Home » Noticias » Crónica: Cae un trabajador del Cobre en la oscura noche de represión en El Salvador. La muerte de Nelson Quichillao

Crónica: Cae un trabajador del Cobre en la oscura noche de represión en El Salvador. La muerte de Nelson Quichillao

Alrededor de las 22:00 horas del jueves 23 de julio, cientos de trabajadores se manifestaban en la ruta que es la entrada hacia la división Salvador de Codelco, entre Diego de Almagro y el campamento minero El Salvador. Hasta el lugar había llegado gran contingente de Fuerzas Especiales -más de 150 efectivos- desde distintas localidades en una coordinación entre Codelco, el Intendente, el Ministerio del Interior y el Jefe de la III zona de carabineros. La exigencia desde el ejecutivo era clara: Despejar la ruta a como de lugar.

Los hechos ocurridos el día anterior -miércoles 22 de julio- en Diego de Almagro había puesto de manifiesto que la movilización estaba contando con gran adhesión y que la comunidad participaba activamente con los trabajadores en huelga. El contingente de FFEE de carabineros había sido claramente sobre pasado y la movilización comenzaba a radicalizarse. Esto no era sorpresa para los habitantes de la zona, cerca del 80% de los trabajadores de la división “Salvador” son contratistas, de los cuales la mayoría hoy están en Paro desde el martes ante el llamado de la Confederación de Trabajadores del Cobre (CTC) y la mayoría vive en el campamento en el El Salvador o en localidades cercanas a las faenas como Diego de Almagro (a unos 45 km).

Cae un trabajador: Los hechos

La protesta se mantenía, la ruta estaba bloqueada y carabineros disparaba gran cantidad de lacrimógenas intentando avanzar con carros blindados pero sin éxito. Un carro lanza – gases avanzaba y piquetes avanzaba pero debían repelegarse constantemente. Carabineros se instaló en sector de punta de diamante en la entrada de la ruta hacia la mina en donde se ubica la estación de buses “Vigo” y una bencinera abandonada de Shell. Desde ahí intenta despejar la ruta.
A eso de las 02:00 horas de la madrugada del viernes, carabineros nuevamente sube hacia el sector de la mina, los trabajadores se repliegan ante la cantidad de lacrimógenas y balines que son disparados indiscriminadamente. En el sector de la garita se encontraba una retroexcavadora -que se mantuvo en ese lugar- y una maquina “Scoop” usada en faenas mineras para retirar tierra o material de diversa indole con una pala frontal grande.

La “Scoop” es una maquina, similar a una retroexcavadora pero mas grande, una especie de pala gigante para faenas mineras. La maquina tiene una pequeña cabina para el operador con ventanas blindadas.

Esto la convertía en una herramienta poderosa para los trabajadores pues les permitía no solo realizar con mayor facilidad las barricadas -de montículos de tierra y piedras- con las que se mantenía cortada la ruta, sino que también tenía la utilidad de escudo frente a la represión. Por largo rato los escopetazos de lacrimógenas y balines de carabineros apuntaron hacia la maquina, que rebotaban sistemáticamente sin causar daño en su acción.

Scoop

Imagen de referencia: Maquina “Scoop” usada en faenas mineras

Esta fue ocupada por un trabajador para palear montículos de tierra que generaban barricadas en la ruta, lo que impedía constantemente que carabineros pudiera subir hasta donde estaban los trabajadores en el sector de “la garita“.

La frustración de carabineros era evidente para varios de los presentes. Esto impidió que el contingente de FFEE pudiese avanzar hasta “la garita“, lugar que se convirtió naturalmente en un punto estratégico y de refugio para los trabajadores.
Varios trabajadores caen heridos producto de impactos de balines -de goma y de plomo- y de lacrimógenas lanzadas al cuerpo por carabineros desde larga distancia. Así un trabajador avanza en la maquina “Scoop” y se interpone entre el ataque de carabineros y los trabajadores, luego retrocede. Así el maquinista realiza unas 4 veces la maniobra acercándose y retrocediendo entre gritos de trabajadores que veían a varios metros la acción. Mientras la otra retroexcavadora se encontraba a la salida de “la “garita” quedándose allí. Fue cuando la “Scoop” avanza otra vez hacia adelante donde estaba carabineros y comenzaba a regresar -haciendo nuevamente la acción que venía realizando- en que carabineros dispara. El ruido fue ensordecedor, más de 30 disparos retumbaron en esa fría noche. Fue en ese momento en que -a varios metros de donde se encontraba la “Scoop”- cae un trabajador, se trataba de Nelson Quichillao (47) quien se desempeñaba como minero en la mina Salvador para la empresa Geovita que presta servicios a Codelco. Eran alrededor de las 02:20 horas.

Quichillao es asistido por sus propios compañeros en un costado de la ruta en donde una persona en el lugar, con conocimientos en primero auxilios, le proporciona la primera asistencia. En primera instancia pensaron que había caído producto del impacto de balines, pues ya había varios heridos, pero pronto cayeron en cuenta que no, gran cantidad de sangre evidenciaba lo contrario, le había llegado un balazo. Allí comienzan los gritoos ¡Le dispararon! ¡¡Los pacos culiao están disparando balas!! gritan unos trabajadores. Nelson presentaba una perforación balística a la altura de la ingle en la arteria femoral derecha. Varios de los que están ahí comienzan a gritar que hay que sacarlo del lugar y llamar urgente a una ambulancia, todo esto bajo bombas lacrimógenas y balines que carabineros seguía lanzando pues la represión no paró ante la caída del trabajador. Uno de los presentes llama a la ambulancia municipal para que vinieran a buscar al trabajador herido. Quichillao estaba palido, presentaba una braquicardia y no tenía reflejos. Desde el centro de salud municipal responden al llamado pero confirman que carabineros no quiere dejar pasar la ambulancia – la ambulancia se encontraba a menos de 5 minutos del lugar- entonces el chófer de esta llama al alcalde de Diego de Almagro para informarle el hecho y le comunica que carabineros no quiere dejar pasar la ambulancia. El alcalde Isaías Zavala le dice al chófer de la ambulancia que él autoriza y que se hace responsable. Finalmente la ambulancia llega al lugar cerca de las 02:40 horas. El trabajador es subido y rápidamente se va del lugar, en el trayecto deciden llevarlo a la Clinica San Lorenzo -que tiene mejores equipos para estos casos y que queda a pocos minutos de ahí- así Quichillao es ingresado a la clínica y comienzan las maniobras de reanimación sin resultados positivos cayendo en un shock hipovolémico y fallece. La médico internista Mailovia Carrera anota la hora de muerte (asistolí) a las 03:05 horas.

En el intertanto otro trabajador llega gravemente herido, se trata de Rodrigo Vásquez, quien presentaba un impacto de balín en su pómulo izquierdo en el arco sigomático, quien es llevado de urgencia hasta Copiapó y posteriormente a la Clinica Atacama.
En el lugar donde cayó herido Quichillao la conmoción era total, varios están en schock, algunos recogieron la ropa, casquillos y todo lo que había como evidencia en el lugar, sin embargo la represión no para y los enfrentamientos continúan, esto hasta que carabineros, al parecer debido a una orden superior, detiene la represión y se repliegan finalmente ya son cerca de las 03:30 horas.

Nelson Quichillao López

nelson quichillao - foto

Nelson Quichillao López

La noticia en la zona se esparce rápidamente: Había muerto un trabajador producto de un balazo efectuado por carabineros, durante esa jornada de madrugada se hablaba de 2 muertos, finalmente se supo ya en la mañana que solo era uno y se confirmaba que se trataba de Nelson Heriberto Quichillao López. Nelson era conocido en la zona y no podía ser de otra forma, toda su vida estuvo dedicada a la minería. Llegó a a la zona a eso de los 8 años junto a su su hermano mayor desde La Unión, también minero, a mediados de los 70. Fue en el campamento minero de El Salvador en donde se desarrolló como niño, joven y adulto. Tenía una casa en La Serena pero la mayor parte del tiempo la pasaba en El Salvador en donde trabajaba como minero -no como operario de maquina como se dijo en las primeras informaciones en cierta prensa- en extenuantes jornadas de 7 x 7.
Era conocida su faceta de rayuelista -pertenecía a un club, el “Pampa Universo” de La Serena- y era característico su buen humor, “era bueno para la talla” dice un compañero de trabajo con emoción. “Él se había sumado al Paro como la mayoría, para mejorar las condiciones, porque era lo justo no mah”.
Tras decretarse su muerte en la Clinica San Lorenzo su cuerpo fue trasladado hasta el Servicio Médico Legal (SML) de Copiapó. A su salida de la Clinica fue despedido por compañeros y la comunidad en medio de la congoja. El cuerpo del trabajador fue retirado del SML de Copiapó por su familia -su hermana- y amigos, siendo llevado hasta La Serena en donde fue velado y sus restos quedarán en el cementerio Parque del Recuerdo en La Cantera, Coquimbo.

Versiones oficiales, la investigación

Durante la mañana del viernes 24 de julio la Confederación de Trabajadores del Cobre emitió una declaración resumiendo en parte los hechos y denunciando la represión, buscando de paso, responsabilidades políticas del hecho.
Ante esto fue el Intendente de Atacama, Miguel Vargas (PS) salió a dar las primeras explicaciones señalando que los trabajadores sustrajeron maquinaria de Codelco con la que habrían intentado atropellar a carabineros, esto según el parte entregado por la propia institución a la autoridad regional.

La Moneda, en voz del Ministro del Interior, Jorge Burgos, se remitió al parte policial dado por carabineros, señalando que “había una carretera tomada, una camino público que carabineros tiene que restituir el libre tránsito”. Agregando que ya se inició un sumario y además hay una investigación del ministerio público en curso. No hay más declaraciones.
Por su parte carabineros justificó su actuar señalando que los trabajadores intentaron embestir a carabineros y atropellarlos, por lo cual, viéndose amenazados dispararon. Así fue señalado a la prensa por el Comandante Alex Chabán del Departamento de comunicaciones de carabineros. Para reforzar el relato presentaron a la prensa un video el cual no aclara los hechos en sí. Llamando la atención entre los periodistas presentes que el video que carabineros mostraba era el de una cámara de seguridad bastante lejos de los hechos -a lo menos 300 metros- y no un registro de los carros policiales o de las camaras ocupadas en los cascos balísticos de carabineros que siempre se ocupan -por protocolo- en estos procedimientos.

Mientras tanto el Fiscal de Diego de Almagro, Julio Artigas, inició una investigación para esclarecer los hechos. Desde el mismo viernes personal de la PDI llegó al lugar en donde cayó Quichillao para iniciar peritajes en el lugar y tomar testimonios a testigos.

Las incongruencias

Una de las cosa que ha llamado la atención durante la investigación es la distancia del punto de disparo y los impactos. La versión de carabineros establece que “el trabajador que manejaba la ´¨Scoop¨ intentó atropellar a carabineros y viéndose amenazados proceden a disparar”. Varios de los disparos periciados son de distancia -unos 150 mts- y algunos a poca distancia, lo que establece que la maquina iba en retroceso.

Otro punto, que ya casi está aclarado, es que Nelson Quichillao no manejaba la “Scoop”. La versión oficial inicial es que él había recibido el impacto de bala al interior de la máquina, cuestión que los peritajes ya han ido descartando.

Evidencia recogida en el lugar por trabajadores

Evidencia recogida en el lugar por trabajadores

Tres armas ya están identificadas como las utilizadas por carabineros esa madrugada. Estas pertenecerían a un teniente y dos sargentos y ya se habría establecido cual de ellas dio muerte a Quichillao, según ha señalado el Fiscal Artigas “la bala presenta una deformación por lo que en las indagaciones creemos que esta no fue disparada directamente sino que rebotó en algo solido e impacto al trabajador”.
Esto último es puesto en duda por trabajadores de la CTC y familiares de la víctima, pues la bala que impactó a Quichillao aún se encuentra en poder de los trabajadores que la guardaron ese noche por temor a que se alteraran las pruebas. De hecho, durante la mañana del viernes, ya con luz, los trabajadores y la comunidad pudieron evidenciar la magnitud de la represión. La cantidad de casquillos recogidos, cartuchos de balines de goma y plomo, casquillos de bala 9mm, restos de bombas lacrimógenas que alcanzaron incluso a una población rompiendo ventanas y autos de vecinos del sector.

Varios casquillos de 9mm fueron recogidos muy lejos de la “Scoop”. Un trabajador que participó esa noche de las protesta señala que “honestamente que no haya más muertos es un milagro, las balas pasaban y alcanzó al compañero, pero pudieron ser más“.

El Salvador vuelve a enlutarse, no fueron pocos, los más viejos, quienes recordaron la represión de 1966 durante el gobierno de Frei Montalva -que dejó varios muertos- y las movilizaciones de los subcontratistas el 2007, que dejó a decenas de heridos. El desierto minero vuelve a enlutarse tan solo por tener la irreverencia y arrogancia de pedir dignidad, de decir que siendo casi el 80% de quienes producen la riqueza de Codelco -supuesto sueldo de Chile- piden ser tratados como iguales, reprimidos por tan solo exigir que Codelco se siente a la mesa, como ya lo ha hecho antes, y se avance en el Acuerdo marco, razón por la que Nelson Quichillao se movilizaba y por la cual miles siguen movilizados.