Home » Noticias » El Diario de Agustín: Del financiamiento de la CIA al financiamiento Estatal

El Diario de Agustín: Del financiamiento de la CIA al financiamiento Estatal

El diario de Agutin

El Mercurio: el Diario de Agustín que financian, sin saberlo, todos los chilenos 

 

Este sábado en la noche en un horario que fue ampliamente criticado a través de las redes sociales, 00:42hrs, se exhibió por fin el documental de Ignacio Agüero, del año 2008; “El Diario de Agustín” en la televisión abierta, TVN. Esto a pesar de que el canal estatal tiene hace 3 años los derechos de dicho documental y que a pesar de la campaña para que este fuera exhibido solo pudo verse en TV abierta este sábado (madrugada de domingo).

El documental trata sobre el trabajo de tesis de un grupo de egresados de periodismo de la Universidad de Chile (ICEI) sobre el diario El Mercurio –propiedad de Agustín Edwards Eastman- y su rol en la desestabilización del gobierno de la Unidad Popular, su participación en el Golpe militar y durante la dictadura chilena.

Puedes ver aquí el documental completo “El Diario de Agustín”.

Sabido es el hecho de la participación de El Mercurio en este periodo oscuro de la historia de Chile, confirmado por la serie de documentos que se han desclasificado en EEUU sobre El Mercurio, encabezado por Edwards, y el financiamiento que la administración de Nixon, vía la CIA, dio a este para su subsistencia y campañas de desinformación.

A pesar de este indesmentible hecho y de las críticas que este medio ha concentrado a lo largo de su existencia, desde iniciados los gobiernos de la Concertación El Mercurio sigue subsistiendo con apoyo estatal, donde gran parte de su financiamiento por concepto de avisaje viene del Estado.

De los dineros de la CIA a el financiamiento Estatal de El Mercurio

 

Pero quizás poca gente sabe que uno de los financiamientos más importante que tiene El Mercurio S.A. por décadas y hasta el día de hoy es el Estatal. Esto a raíz de las campañas gubernamentales (avisaje estatal) pagadas con el dinero de todas y todos los chilenos. Estos avisajes se concentran en dos de los monopolios mediáticos en Chile que tienen el 95% de la prensa impresa: El Mercurio y COPESA.

Cerca del 75% del avisaje estatal se concentra en estos dos medios según establecen algunos estudios como los del Observatorio de medios Fucatel. Cifra aproximada y no precisa, debido a la poca transparencia que hay en estas cifras.

Así lo constató una Comisión Investigadora sobre el avisaje estatal en medios de comunicación en la Cámara de Diputados el año 2005, instancia en que se llegó a la conclusión de que “no existían cifras públicas sobre la inversión del Estado en publicidad como tampoco hay información disponible sobre la inversión en radios ni sobre los medios regionales”.

La investigación de Fucatel, que tuvo que restringirse a consultar ministerio por ministerio a falta de cifras oficiales, concluyó que hay una “excesiva concentración de recursos provenientes de algunos ministerios (Hacienda, Mideplan, Ministerio Público y Justicia) en “propaganda y avisaje” que derivan a “El Mercurio” (sobre 70 %), lo que no tiene relación con las ventas ni con el número de lectores de este medio. “El Mercurio” también recibe casi el 90 % de los recursos de avisaje de Tesorería y cerca del 50% del avisaje de empresas estatales como Corfo, Conaf y Fonasa, a pesar que el público de esta institución de salud corresponde a los estratos socioeconómicos medio-bajos, que no se ajusta al perfil de los lectores de dicho diario, según sus propias metas declaradas.” Año 2007.

Fue constatando esta realidad en que el medio “Punto Final” presentó una de las primeras demandas contra el Estado respecto a esta anómala situación y que afecta gravemente la “libertad de prensa” en Chile.

 

A modo de ejemplo, en un reportaje de Bastián Fernández en El Mostrador, revela parte de estudios que dejan patente esta desigualdad. El capítulo sobre libertad de expresión del Informe sobre Derechos Humanos del Departamento de Estado de EE.UU. (Country Reports on Human Rights Practices for 2013). Basándose en reportes de Fundación Equitas (2013) y de Freedom House (2012), advierte sobre la concentración de medios en Chile, ya que “la mayoría de los productos mediáticos se encuentran en las manos de dos importantes empresas familiares, Copesa y El Mercurio, que son los principales recipientes de los subsidios del Gobierno”.

Agrega que ambos grupos mediáticos consolidaron su “posición durante la dictadura de Augusto Pinochet y continúan recibiendo subsidios del Gobierno estimados en 5 millones de dólares anuales. Los grupos mediáticos están atados a intereses financieros y de publicidad, y los canales de distribución a través del país, creando altas barreras de entrada para nuevas publicaciones. La posición editorial de ambas publicaciones (El Mercurio y La Tercera) se considera de orientación centroderecha a derecha”.

Es de esta forma en que “El Diario de Agustín” sigue tratando de imponer su pauta y gran parte de su “campaña” es hecha con el dinero de todos nosotros, cuestión que no deja de molestar a gran parte de los chilenos y chilenas que no olvidan el siniestro rol que ha tenido y mantiene El Mercurio.