Home » Noticias » #CopaPraQuem: Brasil sigue movilizado a días del inicio del Mundial

#CopaPraQuem: Brasil sigue movilizado a días del inicio del Mundial

 

zzz2

 

Durante los últimos días se han sucedido nuevas y masivas protestas que siguen poniendo en jaque la organización del Mundial de Fútbol que está a menos de un mes de su inauguración. Tal como se había anunciado en nuestro anterior reportaje, parece que el fútbol y el espectáculo no es motivo para que los brasileros abandonen sus demandas por una mejor salud, educación, sistema de transporte, y que se ponga fin a la segregación y la militarización de favelas y poblaciones.

Un ejemplo de ello, fue la masiva marcha del 16 de mayo que convocó a cientos de miles de manifestantes por todo el país, con consignas tales como “FIFA GO HOME” (FIFA vete a tu casa) y “¿Quién gana más, la FIFA o los brasileros?”. Todas críticas que han vinculado las demandas ciudadanas con el excesivo y desmesurado gasto que solo beneficiará marginalmente a los brasileros, y que han sido financiado casi exclusivamente por el estado.

En muchos de los lugares en que se protestó, los manifestantes recibieron una dura represión. Por ejemplo en Sao Paulo la policía antidisturbios disparó balines de plástico y lanzó bombas lacrimógenas.

Hasta tal punto ha llegado la crítica al Mundial, que muchos han visto la desproporción de los gastos en un país que aun no ha ganado del todo la lucha contra el hambre, por lo que han surgido una serie de carteles y murales que exponen la injusta situación de este pueblo que sufre a la vez que prepara un espectáculo de proporciones.

tumblr_n5pz9cMsKi1qeiiixo1_1280

 

Es por lo mismo que los organizadores de distintas protestas acontecidas en los últimos días prometen y aseguran que habrán “más protestas en la medida que se acerque la Copa del Mundo”.

 

“Higienización” y “Pacificación”

 

Otro de los reclamos que aun persisten es la constante represión e intervención de poblaciones y favelas en las ciudades brasileras que son sede del Mundial. Y es que nuevamente parece que las autoridades prefieren mantener un alto flujo de turistas en ciudades “limpias” y “pacificadas”, que preocuparse por los habitantes del territorio. Hay comunidades que han sido “retiradas” (expulsadas) por encontrarse cerca de los estadios. Esto ha sido especialmente grave en Río de Janeiro, localidad que además será sede de las Olimpiadas 2016. Probablemente la comunidad más afectada es la de Metrô-Mangueira, ubicada a menos de un kilómetro del estadio Maracaná. Ante estas expulsiones, hay muchos habitantes que no tienen “a dónde ir”.

En otras localidades han ocurrido procesos similares, los cuales están sumados a la militarización de muchas favelas cercanas a los estadios, generando molestia y represión innecesaria la cual ya ha acabado con la vida de pobladores. Como señala María Helena Moreira Alves:

Las personas que sufren este proceso son las que no son útiles para este sistema económico. Se eliminan porque no hacen falta. Lo que ellos están eliminando son jóvenes pobres, negros, analfabetos que no sirven para el trabajo, o que son mano de obra barata. En términos de Derechos Humanos, Brasil es uno de los peores países.

Advertencia a los turistas

 

En distintas partes del mundo, los turistas que pretenden viajar a Brasil a ver el mundial han sido advertidos de que las últimas protestas en Brasil han terminado en “revueltas sangrientas”. Estas advertencias han sido emitidas por autoridades tanto que por algunas agencias de viaje. Según la Extranjería del Reino Unido, “las protestas podrían ocurrir sin ningún tipo de aviso” y llaman a los turistas de dicho país a tomar especial cuidado para poder evitar toparse con este tipo de demostraciones.

Las movilizaciones van a seguir

 

Lo que está claro es que las protestas brasileras si están poniendo en una posición complicada a la FIFA y su Copa del Mundo, puesto que ha logrado, mucho más allá de lo pensado, continuar y amenazar la organización de uno de los espectáculos más importantes a nivel mundial. Si continúan así, es posible que logren una gran parte de las demandas, puesto que están todos los focos puestos en dicho país, y ninguna autoridad quiere que el certamen se realice en un país inestabilizado y en ebullición debido a las protestas sociales.

En otras palabras, el pueblo brasilero, hasta ahora, tiene el control de la pelota.