Home » DDHH » Denuncian a carabineros de brutalidad policial y xenofobia contra padre e hijo inmigrantes

Denuncian a carabineros de brutalidad policial y xenofobia contra padre e hijo inmigrantes

La tarde del pasado miércoles 4 de noviembre, cerca de las 18:00 horas, se vivió un nuevo caso de violencia policial y xenofobia en la calles del histórico Barrio Yungay. Los hechos fueron registrados por el fotógrafo Bernardo Pino, quien difundió desde su cuenta de Facebook las imágenes que muestran a un hombre afroamericano ensangrentado siendo arrestado por Carabineros.

Los hechos

A eso de las 18:30 horas en la esquina nororiente de la Plaza Yungay se encontraban un grupo de jóvenes -claramente inmigrantes- sentados en una banca conversando cuando Carabineros se acerca a realizar control de identidad sin existir provocación alguna. De todos los controlados uno no poseía documentos de identificación. El adolescente, con rasgos afroamericanos y de 1.80 de estatura aproximadamente, intentó dialogar con los oficiales cuando uno de ellos, de manera violenta decide tomarlo del brazo y sacar una luma para golpearlo mientras los otros jóvenes observaban atónitos la situación.

Mientras era golpeado otro carabinero comenzó a registrar el bolso del joven inmigrante, frente a lo cual éste se cubre de los golpes logrando sacarse la polera y alejarse de sus atacantes haciendo un movimiento con sus brazos que alcanzó a unos de los efectivos. Según el relato del fotógrafo en ningún momento el joven intentó huir, sin embargo luego de verse disminuido por los dos oficiales que en sus manos tenían las lumas retráctiles, decidió correr atemorizado y sin polera.

Posteriormente uno de ellos corrió tras el joven, mientras el otro pateaba el bolso y el gorro que el “supuesto” delincuente abandonó en su desesperación. Este último oficial inmediatamente llamó a un retén móvil que se encontraba en la plaza mientras pasaban a alta velocidad dos radiopatrullas y un furgón camino hacia el poniente. En ese momento Bernardo Pino, se acerca a la esquina y comienza a grabar lo que debió haber sido la detención del joven que corría, sin embargo se encontró con la sorpresa que el primer Carabinero –que persiguió al joven- estaba sobre otro hombre inmigrante de rasgos afroamericanos, quien se encontraba totalmente vestido, con su gorro en el suelo y zapatillas azules, no rojas como el primer joven.

Como se muestra en el video, este segundo hombre, que se puede apreciar ensangrentado con la cabeza en el suelo, gritaba que no entendía lo que sucedía, que él venía saliendo del trabajo y que no había hecho nada. Por su parte, los transeúntes intentaban explicarle a los 15 Carabineros que habían llegado al lugar que no era él el que estaban buscando, frente a lo cual los efectivos solo respondían “tenemos que terminar el procedimiento”.

Detención injusta a un inmigrante:La historia comienza a las 18:30 aprox del día miércoles 4 de noviembre, cuando me encontraba fotografiando la iglesia de la plaza Yungay y en la esquina nororiente de esta misma, dos carabineros hacen control de identidad a un grupo de jóvenes sentados en una banca que estaban hablando entre ellos, que no consumían ni agua, ni bebida, ni alcohol, ni marihuana, ni tabaco y ni siquiera había una caja de leche tirada a su alrededor. De todos los controlados, que claramente parecían inmigrantes para los carabineros, uno con rasgos afroamericanos, de aprox 1,80m de altura, muy delgado y con cara de adolescente, les explica que no tiene documentos (o al menos algún tipo de explicación afín, ya que yo presencié esto desde el centro de la plaza), así, uno de ellos decide tomarlo del brazo violentamente y sacar la luma para golpearlo mientras los demás jóvenes miran atónitos y toda la plaza comienza a observar el hecho. El otro carabinero, decide tomarle el bolso y comenzar a registrarlo, por lo cual el joven trata de quitárselo, mientras que el primero lo golpeaba. El joven comienza a cubrirse mientras el carabinero seguía golpeándolo y decide rápidamente zafarse de la golpiza sacándose la polera, ya que el carabinero torpemente lo tomaba del hombro a esas alturas. Mientras el joven intentaba alejarse de los golpes, es que hace un movimiento con los brazos y por su legítima defensa lanza un golpe al aire (y me consta que fue sin mirar) acertando al carabinero que lo estaba golpeando, mientras el otro trataba de sujetarlo. El joven en ningún momento hizo el intento de huir, es más, se quedó ahí parado para seguir intentando explicar algo a los carabineros, pero es en este movimiento que los dos carabineros se aprontan a él con sus lumas retráctiles para golpearlo, así que el joven corre atemorizado sin polera (OJO, SIN POLERA, SIN SUGORRO Y DE ZAPATILLAS ROJAS). En eso, uno de ellos corre tras él, mientras el otro patea el bolso y el gorro del joven en el suelo. Cinco segundos después, el carabinero que no corrió, se acerca al centro de la plaza llamando al retén móvil que yacía ahí, mientras pasan a toda velocidad dos radiopatrullas y un furgón hacia el poniente, no respetando ninguna señalética, peatones que cruzaban ni ciclistas que transitaban en la ciclovía, que a esa hora eran bastantes. En eso, corro hacia esa esquina y comienzo a grabar lo que parecía la detención del joven que había huido, pero ¡sorpresa! El primer carabinero protagonista de esta historia que corrió tras el joven, estaba sobre otro joven de rasgos afroamericanos, completamente vestido, con su gorro en el suelo, zapatillas azules y con su cabeza cubierta de sangre completamente, que gritaba con lágrimas en sus ojos que no entendía nada, que él venía del trabajo (como se escucha en la grabación) y que él no había hecho nada. Los transeúntes (niños perplejos, jóvenes y adultos mayores) le explicaban a los carabineros con gritos de frustración al ver la golpiza que no era él, que se equivocaban, que el otro había seguido corriendo y que el mismo carabinero que corrió tras el primer joven (que iba con el torso desnudo) sabía esos antecedentes, pero lo único que respondían éstos era “tenemos que terminar el procedimiento”, como se ve en la imagen. Cabe destacar que se juntaron aproximadamente 15 carabineros con el fin de golpear, reventarle la cabeza a un hombre contra el piso y “terminar el procedimiento”, solo por ser una persona de color y ni siquiera parecerse al joven adolescente que había huido. Solo por ser negro. Sólo por actuar en base al racismo y la xenofobia.Más allá, había un carabinero apostado en la esquina que pertenecía al primer retén móvil, al cual le pregunté hacia dónde lo llevarían, ya que los radiopatrullas eran de distintas comisarías, mientras que su respuesta fue encogerse de hombros y caminar en el sentido contrario al mío.Mi pregunta es: ¿Por qué seguimos confiando que estos tipos nos digan “duerman tranquilas, niñas inocentes” si al inocente es al que tratan más mal y vuelcan toda la ira que les entrega la ley y sus uniformes, mientras que cuando se les necesita y cuando se presentan oportunidades demuestran toda su cobardía frente a los verdaderos delincuentes?Jamás había visto tanta brutalidad en una detención y OJO que soy fotógrafo de marchas y he visto cientas, miles de ellas.Minuto 0:50 póngale oído, porque el carabinero pensaba que estaba fotografiando el hecho, así que me da una hermosa recomendación: “¿por qué no me sacay fotos al pico mejor?”. Después que supiera que lo estaba grabando y que no lo dejaría escapar tan fácilmente, me empuja a la calzada donde seguían transitando autos. Un ejemplo de valor y gallardía estos hombres de verde, que velan por nuestra seguridad.Insisto, todo por ser negro. Ayúdenme a encontrar al protagonista de esta historia por favor.Hoy, jueves 05 de Noviembre, tras haber alcanzado más de 35mil reproducciones y tras ser compartido más de 900 veces el vídeo, facebook decidió caducar mi perfil (que duró solo unos minutos) exigiéndome que coloque mi nombre completo en este y probablemente se atrevan a caducarme el perfil nuevamente por no querer hacerlo. Adjunto respaldo: https://www.youtube.com/watch?v=ByHcxojjd98&feature=youtu.be Emoticono pacmanLEE, PIENSA Y COMPARTE.Radio Villa Francia Radio Bio Bio Azkintuwe El Ciudadano Noticias Mapuche

Posted by Bernardo PL on miércoles, 4 de noviembre de 2015

 

El video comenzó a difundirse rápidamente a través de las redes sociales generando criticas al actuar de carabineros. En este contexto Bernardo quiso profundizar sobre lo ocurrido y decidió volver al lugar a buscar a los implicados para aclarar lo sucedido, fue en eso que se encontró con la familia Cuero, dos ciudadanos chilenos de origen colombiano quienes fueron víctimas de las brutalidad policial por parte de carabineros, según relata Bernardo a Radio Villa Francia.

Cuando volví a la plaza a buscar a ambas personas me encontré con otra sorpresa. Los dos ciudadanos chilenos de origen colombiano violentados por Carabineros eran padre e hijo. Rubén Cuero Mosquera de 17 años era el primer joven al que los efectivos realizaron control de identidad y golpearon, y Daniel Cuero Alegría, su padre“, señala Bernardo Pino.

Daniel Cuero esa tarde corrió rápidamente hacia el sector de la Plaza -sin polera- al ver lo que pasaba con su hijo por lo que le preguntó a Carabineros que pasaba, afirmando que él tenía los documentos de su hijo, frente a esto los oficiales reaccionaron golpeándolo y dejándole un herida en su cabeza como se ve en el video.

Ambos fueron detenidos el pasado miércoles. Daniel quedó libre inmediatamente afirmando que Carabineros le pidió disculpas intentando dilatar el violento episodio que vivió, sin embargo Rubén pasó la noche en la Tercera Comisaría de Santiago, -ubicada en calle Agustinas con San Martín- bajo los continuos golpes y maltratos verbales de los oficiales. Posteriormente el joven pasó a control de detención y será formalizado por maltrato de obra a Carabineros y porte de arma blanca, que afirma fue “cargada” por quienes lo detuvieron ya que su mochila la abandonó al salir corriendo aquella tarde, lo más complejo es que al ser menor de edad el Sename debería involucrarse en el caso, esto según el parte entregado a Rubén.

Por su parte Daniel Cuero Alegría afirmó que no dejarán pasar este ataque xenofóbico confirmando que intentarán tomar acciones legales en contra de quienes resulten responsables de la agresión que vivieron con su hijo. Además, el padre del menor denuncia que vio y escuchó cuando los efectivos en la Comisaría comentaban entre ellos “carguémoslo con esta wea”, mostrando una cortapluma y que a su hijo lo golpearon en variadas oportunidades con varillas amenazándolo con deportarlo del país si volvía a atravesar la Plaza Yungay, a pesar de tener ambos la residencia chilena. A esto se suma que constantemente durante la detención fue tratado de “negro conchatumare” y le propinaban ofensas por su condición de inmigrante.

Bernardo Pino, el fotografo, quiso testimoniar la versión del padre y del hijo en el siguiente video en donde ellos relatan los hechos: