Home » Noticias » Diputados rechazaron dar la nacionalidad póstuma a Douglas Tompkins el ecologista que donó bosques y parques a Chile
douglas-tompkins

Diputados rechazaron dar la nacionalidad póstuma a Douglas Tompkins el ecologista que donó bosques y parques a Chile

Esta tarde en la Cámara de Diputados, se votaba nuevamente la iniciativa que pretendía otorgar la nacionalidad por gracia -de manera póstuma- al ex empresario y ecologista conservacionista, Douglas Tompkins, mismo que entregó al Estado de Chile la donación privada de tierras -para su protección y conservación como parques naturales- más grande de la historia de la humanidad.

Sin embargo, la Cámara terminó rechazando el informe de la comisión mixta y por segunda vez la iniciativa se rechazó, la vez anterior fue el 04 de octubre pasado, en aquella oportunidad la iniciativa se rechazó por 37 votos a favor, 17 en contra y 52 abstenciones.

De este modo, y por 34 votos a favor, 12 en contra y 25 abstenciones, (y con la ausencia de 70 parlamentarios) finalmente la Cámara de Diputados este jueves ratificó su rechazo a dar la nacionalidad póstuma a Tompkins, (ver votación).

votacion-tompkins-camara-diputado

Entre los argumentos en contra de darle la nacionalidad póstuma a Tompkins, destaca la del Diputado de la UDI por la región de Aysén, David Sandoval, quien señaló que el hecho de que Tompkins dejará gran parte de la superficie de la patagonia protegida (según él, cerca de un 86%) con parque y santuarios, lo que “afectaba el progreso y desarrollo de la región“. Haciendo referencia al dinamismo que harían las empresas en la zona.

ver video:

Tras la votación, el presidente de la Comisión de DDHH, Nacionalidad y Ciudadanía del Senado, Senador Alejandro Navarro señaló sentirse indignado con lo ocurrido “me avergüenza que un país se haya aceptado la nacionalidad por gracia de un pedófilo como John O’Reilly o la de Horst Paulmann, un personaje que sólo busca su beneficio personal y no la de Tompkins que hizo una donación desinteresada a todos los chilenos”, afirmó Navarro.

Tompkins el exitoso empresario que dejó todo por el ecologismo profundo:

Douglas Tompkins falleció a los 72 años, el pasado 08 de diciembre (2015) en Coyhaique mientras practica Kayak. El empresario estuvo enfrentado por años con los gobiernos de la concertación, las hidroeléctricas y las forestales. Su figura polémica tuvo admiradores y detractores, pero finalmente la mayoría coincidió que de él se hicieron muchas caricaturas pero lo que se evidenció tras su muerte fue que realmente era un ecologista de vocación y que su voluntad, incluso tras su muerte, fue preservar la naturaleza del desarrollo y progreso irracional.

Escribió en su momento el periodista social Alfredo Seguel tras la muerte de Tompkins:

“En el presente, la gran mayoría de los terrenos en el sur de Chile en los que estuvo involucrado Tompkins, están protegidos. 300 mil hectáreas son un santuario de la naturaleza y otros 300.000 mil son  un parque nacional.

Se hizo correr hace algunos años que su ideología era sionista y que su acaparamiento de tierras y aguas en la Patagonia de Chile y Argentina se debía a intereses expansionistas para esta corriente ultra de Israel. También se dijo que las tierras para la conservación en la Patagonia de Argentina serían para los intereses estadounidenses y que el ex gobierno argentino de Menem las facilitaría para un basurero atómico y nuclear.  En Chile hace años atrás fue objeto de una amplia campaña nacionalista, con rayados y campañas informativas que daban cuenta de un “atentado a la soberanía nacional” la llegada de este extranjero y sus compras de tierras.

En el presente, la gran mayoría de los terrenos en el sur de Chile en los que estuvo involucrado Tompkins, están protegidos. 300 mil hectáreas son un santuario de la naturaleza y otros 300.000 mil son  un parque nacional”.

Y es que Tompkins, dueño y fundador de North Face y Sprit, dejó su vida de exitoso empresario y se radicó en el sur de Chile, lugar que había conocido en su juventud. Comenzó comprando algunos terrenos para luego, comprar vastas hectareas en la patogonia, despertando la curiosidad y animadversión de ciertos sectores que veían un peligro a la soberanía nacional.

Fue durante los gobiernos de la Concertación que Tompkins fue prácticamente declarado enemigo, su oposición a proyectos hidroeléctricos y forestales generó la furia furibunda de grupos económicos como ENDESA y la CMPC, los que se vieron reflejados incluso en gestiones a nivel gubernamental para investigarlo y expulsarlo del país por “afectar el desarrollo y el progreso” del país.

Finalmente Tompkins, y su viuda, concretaron la donación de tierras privadas más grande que se haya hecho en la humanidad, para preservar, como santuario de la naturaleza, miles de hectáreas a las generaciones futuras.