Home » Noticias » Entre gallos y medianoche: Así fue el sigiloso final del mayor genocida de la historia de Chile, Manuel Contreras

Entre gallos y medianoche: Así fue el sigiloso final del mayor genocida de la historia de Chile, Manuel Contreras

Manuel “Mamo” Contreras, falleció este viernes 7 de agosto a las 22:20 horas según informó un vocero del Hospital Militar en un escueto comunicado sin ampliar más información amparándose en la Ley 19.628 sobre “Protección de la vida privada” citada en articulo 12 de la Ley N° 20.584, que regula los derechos y deberes que tienen las personas en relación con acciones vinculadas con su salud. (ver comunicado)

Tras la confirmación de la muerte del ex Director de a DINA, cientos de personas llegaron hasta las afueras del Hospital Militar con Champaña, banderas a celebrar y, de paso, funar y recordar los crimines ordenados por el ex jefe de la policía política de Pinochet; La DINA.

El sigiloso operativo tras la muerte de Manuel Contreras

Al interior del Hospital había nerviosismo, el piso donde se encontraba Manuel Contreras fue desalojado sacando a todo personal que no fueras estrictamente necesario. En el lugar ya se encontraban miembros de la familia de Contreras al que al pasar las horas se fueron sumando otros. Un oficial del Hospital coordinó con la familia las acciones.

Mientras a las afueras seguía llegando más y más personas a las que se sumaron los medios de comunicación que llegaron en masa hasta el lugar. El frontis del Hospital fue literalmente empapelado por carteles, rostros de Detenidos Desaparecidos (DD.DD) y frases en las que se realzaba su rol de asesino y genocida.

La decisión de las autoridades del Hospital y familiares de Contreras fue esperar que bajara la tensión en las afueras del Hospital para retirar el cuerpo y realizar los servicios funerarios. Según confirma una fuente, el gobierno se comunicó con el Hospital para obtener información de cuales serían las acciones siguiente tras la muerte de Contreras recibiendo solo una respuesta breve; la familia ha decidido hacer un servicio privado, nada más.

A eso de las 01:30 ya comenzaba a retirarse gente del frontis del Hospital y también se retiraban varios de los medios que habían llegado hasta ese lugar y que poco y nada obtuvieron en cuanto a información producto del hermetismo de la dirección del Hospital por lo que tuvieron que conformarse con lo que ocurría en las afueras y que a esa hora era muy poco. Ya retirándose la mayoría de las personas en el frontis a eso de las 02:00 horas llegó una carroza fúnebre que hizo ingreso al interior del Hospital. En ese momento el reportero gráfico Andrés Bravo (AFI Santiago) alcanzó a sacar su cámara -la que ya había guardado- y disparó para registrar la llegada de la carroza, uno de los pocos registro que dejó constancia de los preparativos tras la muerte del “Mamo”.

Carroza - Contreras - Andres Bravo - AFI

Carroza Fúnebre que retiró el cuerpo de Manuel Contreras. Fotografía de Andrés Bravo – AFI Santiago.

El cuerpo de Contreras fue limpiado por personal del Hospital y su familia entregó el uniforme azul -atuendo de gala del ejército- que este llevaría en su funeral, éste le fue puesto y luego fue entregado para que personal de la funeraria, acompañado de efectivos militares, subieran el cuerpo hasta un féretro de la funeraria. La carroza se retiró por una salida lateral del Hospital a eso de las 04:00 horas.

La carroza llegó hasta el cementerio católico ubicado en la comuna de Recoleta, hasta donde llegó familiares cercanos, amigos de la familia y militares (dos a lo menos en representación del ejército).

En una pequeña y privada ceremonia religiosa se dio la despedida a Manuel Contreras, servicio que no duró más de media hora.
Luego el cuerpo de Contreras habría sido llevado hasta el crematorio del cementerio en dónde finalmente este fue cremado a eso de las 07:00 horas, según confirmó un encargado del Cementerio a los medios. Las cenizas habrían sido entregadas en una ánfora a la familia.

De este modo y en absoluto sigilo, sin honores, marchas, ni actos ni loas, se despedía el mayor genocida de la historia del país, el mismo que defendió hasta el último día “sus acciones de guerra”, quien jamás pidió disculpas, menos perdón, a las miles de familia que padecieron los horrores de la carnicería que fue la Dictadura y que tuvo a Manuel Contreras a uno de sus máximos representantes, quien en su arrogancia y frialdad, operó dentro y fuera de Chile.
Contreras cayó en desgracia durante las negociaciones de Pinochet con la Concertación en los primeros años de la transición a la democracia, esto en medio de la investigación que caía sobre la familia Pinochet, particularmente contra el hijo de este. Así Contreras terminó siendo traicionado -como lo repitió tantas veces- por el propio Pinochet del que fuera, durante el esplendor del horror, su mano derecha. Fue a mediados de los años 90′ en donde se iniciaron las causas judiciales y una serie de condenas de parte de la Justicia (59) que terminaron por convertirlo en el interno con más años de condenas a su haber, un total de 529 años de las que aún faltan sumar muchas causas aún no finalizadas.

Revisa: Murió Manuel “Mamo” Contreras. Revisa: El prontuario del director de la policía política de Pinochet

Manuel “Mamo” Contreras no pidió perdón y se fue con información vital para cientos de causas y miles de familiares que aún busca Verdad y Justicia.

Revisa imágenes en las afueras del Hospital Militar tras la muerte de Manuel Contreras. Fotografías de Andrés Bravo