Home » Noticias » El llamado de una mujer chilota: “Necesito decir lo que está pasando, por favor, ayúdennos”

El llamado de una mujer chilota: “Necesito decir lo que está pasando, por favor, ayúdennos”

Los habitantes de la isla de Chiloé enfrentan hoy uno de los peores desastres medioambientales en su historia. La gente está en las calles a lo largo y ancho de la isla, alrededor de barricadas y ollas comunes. Exigen certezas, apoyo, seriedad. Chiloé está Privao (enojado) y desesperado.

Revisa: Protestas en Chiloé por “Marea Roja”. Comunidad apunta a empresas salmoneras como responsables y exigen ayuda real

En medio del registro, del reporteo, una voz pide la palabra y el espacio para relatar en primera persona lo que está pasando en Chiloé, para desahogarse. Este es su relato, aquí su llamado.

Editorial RVF

H

abía rumores de que habían tirado 39 toneladas de salmones muertos con químicos a 75 millas de la costa. Lo primero que pensamos es que nos iba a afectar y comenzamos a preocuparnos.

Como a los veinticinco días después hubo problemas en Cucao y siguió Mar Brava, Puñihuil, Pumillahue, Duhatao y Chepu, todo por el lado del Océano Pacífico, donde nunca ha habido marea roja. Entonces nos convencimos de que los salmones estaban envenenados, que iban con la marea café, esa de las algas que matan a los peces.

A penas nos enteramos, nos fuimos varias mujeres del sindicato a la playa de Mar Brava y vimos que había una espuma verde a lo largo de toda la orilla, era algo que nunca habíamos visto.

Comenzamos a caminar, a recorrer y nos encontramos con una vaca muerta que había comido cochayuyo; con que las machas estaban varando muertas, sin la carne adentro y que se iban desconchando con las olas.

Cuando bajó la marea, aparecieron las machas muertas con el caparazón, los picorocos, los piures, y las jaibas, todo muerto. Entonces nos fuimos a otras playas y encontramos quetrus muertos, que son como patos y están en peligro de extinción, ellos se comen el luche de las piedras. También encontramos gatos de mar muertos (nutrias) que también están en peligro de extinción y se comen los mariscos.

Ahí comenzó la psicosis, la gente no quería comer róbalo, mi merluza ni pejerrey, porque pensaban que estaban envenenados. Esos pescados son la alimentación principal para los que trabajamos en el mar.

Encontramos lobos marinos agonizando y con la boca hecha tira ¿Cómo iba a ser marea roja eso? ¡era veneno!

Botaron salmón con amoniaco, con químicos, es la única explicación que se nos ocurre, porque no podemos entender de dónde viene tanta muerte. El agua está aceitosa, la arena de color café, de un gris oscuro muy feo.

Ya no son las playas que teníamos. También comenzaron a varar las medusas, de esas transparentes, y por dentro tenían todo café.

Mucha gente dejó de trabajar. La mayoría de los recolectores de orilla son mujeres, jefas de hogar que tienen que llevar el sustento a sus casas. Ellas viven casi todas en el campo y se están quedando sin recursos. Hay muchas que ya no tienen como ir a Ancud porque no hay recursos ni para el pasaje. Lo mismo está pasando en Manao, hueldén, Coñimo, Lamecura.

A la mayoría de los trabajadores de mar no nos está alcanzando para subsistir. Los colegios están pidiendo ayuda a los vecinos para cocinar y darles comida a los niños, pero las mercaderías se están acabando, la gente que está ayudando también se está quedando sin recursos. Hay muchos que ya no tienen nada para comer. Esto se está poniendo muy grave porque ya no hay.

Esto no es algo que esté recién ocurriendo, las salmoneras han despedido a la mayoría de las mujeres, desde hace casi dos meses, porque según ellos los salmones están muriendo y no hay carne para trabajar. En las fábricas de choritos Cataluña y Cultivos Marinos, pasó lo mismo, comenzaron a despedir a las mujeres porque la marea café estaba matando los mariscos, dijeron.

En mi casa mi esposo fue a sacar róbalos para poder comer y nos dio miedo, no los comimos.

Los que vivimos en el campo nos estamos alimentando con puras papas, que es lo único que tenemos en la Isla, haciendo ollas comunes. Hacemos papas con color o con ajo, casi no hay carne ni pollo, se están acabando y los precios subieron mucho, todo subió porque hay escasez.

La gente que está en la ciudad lo está pasando mal también, hay mucha cesantía, el otro día un joven, desesperado, me dijo que le habían cortado la luz y que no tenía para pagar ¿De dónde saco? Me dijo ¿De dónde? Y esto viene ocurriendo hace como tres semanas atrás.

También hay muchos hombres cesantes, por el momento ellos están apoyando con el paro y las mujeres con la cocina, los niños están comiendo en el colegio porque nos está quedando poco de todo. Mi despensa está vacía y eso le está pasando a la mayoría de la gente que trabaja en el mar, que es casi el 90% en Ancud, me atrevería a decir.

Yo tengo 46 años, estoy superando un cáncer y todos los veranos me levanto a las cinco de la mañana para recolectar algas, y en invierno saco lapas y caracoles. De niña sacaba pelillo pero ahora me dedico a esto. Puse un pequeño bazar en mi casa, pero las pocas cosas que me quedan no se venden porque la gente no tiene dinero para comprar nada, y eso está ocurriendo en toda la isla.

Queremos que se enteren lo que está pasando, que se entere el gobierno que no ha querido ver esto y nos está ofreciendo, como burla, una canasta familiar y cien mil pesos al mes por familia ¿Qué hacemos con eso? ¿Cómo sobrevivimos?

Si el gobierno no entiende, por favor, ayúdennos para que se entere por último el señor Leonardo Farkas, díganle que por favor traiga la calma a Chiloé, alguien, quien sea.

Ahora son más de la una de la mañana y hay más de mil personas donde estoy, están todos sentados y esperando, solo esperando.

Todos han apoyado, todos se han movido y repartido comida.

En la tarde llegó el rumor de que venían Fuerzas Especiales y nos organizamos por todos lados, los hombres, las mujeres, los niños, los ancianos, todos. Se cruzaron los camiones en la carretera, se pusieron más neumáticos para las barricadas, todos nos movimos porque no vamos a dejar de luchar.

Mi amiga, la Doris Santana, que es machera, hace cuatro años que estaba cuidando el sector, ahora venía la época de extracción y lo perdió todo, se quedó a brazos cruzados. Caminaba conmigo por la playa y lo único que hacía era llorar, ha llorado mucho, por días, pero aquí está con todos nosotros y no se piensa mover de aquí.

En los rostros de todos se ve pura lucha, y que el gobierno diga lo que quiera, pero van a tener que responder porque Chiloé también es Chile.

Yo le doy las gracias a ustedes por escucharme, por el espacio, porque todo el día he necesitado decir esto, necesitaba decir lo que está pasando.

Teresa Calfunao Comicheo Pdta agrupación de recolectores de alga y conservación del medio ambiente, Duhatao. Chiloé

IMG_7076

En la fotografía: Teresa Calfunao muestra su despensa.