Home » Opinión » Chile y Bolivia, una difícil relación

Chile y Bolivia, una difícil relación

chile_bolivia

Un acercamiento al conflicto entre Chile y Bolivia en La Haya 

 

*Por Máximo Quitral

El 15 de abril Bolivia presentó su memoria ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), cuyo objetivo es que dicho tribunal obligue a Chile a negociar una salida al mar para el vecino país. La tarea no parece sencilla, pues el principal obstáculo que presenta la aspiración de Palacio Quemado, es la de obtener acceso al mar con soberanía, cuya aspiración no ha tenido mucha aceptación por parte del lado chileno. Además, tal decisión no pasa única y exclusivamente por Chile, sino que implica la consulta al Perú bajo el marco del Tratado de 1929 y su acuerdo complementario, el que en su artículo primero sostiene que: “Los Gobiernos de Chile y del Perú no podrán, sin previo acuerdo entre ellos, ceder a una tercera potencia la totalidad o parte de los territorios que, en conformidad al Tratado de esta misma fecha, quedan bajo sus respectivas soberanías, ni podrán, sin ese requisito, construir, a través de ellos, nuevas líneas férreas internacionales”. Hay que agregar además que para Chile el Tratado de Paz y Amistad de 1904 zanjó cualquier diferencia territorial entre ambos países y que desde ahí en adelante la teoría negacionista es utilizada regularmente para cerrar cualquier tipo de diálogo bilateral.

No por ello la estrategia del presidente Morales y en particular de su Canciller fue aludir a cuestiones “expectaticias”, que a juicio de Choquehuanca, consisten en que por años Chile produjo instancias de diálogo tendientes a dar solución al encierro geográfico boliviano. Sin embargo, en Derecho Internacional esto es inexistente, por lo que lo correcto es hablar de Actos Unilaterales entre los Estados, en el cual no solo los resultados de ciertas tratativas se consideran atingentes en una negociación, sino que también los comportamientos de esos Estados.

De todas formas, lo interesante de la demanda boliviana ante La Haya, radica en los argumentos históricos que consideraron para sustentar tal memoria, dentro de los cuales se destacan las conversaciones llevadas a cabo por los presidentes de turno en los años 50´, 70´y 2006. Estos procesos responden a las conversaciones sostenidas entre los países bajo los gobiernos de Gabriel González Videla por lado chileno (1946-1952) y de Enrique Hertzog por lado boliviano (1947-1949). El Abrazo de Charaña de 1975, encuentro bilateral entre los dictadores Augusto Pinochet por parte de Chile (1973-1990) y de Hugo Banzer en Bolivia (1971-1978). Finalmente se consideró como relevante la agenda de los 13 puntos, instancia de diálogo abierta por la actual presidenta, Michelle Bachelet en 2006. Es por ello que la tesis de los actos unilaterales entre los Estados (en reemplazo de los derechos expectaticios) se transformarían en un mecanismo de obligación jurídica internacional, tal vez complejo en su explicación, pero no muy difícil de ser probado, pues existiría cierta jurisprudencia internacional así como cierta doctrina en derecho internacional (Venturini por ejemplo), cuestión que los abogados chilenos han descartado en su totalidad. Tal argumento puede parecer como irrelevante, sin embargo, en el reciente fallo de la CIJ sobre la demanda peruana en contra de Chile, el presidente del tribunal, Peter Tomka, consideró algunos elementos donde el caso boliviano fue usado como ejemplo dentro de los argumentos esbozados para fallar, al punto de hacer especial referencia al abrazo de Charaña, lo cual podría interpretarse como la consideración del tribunal de una situación pendiente entre los países vecinos.

Por tanto, frente a esto y ante los resultados ocurridos con la demanda peruana, se hace necesario que Chile asuma con responsabilidad los argumentos de Palacio Quemado y que la tesis negacionista de señales de alejamiento, para que finalmente las relaciones políticas puedan retomarse progresivamente por el bien de la región y por una sana convivencia vecinal y bilateral.

*Historiador y politólogo. Analista Internacional del Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad Arturo Prat, INTE. Y panelista del Matinal de Radio Villa Francia.