Home » Noticias » Ernesto “Che” Guevara: En su 88 aniversario rescatamos “la pedagogía del ejemplo”

Ernesto “Che” Guevara: En su 88 aniversario rescatamos “la pedagogía del ejemplo”

“La revolución es algo que se lleva en el alma, no en la boca para vivir de ella”. El Che.-

Un 14 de Junio o bien de Mayo, instalada está la polémica hasta hoy tras la confesión que hiciera su madre, Celia de la Serna, a la periodista  Julia Constenla, en donde esta confiesa que la fecha de nacimiento de Ernesto es el 14 de mayo de 1928 y, que debido al traslado y una inscripción tardía, quedaría junio como el mes de nacimiento de Ernesto y de la celebración de cumpleaños familiar del mismo. Pero en los registros, y como celebración oficial en el mundo, permanece que el 14 de junio de 1928 nacía en Rosario, Argentina, Ernesto Guevara de la Serna, quien sería conocido en la historia de la lucha de los pueblos como “El Che”. Mismo 1928, año de la publicación de los “7 ensayos de la interpretación de la realidad peruana” obra magistral de Mariátegui, esa que exhortaba a las nuevas generaciones a no ser “ni calco ni copia”.  Ernesto, hijo de su tiempo, se sintió siempre convocado por este llamado.

Su imagen es una de las más reconocidas en el mundo entero, símbolo de rebeldía, de lucha anti imperialista en todos los continentes aunque, como tiende a ocurrir en este sistema – mundo capitalista – también se le ha erigido como fetiche, ese que también se vende en las grandes tiendas, en vitrinas en donde los pobres no tienen acceso y que en la verborrea de actores políticos que poco o nada tienen que ver en sus acciones con los idearas que encarnara el rosarino.

Con el “Che” se da esa paradoja de ser un icono global e imagen de muchas luchas pero a la vez, uno de los teóricos revolucionarios -porque lo fue- menos profundizados y atendido. Su trabajo intelectual estuvo cruzado por su apego a la filosofía de la praxis (teorizar desde el que hacer, hacer para terorizar) con obsesividad intentó siempre sistematizar la experiencia revolucionaria cubana y, en base a esto, generar una nueva praxis siempre sometida a la revisión de la realidad. Así sistematizó la propia Revolución Cubana de la cual fue participe y figura relevante. Paulo Freire decía del Che “La pedagogía del ejemplo” puesta en escena.

Su personalidad lo hizo siempre sensible a la injusticia, viniera de donde viniera, y su espíritu aventurero a recorrer la realidad, los caminos, dolores y sueños de una clase que se levantaba en todo el mundo con diferentes rostros.

Tras su experiencia en Guatemala, en donde fue testigo de como los EEUU daba un golpe a Jocobo Arbenz por las reformas que llevaba este adelante, lo hace cuestionarse los aportes y métodos que uno puede hacer como persona natural a un proceso de cambio radical. Fue en México en donde se une a los expedicionarios del Granma, cubanos que habían jurado sacar al dictador Batista.

El Che no solo integró ese grupo sino que fue uno de sus comandantes, aún siendo extranjero, dando paso a ese internacionalismo que se fue profundizando en los años venideros de la revolución cubana tras su triunfo el 1 de enero de 1959. Su trabajo durante esos años fueron de gran notoriedad dando siempre el ejemplo de las decisiones que se iban tomando. Pero no solo se quedó en Cuba, pudiendo hacer gala de un puesto hasta el fin de sus días, sino que entendió que mientras haya un pueblo que luche contra el capitalismo y el imperialismo la tarea nunca estará acabada y es deber como revolucionario e internacionalista entregar la voluntad a esta.

Sus aportes a las tesis revolucionarias también, tanto en lo práctico (Guerra de Guerrillas) como a lo Teórico (Apuntes críticos a la Economía Política) Sus tesis se pueden resumir en:

1.- No siempre se debe esperar pasivamente a las condiciones objetivas, estas pueden generarse, ahora siempre y cuando se lea siempre la realidad y sus cambios.

2.- Los revolucionarios no solo deben teorizar, deben practicar lo que teorizan. Filosofía de la Praxis. Principio de lo que es una concepción Político-Militar (idea y acción) propio de un cuadro.

3.- Una revolución es una lucha de un pueblo y se debe utilizar todas las herramientas y métodos a su alcance. El foco guerrillero es un principio, pero debe ser siempre una guerra de conjunto.

4.- No se puede hacer una revolución sin cambiar las subjetividades, es decir, sin cambiar también las categorías que ocupamos y principios en los que basamos nuestra construcción de sociedad.

4.- El ejemplo es el discurso de un revolucionario, no son sus palabras sino sus actos los que se impregnan en el pueblo.

En este aniversario 88 del heroico guerrillero, del Che, es que compilamos parte de su legado y entregamos a continuación gran parte de su obra teórica para ser usada como brújula o bien negada por la acción, herramienta sin dogmas, como siempre él dijo, para que sea un aporte a la lucha por liberarnos de la opresión.

Algunos textos, discursos y obra digitalizada del Che.