Home » DDHH » El Ex juez Alejandro Solís, denunció en TV que aún siguen las presiones de las Fuerzas Armadas en la Corte Suprema

El Ex juez Alejandro Solís, denunció en TV que aún siguen las presiones de las Fuerzas Armadas en la Corte Suprema

El ex juez de la Corte de Apelaciones, Alejandro Solís, quien procesara y condenara a Manuel Contreras por el asesinato del ex Comandante del Ejército Carlos Prats , asistió este martes en la noche al programa “El Informante” de TVN, allí, mientras respondía a una declaración hecha por el polémico columnista y defensor de la Dictadura, Hermógenes Pérez de Arce, este reveló en cámara como fue sacado del cargo de asesor en casos de Derechos Humanos de los ministros de la Corte debido a la presión ejercida por los militares. De este modo respondía a Pérez de Arce quien señalaba que “los más debiles en la sociedad chilena son las Fuerzas Armadas, no se atreven a nada, los jueces de izquierda han pasado por sobre el derecho, han metido preso a todos sus uniformados en retiro…” allí Solís le pregunta ¿está hablando de mí? a lo que Arce responde: “entre otros, usted es el principal pero entre otros, que han juzgado contra la amnistía, contra la prescripción y contra la cosa juzgada como es el Caso Quemados en donde ya han pasado 29 años… que fuerza van a tener instituciones (FFAA) que son incapaces de levantar el dedo, menos digamos ruido de sables”.

Fue en ese momento en que el ex Juez Alejandro Solís pide la palabra para comentar un caso personal. Allí este relató que el año pasado, en el feriado judicial, el 9 de febrero fue llamado por el presidente de la Corte Suprema, Sergio Muñoz, quien le dice (según el relato de Solís), “Alejandro quiero hacer algo que no se ha hecho nunca, quiero nombrarte a ti asesor de los ministros que llevan causas de Derechos Humanos, allí firmamos contrato de marzo hasta diciembre”.
Según Solís todo iba bien hasta que apareció una nota periodistica en El Mercurio que decía “Ex juez del caso Prat es nombrado asesor en causas de Derechos Humanos, pero agregaba; con el desoncierto de sus pares quienes estiman que es improcedente”. (ver nota original de El Mercurio) Solís cuenta que fue inmediatamente a la Corte Suprema a hablar con Hugo Dolmetsch (ministro que tiene la coordinación de los ministros que ven causas de Derechos Humanos) y allí, antes de saludar, Dolmetsch le dice; “ah, un mojoncito papel de celofán, los militares han venido aquí a pedir que termine tu contrato”. Solís agrega; estamos habllando del año pasado así que alguna fuerza aún tienen (los militares). Al otro día Sergio Muñoz, Presidente de la Corte Suprema le informa y pide, debido a los “incidentes” ocurridos, que Solís renunciara.

Ver video:

Así, Solís realizaba una denuncia en televisión abierta sobre un hecho de suma gravedad y que demostraba el poder y presiones que ejercen aún las Fuerzas Armadas, el mismo día en que el actual Comandante en Jefe del Ejército, Humberto Oviedo y el Ministro de Defensa, José Antonio Gómez en la comisión de Defensa de la Cámara Baja señalaban que “no existían pactos de silencio” y que “el ejército ha hecho todo lo posible para ayudar a la verdad y de paso niega cualquier tipo de encubrimiento“. Dichas declaraciones y el apoyo irrestricto del Ministro Gómez fue criticado por parlamentarios de la Nueva Mayoría, particularmente la bancada del PS quien señaló que el Ejército no estaba diciendo la verdad y que el Ministro debiese ser más enérgico.

Lo señalado por el ex Juez Solís deja constancia que el ejército sifue operando y presionando a los tribunales para encubrir y retrasar el avance en causas de Derechos Humanos. Si bien el hecho denunciado ya era conocido, esto luego que esta “operación” del ejército fuera rescatada, denunciada y profundizada por la prensa (el año pasado), particularmente por  un reportaje de Ciper Chile y una columna del periodista especialista en casos de Derechos Humanos como lo es Jorge “gato” Escalante, quien denunció el hecho el año pasado en una columna llamada “Operación en La Suprema” publicada en El Mostrador, la denuncia se da en un momento político en donde los cuestionamiento caen sobre las Fuerzas Armadas y sobre la tibiesa del gobierno y el Poder Judicial frente a la agenda de Derechos Humanos.