión del Departamento de Comunicación Social, el profesor Héctor Alarcón reunió a los alumnos que habían llegado y entregó detalles de cómo realizar el práctico a evaluarse en esa instancia (planos en cámara). Al terminar las indicaciones, el profesor aseguró que dicho trabajo era “más fácil que pegarle a la mujer”. Luego de esto, mantuvo silencio por unos segundos hasta que finalmente dijo “pero ya no se dice” (aludiendo a la frase mencionada)“.

Sin embargo, la petición del estudiantado movilizado no se remite solamente a estas frases, sino que denuncian actitudes continuas y reiteradas de discriminación, mal desempeño académico, malos tratos y misoginia. Las irregularidades son, entre cosas, no presentar nunca pauta de evaluación, imposibilidad de poder corregir las pruebas (al no haber pauta), arbitrariedad a la hora de establecer las calificaciones e incluso, las pocas veces que ha mostrado alguna pauta de evaluación, se vio que algunos de estos ítems incluían la ropa o el maquillaje con que se presentan a rendirla, en una clara actitud discriminadora hacia las mujeres y de abuso de autoridad en una carrera donde la mayoría del estudiantado es femenino, haciendo de estos malos tratos una regla en sus clases, en frases tales como no sabes en qué te equivocas, te cuestionas todo, dudas de ti misma, de tu inteligencia”, según comentó una alumna que participa de la toma. En relación a esto, una ex-estudiante que tuvo que retirarse de la carrera, Johanna Navea Godoy, declara que el profesor sin motivo alguno, ya que un estudiante le dijo que se había ido de un examen, le reprobó el ramo inmediatamente, sin siquiera averiguar si era verdad el hecho con la misma afectada:

El profesor no me brindó ayuda e insólitamente creyó lo que otro compañero había afirmado. Dijo que lo único que podía hacer era tomar el ramo al año siguiente, lo que me atrasaba un año de carrera a pesar de que el error no fuese mío. Al volver a tomar el ramo de Producción Audiovisual, cometí un errory, frente al accionar violento del profesor y con el antecedente previo y la nula ayuda que había recibido por su parte, decidí irme de la carrera, con ayuda de otros profesores, que estaban conscientes de esta constante persecución del profesor hacia mí.

Congelé mis estudios, asistí al psiquiatra, y me recomendó por salud mental alejarme del profesor Héctor Alarcón, ya que el daño que me hacía estaba afectando mi salud y era un cuadro típico de misoginia.

CISSaTVWEAAFlPA

(fotografía: @patimancilla)

Así también está el caso de Natalia Contreras Cuevas, estudiante que hasta el momento se encuentra con su carrera congelada luego de un incidente con Alarcón, quien ni siquiera habría respetado un embarazo ni el parto, no considerándolo excusa para no asistir a sus clases ni faltar a las evaluaciones:

Al terminar la asignatura, me fui a examen de repetición. Aún tengo el correo del profesor ayudante, quien me evaluó. Me dijo que mi nota final era la nota exacta que necesitaba para aprobar, pero me encontré con un 39,4 al que no pude apelar. Nunca me dejó revisar mi práctico. No hubo explicación. Se negó.  También me dijo que no podría hacer mi pre-práctica cuando ya estaba lista para comenzar en TVN regional. Mintió. Apelé, y la hice. La evaluación de mi supervisor fue la nota máxima. Curioso, acababa de reprobar el ramo de tele, su ramo […]. Frustrada, volví a hacer el ramo. Ese señor varias veces me mencionó como ejemplo, me felicitó por mi desempeño en los prácticos de cámara. Posteriormente disfrutaba reprobándome. Ese era su juego. En paralelo trabajé, enfrenté crisis personales, familiares, hasta que finalmente me deprimí. Ir a la Universidad era un martirio, particularmente a su clase.

Pasé la asignatura, pero no fue así con Taller de Producción Audiovisual. La depresión era crítica, con un intento de suicidio del que pocos se enteraron. Decidí no continuar y volver a tomarlo al año siguiente. Esperaba reponerme. No podía lidiar con su humillación reiterada en esas condiciones. Al año siguiente tomé Producción de Contenidos en Tiempo Real.  En una de las grabaciones de TV lanzó una broma desafortunada refiriéndose a mi intimidad sexual. Una “talla” épica.

En julio de 2014 me enteré de mi embarazo. Lo comuniqué de inmediato a los profesores con quienes tenía clases. Uno de ellos era Alarcón, profesor del módulo de Televisión en Tiempo Real II.  […] Varias veces caí a urgencias por síntomas de pérdida. No podía seguir viviendo sola así. Desde Chillán, viajaba sólo a ese módulo. Conduje el programa de televisión transmitido por TVU, parte del ramo que él dirigía, pero no asistí a una de las reuniones de pauta.  Tenía control, y mi embarazo fue de riesgo desde el principio. Se lo comuniqué y él respondió: “Natalia, lo primero es tu bebé”. Al fin de semestre, cuando no podía viajar pues me dieron reposo absoluto hasta el nacimiento de mi hija, me encontré reprobando. Envíe varios correos explicando y pidiendo una explicación. No hubo respuesta. Hasta hoy.

Otra mujer, Valentina Barahona, también ha dado a conocer las experiencias con Alarcón:

“Aguanté a Alarcón hasta mi último día en la facultad, solo con la idea de que la forma más fácil de terminar con esto era completar luego el plan de estudios. En cinco años me eché solo un ramo. Adivinen con quién (y con un 3,92, inapelable, sin posibilidad de rendir algún tipo de examen recuperativo). Luego fui aceptada como practicante en el diario y, dada la ausencia de calificaciones en este ramo, el Consejo de Carrera, encabezado por Alarcón, respondió que no firmaría mi convenio, a pesar de que éste partía al año siguiente y perfectamente, dada la escasa carga académica al ser la única asignatura (práctica, para más remate) en curso, podía terminar en un mes.

Es decir, la razón que me mantuvo en pie era arrojada a la basura en un par de minutos.

De la misma forma, son reiteradas las veces en que se refiere a la apariencia de las alumnas, diciéndoles a las mujeres, que no se ajustan a sus estándares personales de belleza (principalmente referido a los kilos), que jamás podrán ejercer la profesión en un medio audiovisual; a otras derechamente las ha mandado a un cirujano plástico para que “pueda llegar a la tele”. En esta mismo sentido se acusa persecución constante a los alumnos que demuestren posturas de izquierda o que participen en movilizaciones, no respetando los paros, haciendo clases y aplicando evaluaciones, ya sea con la carrera en paro o en toma, desconociendo totalmente y sin importarle los acuerdos a los que se podían haber llegado, principalmente en su módulo del ramo “Tiempo Real” donde los trabajos eran emitidos por el canal de televisión de la Universidad de Concepción (TVU). Por este motivo es que desde el lunes 22 junio el espacio donde se encuentra el auditorio Hugo Olea de la Facultad de Ciencias Sociales, donde se realiza el módulo, se encuentra tomado.

CHq3XoiWwAAcBzz

Héctor Alarcón es profesor de los ramos (a partir del quinto semestre) de “Producción audiovisual”, “Taller de producción audiovisual”, “Producción de contenido en tiempo real I”, “Producción de contenido en tiempo real II”, además de guiar prácticas profesionales. Es también Director del Departamento de Comunicación Social, es decir, el encargado de recibir y solucionar las quejas de los alumnos, por lo que ha resultado infértil hasta ahora ese proceso. Premio nacional de periodismo deportivo, Jefe de prensa de la subsede de la Copa América en Concepción y con una larga trayectoria ejerciendo la profesión de periodista. Los alumnos atribuyen a esta gran red de influencia que posee Alarcón la falta de notoriedad que ha tenido en la prensa local el asunto, salvo un par de notas que no profundizan mayormente el hecho, y también al miedo de muchas alumnas y funcionarias a dar declaraciones, por miedo a perder sus trabajos, o a no poder encontrar uno una vez egresadas.

A raíz de estas denuncias se ha creado una comunidad para ir difundiendo y generando presión en contra del cuestionado académico. Así una página de Facebook llamada “Chao Alarcón” ya suma más de mil personas.

Lea la declaración oficial de la Federación de Estudiantes de Concepción:

Sobre Actitudes Sexistas En Nuestro Campus by Muchell Niña Netocha