Home » Noticias » El perfil del DC Mario Fernández: De opositor de Allende, Opus Dei, Jefe de la OFICINA y su polémico paso por el TC

El perfil del DC Mario Fernández: De opositor de Allende, Opus Dei, Jefe de la OFICINA y su polémico paso por el TC

Esta tarde juró el nuevo Ministro del Interior y Seguridad Pública, el DC Mario Fernández Baeza. La ceremonia se llevó a eso de las 13:10 horas en el mismo Palacio de La Moneda y a pocas horas que se oficializara la renuncia de Jorge Burgos, quien aduciendo razones personales y un cansancio físico y mental en el cargo, presentó su renuncia a la presidenta Bachelet.

Revisa: Jorge Burgos renunció al Ministerio del Interior. Será reemplazado por otro militante DC, el abogado Mario Fernández

El cambió ministerial ha generado diversas reacciones, pero hay coincidencia en que los perfiles de Burgos y Fernández no son muy distintos, es más, ambos militantes de la Democracia Cristiana son abogados y miembros de la misma facción dentro de esa colectividad y entre ambos mantienen una amistad de años. Incluso hay quienes señalan que fue el propio Burgos quien recomendó el nombre a la presidenta Bachelet para sucederlo en el cargo.

Sin embargo algunos señalan que la diferencia de Fernández y Burgos se dará en el ámbito mediático, pues Fernández tiene mejor manejo en esa área, mas contenido y menos “impulsivo” que Burgos, experiencia que ha demostrado en el pasado cuando estuvo a cargo de la Segpres durante el gobierno de Lagos y su manejo en el Ministerio de Defensa con la FACH, en medio del escándalo con el General Ríos, a eso suma su carrera diplomática en Alemania y Uruguay en funciones de embajador. Paralelamente Fernández también desarrolló actividades en el mundo privado, integrando la Consultora (de Gestión, Lobby y asesoría Financiera) Latinus Group, que tiene preferentemente como clientes a empresas alemanas con intereses en Chile.

Pero ¿quien es Mario Fernández Baeza?

Mario Fernández Baeza tiene 69 años y milita desde el año 1966 en la Democracia Cristiana (PDC) ingresando a la Falange cuando tenía 18 años. Hizo su formación escolar en el Liceo de Hombres de Rancagua y perteneció, como dirigente, a la Juventud de Estudiantes Católicos (JEC). Quienes lo conocieron en ese época lo señalan como “pelusón” y pragmático, para nada santurrón, cuestión que con el tiempo cambiaría radicalmente.

Durante la Unidad Popular (UP), Fernández fue un acérrimo opositor al gobierno de Salvador Allende y participó -cuando estudiaba en la escuela de Derecho de la Chile en Santiago- de manifestaciones contra el gobierno. Por lo mismo no dudó en celebrar el Golpe Militar del 11 de septiembre de 1973, compartiendo la línea del Partido encabezado en ese tiempo por Patricio Aylwin. Es precisamente desde esa época universitaria que se le conoce por el apodo de “El Peta”, en alusión al en ese entonces jugador de fútbol, José “Peta” Fernández, que integraba las filas del club Santiago Wanders.

De pelusón a Beato

Sus cercanos lo reconocen como “mateo”, un buen estudiante y muy aplicado. En la Escuela de Derecho compartió carrera y militancia con Gutenberg Martínez y Soledad Alvear -con quienes mantiene amistad y relaciones familiares- entre otros reconocidos militantes DC. fue también en ese espacio en donde conoció a la presidenta del Centro de Estudiantes de la carrera de Párvulos, Loreto Arancibia, quien sería finalmente su esposa. Finalizó así sus estudios de Derecho en 1975 para luego viajar y realizar estudios de posgrado en ciencia política, historia, derecho internacional público y filosofía en la Universidad de Heidelberg, Alemania. Allí alcanzó el grado de Doctor. Fue precisamente en Alemania en donde apareció su perfil de “beato”, algunos señalan que su acercamiento más profundo a la Iglesia se debió a la grave enfermedad de uno de sus hijos a quien incluso se le desahució, para luego recuperarse completamente. Allí su acercamiento al ala más conservadora de la Iglesia se estrechó, ligándose directamente al Opus Dei, la poderosa orden creada por Monseñor José María Escriva de Balaguer. De hecho, Fernández -dentro de la orden- ocupa la denominación de Supernumerario. Esta “posición de fe”, como le ha llamado él mismo, lo ha llevado a oponerse públicamente al Divorcio, en plena discusión de la Ley de Divorcio (que finalmente se aprobó en Chile) Fernández señaló: “Estoy contra el divorcio porque la Iglesia está contra el divorcio. No tengo idea de las razones teológicas, yo no soy teólogo. Creo en todo lo que dice el cardenal. El es mi autoridad religiosa“. (frase dada a la prensa en el año 2002).

Luego, en 1981, Fernández regresó a Chile a ejercer la docencia académica desempeñándose como profesor de la Universidad de Chile, la Universidad Diego Portales y la Pontificia Universidad Católica de Chile. Durante los 80′, Fernández además trabajó en Naciones Unidas participando en grupos multidisciplinarios en la CEPAL-ILPES, FAO, así como en la OMS , culminando como Director del proyecto del PNUD en San José de Costa Rica en 1987. Además, en ese tiempo, fue columnista recurrente del diario La Segunda (de El Mercurio S.A.P. de propiedad Agustín Edwards).

Tras esto, durante el periodo del plebiscito en Chile, volvió a Alemania (de 1988 a 1990) para desempeñarse como académico de jornada completa en el Instituto de Ciencia Política de la Universidad de Heidelberg, posteriormente regresó a Chile cuando Aylwin ganó las elecciones.

Su paso por LA OFICINA

mario fernandez la moneda

Mario Fernández en el Palacio de La Moneda.

En 1990 fue designado por Patricio Aylwin como subsecretario de Defensa en el departamento de Aviación y Guerra, y fue en octubre de 1991 cuando asumió la presidencia del recién creado -por decreto 363 del 18 de abril de 1991- Consejo de Seguridad Pública, organismo creado tras el ajusticiamiento a manos del FPMR del Senador UDI, Jaime Guzmán, (quien fuera ideólogo de la Dictadura). Allí Fernández pasó a presidir “La Oficina”, organismo que tendría como misión desarticular a las organizaciones revolucionarias que continuaban operando y que no habían aceptado la “transición pactada con la Dictadura”. Ahí tuvo a su cargo a Jorge Burgos (DC) y Marcelo Schilling (PS), quienes se desempeñaron respectivamente como Directores de dicho organismo.

Revisa: El listado de militantes de izquierda asesinados durante el gobierno de Patricio Aylwin

Durante el gobierno de Frei Ruiz – Tagle, Fernández siguió desempeñándose como subsecretario de Defensa. Fue en el año 2000, en el gobierno de Ricardo Lagos, que éste asumiría como titular de esa cartera, ejerciendo como sucesor de Edmundo Pérez – Yoma en el cargo de Ministro de Defensa. Fue durante el ejercicio de ese cargo que Mario Fernández conoció a Michelle Bachelet, con quien trabajó durante algunos meses, fue esta quien luego ocuparía su cargo en el Ministerio de Defensa cuando Fernández fue nombrado como Ministro de la Secretaría General de la Presidencia (Segpres), cargo que desempeñó hasta el 2003. Luego, Fernández regresaría a Alemania para ejercer el cargo de embajador de Chile en ese país hasta finales del 2005.

Su polémico paso por el Tribunal Constitucional 

Tras dejar Alemania, Fernández regresó a Chile para ser nominado como nuevo integrante del Tribunal Constitucional (TC), cuestión que fue ratificada -por acuerdo político entre la Concertación y la Alianza- en ambas cámaras del Congreso, siendo así nombrado como Ministro del Tribunal Constitucional por la unanimidad de votos en la Cámara de Diputados y del Senado, a partir del 1 de enero de 2006.

Su paso por el TC dejó varias polémicas, sin embargo dos de ellas generaron sendas criticas políticas en el mundo de la Concertación.

La primera tuvo que ver con su voto en contra de la “píldora del día después” que era parte del decreto del Minsal. En abril del 2006, el voto de Fernández dio mayoría (6 a 4) a la derecha en el TC para frenar la distribución pública de la pastilla y de manera gratuita en los consultorios del país. El voto de Fernández se fundamentó en “el derecho a la vida que está garantizado y resguardado en la Constitución de 1980“. En dicha ocasión, parlamentarios de la Concertación exigieron a la DC la expulsión de Fernández, cosa que fue desestimada por la Directiva DC. (ver fallo del TC).

El otro voto polémico de Mario Fernández en el TC, fue en abril del 2008 cuando objetó como “inconstitucional” el Convenio 169 de la OIT (Organización Internacional del Trabajo) que recientemente había aprobado el Congreso chileno, y que tiene relación con la Consulta Indígena, es decir, que ante proyectos de inversión o similares en zonas donde viva población indígena, ésta deber ser consultada en u proceso donde el Estado garantice la participación de dicha población. La ratificación, que tuvo relación como exigencia en el Acuerdo de Libre Comercio con la Unión Europea, fue finalmente hecha, sin embargo en el TC tuvo el voto en contra del DC, Mario Fernández. (ver fallo del TC). Dicha reacción de Fernández fue duramente criticada por organizaciones indígenas, particularmente mapuche, quienes señalaron que Fernández tuvo argumentos racistas para votar en contra. Cabe mencionar que el voto de Fernández fue el único en contra y así fue registrado. Su paso por el TC llegó hasta el año 2011.

Fernández siguió ligado a la política y también a sus emprendimientos privados (como el de la Consultora Latinus). En la actualidad se desempañaba como embajador de Chile en Uruguay, luego que Eduardo Contreras (PC) dejara el cargo en medio de la polémica con la DC por sus dichos a una revista uruguaya. Finalmente este 08 de junio fue nombrado por la presidenta Bachelet como nuevo Ministro del Interior y Seguridad Pública en reemplazo de Jorge Burgos.