Home » Movimientos territoriales » Este 30 de octubre la población “La Victoria” cumple 60 años

Este 30 de octubre la población “La Victoria” cumple 60 años

mural_la_Victoria

 

Este 30 de octubre la Población la Victoria cumple 60 años, una de las poblaciones más emblemáticas de la ciudad de Santiago de Chile, y por lo mismo también es la conmemoración de la primera gran toma organizada en la historia del continente. Y es que la toma de La Victoria es un hecho no solamente significativo para las miles de familias que con decisión y coraje avanzaron en la madrugada del 30 de octubre hacia el sector de Chacra La Fería (ubicada hoy en Pedro Aguirre Cerda) para lograr así tener un terreno para su vivienda definitiva, sino también fue un gesto significativo para la conformación y crecimiento de un movimiento de pobladores que por sus propias manos buscaron tener un techo y un mejor vivir.

Una historia de organización y lucha: La Toma

Tal como relata Rafael Sánchez en su documental “Las Callampas” de 1958, La Victoria tiene su origen en la migración y necesidad de organizarse de las poblaciones callampas (10 en total) que estaban ubicadas en la ribera del Zanjón de la Aguada. Poblaciones que se les negó sistemáticamente la ayuda desde el Estado y que además, tuvieron que soportar dos feroces incendios que generó un enorme malestar en los pobladores.

Pero lejos de verse abatidos luego del primero de estos incendios, los pobladores crearon el Comando de Danmificados del Zanjón, que tuvo como fin principal buscar una solución definitiva de vivienda. El segundo de los incendios fue la voz de llamado a que había que tomar una decisión radical para buscar una mejor vida y un lugar que les dé estabilidad, de ahí que deciden más de mil familias que el 30 de octubre, en la noche y madrugada, marchar hacia el sector de Chacra La Feria (Hoy Avenida Clotario Blest), e instalarse para gestionar con sus propias manos una vivienda definitiva.

Se destaca la enorme organización y autogestión desde un principio. Los espacios para las viviendas se contemplaron desde un inicio pensando en un espacio definitivo para vivir. No se buscaba replicar el modelo de las poblaciones del Zanjón, sino por el contrario, se contruyeron viviendas ligeras pero siempre contemplando que con el esfuerzo y organización de la población en su conjunto, estas terminarían siendo reemplazadas por viviendas definitivas, como se puede contemplar hoy.

La organización y la solidaridad fueron los dos pilares fundamentales para convertir a la Población La Victoria en lo que conocemos hoy. Fue el Comité Central de Pobladores un elemento fundamental en esta organización y que permitió aunar y coordinar los esfuerzos. También, todos los servicios públicos y espacios comunes fueron realizados y gestionados por los vecinos que en un esfuerzo común lograron hacer de la población un lugar mejor. El ejemplo máximo de ello fue la escuela, construida entre todos y en donde todos aportaron con ladrillos para su construcción.

1193791431_f

La Victoria, un bastión de la resistencia contra la Dictadura

 

La Victoria fue también en los 70’s y 80’s un ejemplo de resistencia contra la Dictadura Cívico-Militar, donde mostró una vez más que con organización y conciencia se podía hacer frente al régimen represivo. Fueron las poblaciones (y entre ellas La Victoria) donde fue más presente e intensa la resistencia contra el régimen dictatorial. La Victoria en dicho periodo fue un ejemplo de lucha, y nuevamente la organización y la solidaridad jugaron un rol fundamental en este aspecto. Recordamos también en este aspecto a André Jarlan, sacerdote comprometido con la población y su lucha contra la Dictadura, y asesinado por un disparo perdido por parte de las fuerzas represivas, el 4 de septiembre del 1984, en una manifestación de conmemoración del triunfo electoral de Salvador Allende realizado en la población. Dos balas percutadas por carabineros entraron a la habitación de André Jarlan, quitándole la vida.

Pero lejos de ser ese trágico acontecimiento un freno para la organización y resistencia en La Victoria, fue un aliciente para aumentar la lucha contra el régimen autoritario, y fue así que la resistencia se fue estructurando más y tomando mayor consistencia. Rol destacado tuvieron en dicha población el Comando Poblacional, la Agrupación de Mujeres de La Victoria y el Frente Patriótico Manuel Rodríguez.

De los últimos -el FPMR- nos ha quedado en la memoria la célebre recuperación del camión de pollos el año 1896, pero que es simplemente una muestra de las acciones adoptadas por la resistencia para combatir, y parte de las tantas recuperaciones populares realizadas en dicha época, la cual la mayoría no pudo ser registradas por las cámaras.

Pero el mayor rol protagónico la tuvieron las bases, los mismos pobladores organizados y dispuestos que siempre hicieron lo posible para hacer de La Victoria un espacio de resistencia en donde no puedan ingresar las fuerzas represivas. De ese modo La Victoria se conviertió en uno de los bastiones en donde la resistencia fue activa y constante en contra del régimen dictatorial y las fuerzas policiales y militares, y aun se guarda el recuerdo de esa gloriosa y constante lucha.

Fue la primera de innumerables tomas y triunfos de los pobladores

 

La Victoria fue sin duda un gesto señero que enseñó a los pobladores de Chile y el continente que mediante la organización y la acción directa (la tomas de terrenos) se podía lograr entre todos una vida mejor. Fue así que luego y en los años siguientes muchas tomas y ocupaciones le siguieron a La Victoria, muchas poblaciones nacieron y surgieron de su ejemplo, y al mismo tiempo el movimiento de pobladores se fue organizando y tomando fuerza.

Hoy, a los 60 años de la toma y ocupación de La Victoria, es mucho lo que tenemos que aprender de ella. En primer lugar el valor de la solidaridad y organización: ambas -y como demuestra la historia de la población- mucho más importantes que cualquier ayuda que venga de afuera. La solidaridad permite que todo esfuerzo sea común y en pos del bienestar de todos, como así mismo la organización permite ser autónomos e independientes, y lograr los objetivos que se propone y propuso la población.

Hoy saludamos a la Población La Victoria y a todos y todas quienes entregaron y siguen entregando su esfuerzo y dedicación para que en solidaridad y organización, lograr acceder a una vivienda definitiva y tener un vivir más digno. Es esa solidaridad y organización la que tenemos que recuperar y emular para construir un mejor mañana.

VS4cf66416de706_01122010_1204pm

Clotario Blest en la Población La Victoria en el funeral de Padre André Jarlan, 1984