Home » Internacional » ¿Democracia, integración? El caso de Ferguson, Estados Unidos

¿Democracia, integración? El caso de Ferguson, Estados Unidos

bilde

“Necesitamos respuestas por Michael Brown Jr.”

“Los Estados Unidos son peores que Sudáfrica, no sólo porque los Estados Unidos son racistas sino porque son falsos e hipócritas. En Sudafrica se predica la segregación y practica la segregación. Ella, al menos, practica lo que predica. Los Estados Unidos predican la integración y practican la segregación”.

(Malcolm X, 1964)

 

El origen de las protestas y revueltas en Ferguson, Missouri

 

Al parecer en Estados Unidos se esconde el racismo bajo la alfombra, pero cada cierto tiempo esta se muestra y evidencia. El maltrato y discriminación policial hacia los afroamericanos es un ejemplo de ello, y por desgracia cada cierto tiempo ese racismo y esa discriminación cobra víctimas fatales.

Ese fue el caso de Michael Brown, joven negro de 18 años, que el 9 de agosto caminaba tranquilamente junto a Dorian Johnson en Ferguson, Missouri, cuando fueron interceptados por la policía. Según el testimonio de Johnson, el agente Darren Wilson disparo contra Brown cuando este se encontraba completamente indefenso y con las manos arriba, además aclara que este jamás estuvo armado, por lo que la acción policial fue completamente desmedida.

La reacción popular: la ira

 

Al conocerse el caso, y al aclararse de que jamás el policía tuvo necesidad de utilizar su arma de servicio, y por el contrario, Michael Brown se encontraba totalmente desarmado e indefenso, los habitantes de Ferguson, en especial los afroamericanos, comenzaron a protestar contra la violencia policial, la cual no se limitaba a este último hecho. Comenzó todo de forma pacífica el 10 de agosto, ya que los manifestantes realizaron una vigilia a la cual acudieron en reacción 150 agentes de la policía antidisturbios. Nuevamente, al verse que el trato era distinto y discriminatorio, es que comenzaron los disturbios. La ira, desde ese momento, fue predominando. Y no podía ser de otro modo, cuando se siente y se nota que la policía protege o discrimina dependiendo a la raza que uno pertenece.

Desde ahí que los disturbios continuaron, y bajo el lema de “No disparen” mientras se levanta las manos, es que se han realizado una serie de protestas que buscan visibilizar la brutalidad policial. Mientras, por el otro lado, la misma Policía de Ferguson no ha hecho otra cosa que reafirmar su brutalidad y violencia utilizando balines de goma, gases lacrimógenos y vehículos blindados, lo que por supuesto ha sido similar a intentar apagar un incendio con bencina, puesto que las protestas y disturbios son en respuesta principalmente ante la violencia policial y al trato discriminatorio, trato que siguen recibiendo en las protestas.

(Fotografía: Shawn Semmler)

“Levántate, defiéndete” (Fotografía: Shawn Semmler)

Estado de Emergencia y Toque de Queda

 

Desde el 10 de agosto hasta el día de hoy, las protestas y los disturbios no han tenido pausa alguna, a pesar de los métodos violentos y represivos que ha utilizando la policía para acabar con ellas. Y por el contrario, por cada balín disparado por la policia, el descontento popular en Ferguson parece ser mayor, y la ira parece más lejos de ser controlada.

Esto ha llevado a que el gobernador del estado de Missouri, Jay Nixon, a decretar este 16 de agosto el estado de emergencia y toque de queda para la localidad de Ferguson, buscando que mediante la supresión de garantías constitucionales y mediante el uso de medios más duros y represivos las movilizaciones terminaran.

Sin embargo ninguna de esas medidas tuvieron efecto, y muy por el contrario, cientos de habitantes de la localidad salieron a las calles sin importar el toque de queda ni las restricciones impuestas por el estado de Missouri. La policía reacciónó con gases lacrimógenos, vehículos blindados, y tomando detenidos a 7 manifestantes.

Parece que nada -ni la supresión de libertades- puede acallar a una población que busca justicia y se siente impotente ante el violento actuar de la policía. Entre la rabia de los que han participado de las revueltas hasta los que han clamado por justicia manifestándose en las calles, ninguna de esas voces y gritos hasta ahora han sido oídas, y la única respuesta que se ha visto hasta ahora ha sido la represión.

 

Develando una fachada de democracia e integración

 

Lo que está en el fondo de esto es un discurso que se predica y que no se practica: el discurso democrático a integrador. Tanto el asesinato a Michael Brown como la respuesta policial luego de dicho asesinato han mostrado que las instituciones estadounidenses miran de forma diferenciada a quien es negro y quien es blanco. Junto con ello, la serie de eventos que se ha desencadenado muestra que quienes gobiernan y “guardan la ley” no tienen reparos en usar medios represivos y suspender libertades ciudadanas bajo la retórica de “preservar el orden”.

Por otro lado, el estado federal, no ha hecho otra cosa que mandar mensajes de condolencias e iniciar lo que es hasta ahora una muy fría y poco decidida investigación de lo ocurrido. Ni los manifestantes ni tampoco la comunidad internacional esta muy convencidas de que dicha investigación llegue más allá de alguna condena menor al oficial responsable.

Y de ningún lado, que es lo más grave de todo, hay un mea culpa ni un reconocimiento que en Estados Unidos se está muy lejos de la integración y la aceptación de la diversidad, de que lo que ha acontecido, por desgracia, no se trata ni de un evento excepcional ni aislado, y que ya es largo el historial de agresiones racistas por parte de la policía en distintas partes de dicha nación.

Mientras, siguen las protestas, las manifestaciones que ahora se han esparcido por todo los Estados Unidos reclamando una verdadera democracia y por poner fin de una buena vez a todo trato diferencial racial, a todo tipo violencia contra la población negra.

 

Video de la represión a las protestas: