Home » Noticias » En EEUU se cerró el acuerdo conocido como TPP que incluye a Chile: Conoce de que trata y por qué genera preocupación

En EEUU se cerró el acuerdo conocido como TPP que incluye a Chile: Conoce de que trata y por qué genera preocupación

Este lunes 5 de octubre, en la ciudad de Altlanta (Georgia), Estados Unidos, se firmó el acuerdo del Trans-Pacific Partnership Agreement (TPP), tratado de libre comercio entre 12 países del área Pacifico, estos son;

Australia, Brunei, Canadá, Chile, Estados Unidos, Malasia, México, Japón, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam.

Así fue confirmado por el propio presidente de los EEUU, Barak Obama, este lunes a través de un comunicado -reproducido por el The Wall Street Journal emitido por la Casa Blanca. En el comunicado Obama presenta el acuerdo como un triunfo para hacer crecer la economía estadounidense en donde destacó la importancia de este acuerdo para EEUU manifestando que el 95% clientes potenciales del país (EEUU) están fuera de sus fronteras. También destacó la ventaja que le sacan a China como efecto de este acuerdo señalando que con esto “no se permite que China escriba las reglas de la economía mundial”, así Obama explica que este acuerdo “refleja los valores de EEUU”.

La negociación inició en el año 2010 y no ha estado exenta de polémica, esto debido a la diversidad de áreas en que afecta el TPP y las criticas que ha enfrentado el tratado en los respectivos países, esto por el secretismo con el que se ha manejado y por los potenciales efectos y riesgos de soberanía juridica y arbitral que este lleva implícito. Además muchas de la discusiones durante la negociación vivió ásperos momentos, esto sí, de manera desigual. El mayor escollo para EEUU fue lograr el acuerdo final de Japón -la segunda economía, después de EEUU, en importancia entre los países firmantes- lo que estuvo a punto de frustrar nuevamente la firma del acuerdo, sin embargo el acuerdo se firmó y ahora deberá ser ratificado por los distintos congresos de los respectivos países firmantes. Fue el propio Obama quien ha señalado que una vez terminado los detalles del acuerdo, este estará a disposición para ser estudiado -en un plazo de meses- para ser ratificado tanto en el Congreso de EEUU, en donde también ha enfrentado criticas por su secretismo, como en el resto de países.

Nos encontramos, en definitiva, frente a una nebulosa en donde ni siquiera los parlamentarios de las distintas naciones firmantes saben, hasta hoy, que es lo que van a ratificar. Se trata de una votación “en ciego” de un Tratado del cual no hay certeza alguna si será beneficioso para el país y quienes habitan en él. Esto es por lo que se llama “cláusula de reserva” que tiene el mismo tratado.

La poca información entregada por el gobierno

La verdad es que es relativamente poco lo que se sabe de los detalles del TPP, esto debido al secretismo de las negociaciones y, que en el caso de Chile, se ha limitado la información a pronunciamientos generales y al argumento de “secreto de estado” o de “temas sensibles”. Así a través de la página de la DIRECON se ha dispuesto “información” del TPP, debido a la presión de organizaciones civiles, sin que esta sea acabada o clara respecto a los reales alcances. En su explicación (ver aquí) se argumenta que esto es solo la continuidad de acuerdos previos como el Acuerdo de Asociación Económica P4.

Wikileaks y antecedentes sobre el TPP

El portal Wikileaks ha ido subiendo información sobre el TPP, generando preocupación y polémica por los alcances que se describen. En estas desclasificaciones se han destacado dos áreas en particular. Uno de estas aspectos es la propiedad intelectual, (ver aquí) cuyos avances de negociaciones fueron develadas por Wikileaks en noviembre del 2013. Lo que sabe entonces, y de forma preliminar, es que existe una serie de artículos que harían más restrictivo el uso de contenido sometido al derecho de autor, homologando las leyes de 11 países principalmente a las normas estadounidenses contenidas en la DMCA (Digital Millennium Copyright Act), ACTA (Anti-Counterfeiting Trade Agreement), entre otras, y en otros casos agravando aun más dicha ley. Esto implica aumentar a 70 años después de la muerte del autor el uso comunitario y libre de su obra, la persecución penal a quien publique, o suba de forma pública a la web contenido -que no es lo mismo que republicar el enlace de un contenido ya subido- protegido por derecho de autor, o la ponga a disposición en sistema de descargas Peer-to-peer (torrent, Emule, etc.). Permitiría asimismo a los proveedores de servicios de internet (ISP) a vigilar dichas prácticas, lo que estaría reñido con la Ley de Neutralidad en la Red (Ley 20.453), en especial en la obligación de cuidar la privacidad de los usuarios.

Otro aspecto sensible de lo que si hay conocimiento es respecto al área de la salud, (ver aquí) así las patentes de medicamentos y de medicamentos genéricos, puesto que este ha sido un tema de desacuerdo entre los países firmantes. Precisamente la pronta liberación de las patentes de los medicamentos a su producción genérica por cualquier laboratorio baja sustantivamente sus precios, haciéndolos más accesibles al público y menos costosos para el sistema de salud pública. Y si bien el argumento para la extensión del periodo de exclusividad del medicamento por parte del laboratorio que lo creó es técnico, resulta bastante claro que responde más bien a asegurar por mas tiempo el negocio exclusivo a las grandes farmacéuticas que desarrollan dichas drogas. Lo que se propone en Chile, en términos de medicamentos, es aumentar los años de espera para producir similares genéricos desde 5 a 15 años, lo que triplicaría el tiempo de exclusividad, encareciendo el costo de vida (especialmente en la tercera edad) y el presupuesto de salud pública en cuanto a la compra de remedios. Si bien países como Australia y Chile piden mantener los 5 años de exclusividad, la posición de los 15 años (llevada a cabo principalmente por Estados Unidos) mantiene gran fuerza, y se espera que el piso mínimo de la negociación final sean 8 años, sin descartar que se mantengan los 15 años propuestos por EEUU y las farmacéuticas.

Crítica al secretismo

Probablemente lo más impresionante, además de que en muchos aspectos se trata de la homologación (o desde el punto de vista de los pueblos, imposición) de las leyes estadounidenses a los distintos países, para funcionar en un mismo marco el comercio y todas sus acciones derivadas, es el profundo secretismo que ha tenido esta negociación, que ya se extiende por alrededor de 7 años, y que compromete al 40% del Producto Internacional Bruto mundial. Ni los congresistas en Estados Unidos están enterados del detalle de lo negociado, ni tampoco podrán votar sus aspectos particulares, sino solo aprobar o rechazar la iniciativa de modo general.

Lo mismo ocurre en Chile, en donde los parlamentarios no saben ni podrán saber el contenido especifico y particular de las negociaciones, votando en ciego lo que se haya fallado en la comisión negociadora, apelando a la buena voluntad del gobierno y la Cancillería.

Congreso chileno rechazó en mayo iniciativa que exigía que la Presidenta explicara el TPP y dijera que este era bueno para Chile

Es por ello que se ha citado al Ministro de Relaciones de Exterior a la Cámara de Diputados (19 de mayo del 2015), en donde también se revisó una moción presentada por un grupo de diputados/as para solicitar una exigencia a la Presidenta de Chile a asegurar “… que, previo a la decisión sobre la suscripción del TPP, acredite públicamente que traerá beneficio económico concreto a nuestro país, que no provocará perjuicio en el ámbito de la cultura, que no habrá alzas de precio en productos farmacéuticos ni cesiones de soberanía regulatoria a otros países u organismos internacionales sobre nuestra legislación interna”, proyecto que, paradojalmente, fue rechazado por 35 votos en contra versus 26 a favor y 25 abstenciones, (ver votación aquí).

En cuanto al “beneficio económico concreto”, la moción se refería a que Chile ya mantiene tratados de libre comercio (TLC) con casi toda las naciones firmantes del TPP, por lo que firmar un “nuevo acuerdo de TLC” era inoficioso, eso a menos que este fuera más que eso. Ante eso, el Ministro Heraldo Muñoz señaló ante la cámara de Diputados las razones del gobierno para avanzar en el TPP. (ver aquí toda la sesión -desde 16:12 minuto- sobre el TPP en la votación de la cámara de Diputados).

El documento del TPP -acordado hoy en Atlanta- está en plena redacción y recién podrá conocerse parte de sus alcances en los meses que vienen como anunció Obama. Hasta ahora sus implicancias generales aún son desconocidas y, a juzgar por el comportamiento que ha tenido el propio Congreso chileno hasta ahora, queda en duda que este se pueda discutir pormenorizadamente y en particular sus efectos, es por ello que varios analistas que han seguido de cerca las negociaciones del TPP ya hablan de una perdida de soberanía, riesgos a la libertad de internet y un encarecimiento de los medicamentos, en donde los beneficios no serán para las naciones firmantes sino para las empresas transnacionales quen han operado y buscado este acuerdo con el objetivo de aumentar sus ganancia generando un area de exclusividad en un mundo globalizado en donde actualmente las grandes potencias se disputan palmo a palmo los mercados.