Home » Noticias » Editorial: Augusto Pinochet, el centenario de un Dictador y el homenaje constante

Editorial: Augusto Pinochet, el centenario de un Dictador y el homenaje constante

Hoy se cumplen 100 años desde que naciera Augusto José Ramón Pinochet Ugarte, el mismo que cuando tenía 58 años de edad se sumó a un Golpe Militar contra un gobierno electo que venía de aumentar -recientemente- su base electoral, mismo gobierno que lo había puesto como comandante en jefe del ejército -en reemplazo de Carlos Prats- frente al cual juró proteger la Constitución y la voluntad de un pueblo ratificada en las urnas. Semanas luego de eso, la ambición lo convocó.

allende y pinochet detrasEl 11 de septiembre Pinochet se sumó -tardíamente- al “Golpe” y con el correr de los días tomó el control, mismo que en pocas semanas logró imponer a la Junta Militar y a todo un país. Para asegurar aquello ordenó la creación de la DINA -su propia policía política y represiva- la que le respondía directamente a él y a nadie más, de este modo un ex alumno de Escuela Militar, Manuel Contreras, pasaba a ser su brazo -puño de acero- derecho en la conservación y ejercicio de su poder. Este organismo no solo se avocó a la detención, tortura y desaparición de opositores/as políticos, también a la disidencia interna y las luchas de poder de la propia Junta Militar, es así que Pinochet impone su voluntad incluso declarando bajo sospecha o abiertamente como enemigos a miembros de las Fuerzas Armadas. Su arrogancia fue tal que incluso exportó las acciones del “puño de acero” realizando atentados contra opositores a la Dictadura que se encontraban fuera del país. Fue así como la DINA organizó los atentados de Prats (Argentina), Leigthon (Italia) y Letelier (EEUU).

Revisa: Documentos de EEUU confirman que Pinochet ordenó matar a Orlando Letelier y analizó eliminar a Manuel Contreras

Así, y ya casi sin oposición, comienza su “refundación de Chile” junto a sus “Chicago Boys”, instaurando un neoliberalismo económico sintetizado en “El Ladrillo”, documento de los chicos de la UC- Chicago que ya habían presentado a Alessandri en 1970 y que este mismo rechazara por “impracticable” y además porque “Chile no aceptaría eso”. Pero ya en plena vigencia de la Dictadura, con derechos civiles suprimidos, sin derecho a opinión contraria so pena de tortura y/o desaparición. La implementación del “modelo” fracasó y ya en los primeros años de la década de los 80′ la crisis económica es grave, las cifras de cesantías -oficiales- hablaban de 33%, las industrialización del país quebrada a lo que se sumó la banca, a la cual el Estado salvó en base a prestamos que dejó una deuda externa nunca antes registrada en el país. Episodio que generalmente se omite cuando se habla de la “gran obra económica” de la Dictadura.

En medio, la Constitución de 1980, obra cumbre de la Dictadura cívico militar encabezada por Pinochet y herencia de limitantes del país que pensaron los que ejercieron la mayor represión en la historia de Chile, represión que se ejerció por la sencilla razón de que no había otra forma de instaurar las ideas refundacionales en un sistema democrático o, con apoyo popular.
Así, la Dictadura cívico-militar dejó un triste saldo de más de 40 mil victimas. En Chile existen 1193 Detenidos Desaparecidos, según cifras oficiales .
De paso, el General se enriqueció, esto a base de apropiación y malversación de caudales públicos, venta de armas y narcotráfico, como fue denunciado por su circulo cercano en declaración judicial.
Hoy es el centenario de Pinochet, uno de los iconos de los Dictadores del siglo XX a nivel mundial. Su postura, fría, su traje militar, lentes oscuros y brazos cruzados, son una imagen gráficas en la historia mundial reciente de la figura de los Dictadores.

pinochet - burgos - perez yoma

Perez Yoma, Pinochet y Jorge Burgos (hoy Min. del Interior)

La herencia vigente

A pesar de esto, a pesar de la historia incuestionable de represión, de los horrores de las dictadura y su clara esencia anti democrática, su legado sigue casi intacto, su Constitución espuria -salvo pequeñas modificaciones no sustanciales- sigue vigente e incluso, en la promesa de cambiarla, su estructura y arquitectura jurídica se reafirma al ser ocupada como marco de las reglas del juego en la cual se hará se esa modificación, hecho que ya fuera predicho por su ideología Jaime Guzmán. El Plan Laboral de 1978 (diseñado por José Piñera) sigue vigente y perfeccionándose. El sistema de privatización iniciado en plena dictadura -y que enriqueció a un grupo de familias del país-  siguió profundizándose, así la educación, la salud, derechos perdidos -hasta hoy no devueltos ni recuperados- y que hoy configuran nuestro marco jurídico.

Revisa el reportaje: Los abominables vestigios dictatoriales – Informe del Relator independiente enviado por la ONU a Chile

A cien años de su natalicio hoy unos pocos y a puertas cerradas en el fundo Los Boldos, -una de las lujosas propiedades del autodenominado “servidor público” que hoy es patrimonio de la familia Pinochet – Hiriart- se celebra. Por su parte, la mayoría de la derecha política incluso se ha restado para no verse vinculado  al dictador y su circulo cercano, mostrando su hipocresía y también su pragmatismo. Sin embargo, más allá del repudio generalizado que Pinochet genera y al cual la historia se ha encargado poner en su lugar, la herencia del dictador sigue presente como un homenaje soterrado constante. Por lo mismo no basta con rescatar la memoria histórica a nivel simbólico, sino que se debe -o debemos- cambiar profundamente la herencia dictatorial que hoy está vigente gracias al horror infligido, pues no existe este modelo sin el horror que implicó su instauración, por eso no basta solo con esconder el pinochetismo que avergüenza a Chile en el concierto internacional, es tiempo de comenzar a derribarlo, tanto su herencia estructural como mental, y aquello implica empoderarse y avanzar en justicia y verdad –aún carente– y sobre todo en derechos y recosntrucción del tejido social, yendo incluso más allá de lo formal e institucional.