Home » Comunitario » Cura Mariano Puga sobre el aborto: “Los que más se oponen son los que menos se preocupan de cuándo esa guagua nace”

Cura Mariano Puga sobre el aborto: “Los que más se oponen son los que menos se preocupan de cuándo esa guagua nace”

 

“Lo que me parece hipócrita, es que lo que no nos estamos planteando, son los 40 mil casos que van a esas clínicas clandestinas o con las parturientas”

Solo un cura obrero como Mariano Puga  se podía dar el lujo de hablar sobre la realidad del aborto en Chile y dar su parecer sobre la hipocresía que hay respecto a este tema y otros, haciéndolo además en uno de los diarios de derecha más reaccionarios del país; La Segunda.

El reconocido cura de poblaciones combativas de Chile como La Legua, Villa Francia y tantas más, sacó la voz en el marco de un estreno teatral «La Expulsión de los Jesuitas», de la compañía Tryo Teatro Banda que se exhibe en el teatro de la UC. Fue allí donde el cura del pueblo habló de la contingencia y se refirió particularmente a la polémica del aborto que hoy cruza a la sociedad chilena a través de los medios, con la postura recalcitrante de los auto denominados “Pro Vida” y sectores de la Iglesia conservadora.

Mariano habla de una iglesia que no juzga, que es compasiva y que sigue las enseñanza del cristo que estuvo con los pobres, con los que sufren:

Y dispara: “Cuando es caso de violación, lo normal es que lo dé en adopción, pero creo que cuando una niña es incapaz de mantener psicológicamente esa situación, hay que aplicar el mismo criterio que el riesgo de la salud de la madre. ¿Por qué la salud biológica y no la salud mental?

Y así profundiza en algunos casos: “Conozco muchos casos de mamás que han querido llegar hasta el final con su embarazo, y eso es muy respetable. ¿Pero por qué voy a castigar a la que no? Lo que me parece hipócrita, es que lo que no nos estamos planteando, son los 40 mil casos que van a esas clínicas clandestinas o con las parturientas. Me toca a cada rato ver cómo esas situaciones las han marcado para la vida”

Y la periodista, María José O’ Shea contra ataca: ¿Aborto para todos, entonces?

Y el cura responde: “No, lo que digo que es que ojalá esas mujeres el Estado les diera la posibilidad de ser acompañadas, aconsejadas, y que les demos la oportunidad de no ir a la primera a la clínica clandestina a hacerse un aborto. Ese sería un cambio lindo que ver en Chile. Y, lo otro que me molesta, es que los sectores que más se oponen al aborto en todas sus formas son los que menos se preocupan de cuándo esa guagua nace, qué va a hacer en el futuro si es pobre. En cambio, los que son pro aborto son los que más se preocupan por los derechos de ese obrero u obrera en el futuro”.

Además el cura profundiza en otros temas, como la democracia y las luchas que se van dando, inclusive se refiere al ex religioso jesuita Luis García activista de la causa mapuche, a propósito de la obra en cuestión basada en la historia de los jesuitas en Chile.

“Yo no conozco la historia de este cabro, pero confieso que tengo un prejuicio de simpatía. Un jesuita que ha estado en Tirúa, que comparte la vida con el pueblo mapuche, que aprecian y lucha por la recuperación de su identidad, de su cultura, esté en lo que está. Qué quieres que te diga, yo estoy con él”.

Y la periodista arremete, nuevamente, consultando sobre la lucha armada

Sigue combativo, Mariano Puga.

“Con todos los riesgos que pueda tener, que haga un mal análisis etc, me viene por el prejuicio evangélico. Si Jesús dice que él viene a consolar a los pobres. Eso no significa que sea un anti rico, pero es un priorizador de éstos, que han sido los destruidos de la historia”.

-Aun cuando ande armado.

No me importa, fíjate.

-¿Usted también anduvo armado?

No, nunca. Y peleaba contra los que andaban armados. Pero eso no significa, y la iglesia lo reconoce, que es legítimo usar armas cuando no queda otra.

Es la Iglesia que mucha gente reclama en las poblaciones, la del Cura Bolton, Maroto, Dubois, Aldunate y que por suerte, en Villa Francia, poco a poco regresa. La de esos curas como el Mariano, hoy encarnado en el párroco de Villa Francia y Robert Kennedy, el cura Bolívar, en la misma línea de la iglesia de los pobres, cercana y que gasta suela entre las calles de la periferia.