Home » Analisis » Erdogan tras Golpe Militar en Turquía: “Fue un regalo de Dios para limpiar el ejército”. La tesis del Auto Golpe

Erdogan tras Golpe Militar en Turquía: “Fue un regalo de Dios para limpiar el ejército”. La tesis del Auto Golpe

E

l primer ministro de Turquía, el islamista Benali Yildirim, ha señalado este sábado que el gobierno ya tiene el control del país. De este modo daba por fracasado el intento de Golpe militar que se desarrolló durante la noche del viernes. Con esta declaración y las imágenes de militares golpistas saliendo de sus tanques y entregándose con las manos en alto en el puente del Bósforo esta mañana, se daba por terminado y fracasado el alzamiento militar.

Hasta ahora se ha confirmado que 161 personas resultaron fallecidas y 2839 militares resultaron detenidos tras el alzamiento militar.

Son los resultados de un levantamiento militar que hasta ahora deja preguntas sin contestar, en un país que resulta estratégico en todo sentido tanto para Europa, EEUU y Rusia. El gigante euroasiático y con una trascendencia geopolítica incuestionable, es el segundo mayor ejército de la OTAN, el octavo mas poderoso del mundo y cumple un rol gravitante en la actual lucha contra ISIS (Daesh) y la estabilidad de la región. Además para Europa, Turquía supone la puerta de entrada para la oleada de refugiados que llegan al viejo continente, hecho que el propio presidente Erdogan asume bastante bien y que le ha servido para negociar -en condiciones ventajosas- con la Unión Europea (UE) exclusivos tratados comerciales poniendo en la mesa -a modo de chantaje- a los millones de refugiados comprometiéndose a “mantener la oleada de refugiados a Europa a raya“, como lo señaló sin tapujos en una conferencia hace pocos meses atrás el propio Erdogan.

Es quizás esta relevancia la que hizo a los líderes mundiales tomarse su tiempo y evaluar bien el escenario para rechazar -categóricamente- el alzamiento militar, asumiendo el realismo político para ver como se desencadenaban los hechos. Por ello el secretario de la ONU, Ban Ki-Moon, señalaba en las primeras horas, que esperaban tener mayores antecedentes para fijar una posición. A eso se sumaba el secretario de Estado de EEUU, John Kerry quien señalaba en las primeras horas del alzamiento lo siguiente: “tenemos noticias de Turquía, estamos evaluando la situación para poder ver que posición tomar, pero esperamos retorne pronto la paz que todos queremos“, pero en en el lapus de horas, la posición generalizada comenzó a cambiar y a establecerse.

Así, cuando pasaban las horas y el Golpe parecía diluirse, los distintos líderes mundiales comenzaron en cadena a emitir comunicados oficiales rechazando el alzamiento y apelando a “respetar la democracia de las urnas“. Así, el presidente de EEUU, Barak Obama, rechazaba el Golpe militar, luego se sucedieron comunicados en la misma línea de diversos líderes mundiales. Y es que Erdogan no es precisamente un paladín de la democracia, hecho sabido, pero más vale animal político conocido que por conocer, pareció ser la máxima y los hechos mostraban que el alzamiento militar no había logrado controlar el país.

Y ciertamente el Golpe Militar fracasó, sin embargo una serie de dudas quedan aún sin contestar y también, varios hechos llamativos merecen ahora un análisis más profundo. Entre estas preguntas afloran las siguientes: ¿Quienes son los autores del alzamiento? Cuestión que aún no está para nada clara. ¿Cual es el escenario que se abre ahora? ¿Ganó realmente la democracia en Turquía? ¿Por qué los lideres mundiales demoraron tanto en asumir su apoyo a Erdogan?

El alzamiento militar 

Una vez confirmado el alzamiento militar, con tropas de tanques desplegadas en Ankara y Estambul, controlando puentes (como el del Bósforo), el Aeropuerto de Atatürk y sobrevolando la ciudad con aviones F 16 y helicópteros, sumado a la ocupación de televisoras, en donde, en una de ellas (la cadena nacional TRT ) un grupo de militares golpistas obligaron a la conductora a leer un comunicado al aire en el que se auto definían (los golpistas) como un “consejo de paz”, acusando al presidente Erdogan de ser un “traidor” y que había convertido al país en una autocracia, decretaban el estado de excepción. De paso, se presentaban como un movimiento laico. Así, el Golpe militar era ya un hecho.

Llamativo fue sin duda lo errático de las maniobras militares, la visible falta de conducción y de un mando claro, que se ven graficada en la ocupación de medios de comunicación que luego fueron dejados sin más y que luego se volvían a tomar. Frente a una clara descoordinación y, más allá de demostrar fuerza por tierra y aire, el alzamiento demostró -en apariencia- no tener objetivos claros y que fue, tras el llamado de Erdogan a “defender la democracia en las calles”, desbaratado por policías y civiles en las calles. Civiles que salieron, la mayoría -y como dato no menor- desde mezquitas ante el llamado de Erdogan, la mayoría hombres, pocas mujeres se vieron en esa salida a defender “la democracia”. De este modo se podían registrar imágenes de civiles desarmados que subían a los tanques y arrebataban las armas de los soldados sublevados. Sin embargo un hecho concreto fue el ataque (y bombardeo con tanques) del Parlamento, lugar que ha sido complejo para elpropio Erdogan que quiere acelerar las reformas para acentuar su régimen presidencial no sin la oposición de sectores dentro del parlamento, particularmente sectores seculares.

Mientras, el primer ministro Benali Yildirim llamaba a la calma a la población y señalaba que el alzamiento era una acción ilegal y de un sector reducido del ejército. Por su parte, el Presidente de Turquía Recep Tayyip Erdogan, aún no aparecía, esto porque se encontraba de vacaciones con su familia en el Balneario de Marmaris (al este de Turquía) y solo se confirmaba -por fuentes oficiales-  que estaba en un lugar seguro.

La ironía digital de Erdogan

La confusión reinaba tanto en Turquía como en el mundo. Se desconocía el motivo real de los golpistas y también quienes lideraban este alzamiento, pero aún más, se especulaba sobre el paradero del presidente Erdogan y si este se encontraba a salvo o bien, pues a esa hora la cadena MNBC citando a fuentes oficiales de EEUU, señalaba que Erdogan estaba pidiendo asilo en Alemania, el que según la misma cadena le había sido finalmente negado.

Pero, y en medio de la confusión, Erdogan apareció finalmente dando una entrevista a través de una video llamada por la plataforma”Face Time” (de Apple) en vivo con la cadena CNN de Turquía, señalando que estaba en un lugar seguro y llamando a los turcos a salir a las calles para oponerse y resistir al Golpe de Estado. En la misma entrevista, Erdogan apuntó su acusación en contra del clérigo Fatullah Gülen de ser el responsable del Golpe. Gülan fue un ex aliado de Erdogan pero hoy se ha convertido en actual enemigo político de este. Así, Erdogan señalaba en medio de la entrevista que “nadie gobernaría Turquía desde Pensilvania”, lugar en EEUU donde precisamente está radicado el clérigo y líder del Movimiento Gulenista desde hace años.

Erdogan face time

De este modo, el mismo presidente que se hizo mundialmente famoso por prohibir las redes sociales (Facebook, Twitter, Youtube) y bloquear internet durante la revuelta social del 2013 y que tuvo por escenario la Plaza Taksim en donde se acusaba al régimen represivo de Erdogan y su cuestionable política y clara violaciones a los DDHH, hoy ocupaba esas mismas plataformas digitales e internet para “salvar su gobierno”. Y es que Erdogan no solo ocupó la video llamada del servicio de Facebook, también se mantuvo constantemente tuiteando y llamando al pueblo turco a salir a las calles para “defender la democracia”. Una ironía monumental que no pocos dejaron pasar, de un mandatario que incluso ha ordenado cerrar medios de comunicación y que ha sido denunciado por diversos organismos internacionales por ser un “enemigo de la democracia, los DDHH y la libertad de expresión”.

Se descartan los principales sospechosos del Golpe

Las dudas sobre los supuestos autores del levantamiento militar se hicieron patente durante el alzamiento militar. Las miradas se fijaron en dos sectores con influencia en el aparato estatal y con algún grado de maniobrabilidad para accionar un alzamiento de estas características: El movimiento Gulenistas (al que acusó Erdogan) y Kemalistas, pero también, por el historial de Erdogan, no se descartaba en el análisis,una tercera tesis: El auto golpe.

Y las dudas siguen, pues más allá de la acusación que hiciera (antes y despues del Golpe) por parte del Presidente Erdogan, en contra de Gülen, los hechos demostraban el poco asidero de la acusación.

Fue el propio clérigo islamita Fathullah Gülen, líder del Movimiento Hizmet (Movimiento Gulenistas) quien emitía un duro comunicado desde su residencia en EEUU, a poco de iniciarse el alzamiento, rechazando categóricamente el Golpe Militar, posición que luego insistió -en diferentes medios- tras la directa acusación que hiciera Erdogan en su contra horas después cuando retornó a Turquía a retomar su presidencia.

Por su parte, también en medio del alzamiento militar, los Kemalistas (otro movimiento sospechoso de liderar el alzamiento) en voz del líder del Partido Popular Republicano (CHP), Kemal Kiliçdaroglu, rechazó en duros términos el Golpe Militar en las primeras horas de su desarrollo.

Una pregunta rondó entonces en el análisis en medio de la cobertura mediática: ¿Sí Gülen estaba tras el Golpe, por qué no llamó a sus partidarios a apoyarlo en las calles? A pesar de la purga sufrida en estos años en el aparato del Estado a manos de Erdogan, el movimiento islamita de Gulenista aún tiene fuerza y no poca en Turquía, sin embargo no se sumaron al alzamiento militar.

Similar cosa pasó con los Kemalistas, los otros sospechosos, con presencia fuerte en el parlamento y en la vida política turca, sin embargo no se sumaron al alzamiento ni lo apoyaron, por el contrario, lo rechazaron desde el comienzo.

Incluso, en medio de la confusión y cruce de información que reinaba, se sumó -en algunos medios de comunicación- la improbable tesis de que un civil de origen Kurdo estaba liderando el alzamiento militar, tesis sin mayor sustento y que rápidamente se descartó.

Así, los “principales sospechosos” del Golpe lo rechazaban desde su inicio. ¿Quienes entonces planificaron y lideraron el golpe? ¿Pudo ser un alzamiento promovido desde fuera?

Erdogan: “El Golpe es un regalo de Dios (Alá) para así limpiar el ejército”

Tras su retorno triunfal a Turquía, después de un confuso periplo a bordo de su avión presidencial que habría sobrevolado Europa, una estadía en Teherán, Irán, para finalmente aterrizar en Estambul, Erdogan llegaba victorioso en medio de una multitud para dirigirse a dar una conferencia de prensa.

Allí, un visiblemente alegre Erdogan señalaba: “Este levantamiento, este movimiento, es un gran regalo de Dios (Alá) para nosotros. Porque el Ejército será limpiado”, de paso anunciaba que los Golpistas pagarían caro su traición, por querer tumbar a un gobierno “que llegó al poder con el voto del pueblo”. Así el cuestionado Erdogan, se erigía como un presidente democrático que, tras un golpe militar, hacía prevalecer la “democracia en Turquía”.

Triunfante, Erdogan ha anunciado la destitución inmediata de 5 generales y 29 coroneles a lo que se suma la orden de arresto contra 140 jueces del Tribunal Supremo (Yargitay), 2.745 jueces destituidos y un descabezamiento en diversas instituciones que sigue en curso.

De este modo en Turquía, sectores contrario a Erdogan, ya hablan de un Auto Golpe, refiriéndose a lo ocurrido ayer viernes como “un burdo teatro”. Como sea, el gran ganador de lo ocurrido sin duda ha sido Erdogan y los efectos de estos no demoran en develarse.

Organismos internacionales de DDHH ya advierten sobre las posibles consecuencias que traerá este nuevo escenario en Turquía teniendo como precedente el historial de Erdogan, proyectando de este modo una profundización de la autocracia (validada en la urna) para reforzar de paso su régimen presidencialista (en reforma) que ha sido resistido por un sector no menor en el parlamento turco. Esto genera una especial preocupación sobre lo que ocurrirá con movimientos sociales, laicos seculares, medios de comunicación independientes así como también en contra del pueblo Kurdo y organizaciones de izquierda, entre otros sectores, que hoy están en alerta tras el regalo que Dios (Alá) le hiciera al hasta ayer, cuestionado y poco democrático presidente Erdogan y sus seguidores.

Editorial y equipo internacional RVF.