Home » Noticias » Corte Suprema acoge recurso y ordena investigar apremios ilegítimos contra testigo clave del caso Luchsinger Mackay

Corte Suprema acoge recurso y ordena investigar apremios ilegítimos contra testigo clave del caso Luchsinger Mackay

Este lunes se conoció la resolución de la Corte Suprema -con fecha 08 de febrero- en la cual acoge el recurso de queja y ordenó continuar con la investigación por supuestos apremios ilegítimos en contra del comunero mapuche José Peralino Huinca, testigo clave e imputado en el marco del caso Luchsinger Mackay.

Revisa: Testigo clave en reapertura del Caso Luchsinger – Mackay: “La PDI y los Fiscales me amenazaron y obligaron a mentir”

En fallo unánime (causa rol 76.331-2016), la Segunda Sala del máximo tribunal –integrada por los ministros Milton Juica, Carlos Künsemüller, Haroldo Brito, Lamberto Cisternas y el abogado (i) Jean Pierre Matus– acogió el recurso especial presentado en contra de la decisión de la Corte de Apelaciones de Temuco que dictó el sobreseimiento definitivo en la investigación por supuestos apremios a Peralino Huinca, ilícito que habría cometido personal de la PDI.

José Peralino Huinca, fue presentado en la audiencia de formalización de los imputados por la reapertura del Caso Luchsinger – Mackay, como el “testigo clave” que permitía -según la Fiscalía- acreditar que los imputados se habían reunido y organizado el ataque. Sin embargo, en la misma audiencia de formalización, Peralino declaró con mucho detalle, como había sido obligado y presionado por funcionarios de la PDI y Fiscalía para dar una declaración falsa y firmarla el 23 de octubre del 2015 (ver declaración).

Revisa: Considerada por el Estado de Chile como un peligro y por su Pueblo un símbolo ¿Quién es la Machi Francisca Linconao?

Contexto

Peralino ya había declarado ante fiscalía y la PDI -por el Caso Luchsinger – Mackay- en noviembre del 2013, así como otras personas, sin embargo no hubo antecedentes en aquella oportunidad para formalizarlo. Desde ese momento, señalan familiares y el propio Peralino, funcionarios de la PDI mantuvieron vigilancia sobre su casa y sobre sus movimientos. Así fue como meses antes de la reapertura del caso, fue llamado por funcionarios de la PDI y se le dijo que “tenían una grabación de él hablando con su novia en donde se adjudicaba una supuesta acción contra una antena“. Peralino concurrió al cuartel de la PDI y aclaró frente a los funcionarios de la PDI que aquello era una broma y que si querían investigaran. Fue allí, según relató el propio Peralino ante la jueza en la audiencia de formalización, cuando comenzaron las presiones para que declarara por el Caso Luchsinger – Mackay, las que se hicieron constantes y persistentes. Así fue como se llegó al 23 de octubre del 2015 en donde, tras amenazas y persistente presión, Peralino terminó firmando una declaración basado en un relato dado por funcionarios de la PDI y la Fiscalía. Así, por espacio de casi 20 minutos, Peralino detalló paso a paso en plena audiencia de formalización, como su testimonio fue presionado para “mentir y decir cosas que no son ciertas“. Fue así que Peralino aseguró que tras eso, “entró el fiscal Chiffelle presente y me dijo Peralino firma aquí, no vi bien porque yo estaba tiritando nervioso de miedo, igual el Vilches (funcionario de la PDI al que Peralino identifica) me estaba presionando, su jefe me estaba presionando”, sentenció.

ver declaración de Peralino en la audiencia de formalización:

De este modo, la sentencia de la Corte Suprema conocida este lunes, establece que los ministros del tribunal de alzada cometieron falta o abuso al dictar el sobreseimiento en etapa temprana de la investigación y con diligencias pendientes.

Revisa: Cuando el Poder Judicial discrimina: El caso de José Quintriqueo y el Caso Luchsinger – Mackay

Asi, la resolución de la Suprema seala: “Que no es posible negar que los jueces recurridos actúan dentro de sus atribuciones al señalar que una hipótesis fáctica no es subsumible en la tipificación contenida en una determinada norma jurídica. Sin embargo, tratándose de hechos ocurridos en por lo menos tres oportunidades perfectamente singularizadas, en una de las cuales el querellante se encontraba privado de libertad, en la especie no se explica el fundamento de no concurrir la coacción a propósito de una detención, exigencia que los recurridos entienden es un elemento del tipo legal, situación que podría explicar la atipicidad de algunos de los hechos descritos pero no la totalidad de los mismos, cuestión que permite concordar con el quejoso en cuanto a la falta de fundamentación de la decisión“, sostiene el fallo.

La resolución además agrega que: “(…) no resultaba procedente decretar el sobreseimiento definitivo por la causal del artículo 250 letra a) del Código Procesal Penal, ya que el avance de la pesquisa es insuficiente para justificar esta clase de resolución, que en lo esencial declara que los hechos investigados no son constitutivos de delito, más aún frente a una investigación del Ministerio Público que no estaba agotada, toda vez que dicho ente persecutor había dispuesto la práctica de un Informe del Servicio Médico Legal a la víctima para determinar la credibilidad del relato, el que a la fecha de la decisión se encontraba pendiente y debía pronunciarse sobre la solicitud de la querellante relativa a la toma de declaración de un testigo“.

Revisa la resolución de la Suprema: