Home » Internacional » Expulsan al Estado Islámico (ISIS) de Kobane: Un verdadero triunfo de la izquierda en la hazaña del pueblo Kurdo

Expulsan al Estado Islámico (ISIS) de Kobane: Un verdadero triunfo de la izquierda en la hazaña del pueblo Kurdo

Kurds-celebrate-liberation-620x264

El pueblo kurdo celebrando el triunfo en la frontera (Vía: Kurdish Daily News)

La gran hazaña del pueblo kurdo, un ejemplo de resistencia y decisión

 

Hasta hace poco, ninguna fuerza, incluso los Estados Unidos y su gran potencial bélico y tecnológico, había podido hacerle frente al Estado Islámico, que hace meses atrás comenzó una escalada que los tenía controlando parte de Siria e Irak. Y sólo el pueblo kurdo movilizado en las Unidades de Protección del Pueblo (YPG, brazo armado del Partido de los Trabajadores Kurdo, o PKK) y las Unidades de Protección de Mujeres (YPJ, también del PKK), han podido realizar la labor encomiable para detener el avance del Estado Islámico (ISIS) al punto de hacerlo retroceder.

Se trata del pueblo kurdo organizado en milicias, tanto de hombres como de mujeres, que luchan activamente y con convencimiento en contra de la opresión del Estado Islámico, y por liberación nacional de su pueblo (Kurdistán), oprimido y disgregado entre los estados-naciones de Siria, Irak y Turquía.

La batalla de Kobane, una historia mal contada por los medios

 

Hay una razón lógica por la cual los medios de comunicación hegemónicos no le dan el verdadero protagonismo al YPG y al YPJ en la batalla librada contra el Estado Islámico, y es que ninguno de estos medios quiere reconocer abiertamente que la verdadera lucha ha sido librada por milicias pertenecientes a la izquierda radical, a las fuerzas socialistas.

En vez de ello, dichos medios han preferido centrarse en los ataques aéreos realizados por Estados Unidos y a que esta misma potencia militar ha sido la que ha suplido de armas al pueblo kurdo. Información que por un lado es accesoria, puesto que los grandes logros en Kobane (ciudad ubicada en el nordeste de Siria, y que ha sido uno de los principales bastiones del ISIS) han sido gracias al enfrentamiento terrestre y no aéreo, además que la provisión de armas de Estados Unidos ha caído numerosas veces por “error” en manos del Estado Islámico y no de las milicias kurdas, “error” minimizado también por los medios de comunicación hegemónicos.

Es por ello que se ha dado una versión distorsionada de una de las más importantes batallas del último tiempo, y que acaba de concluir valerosamente del lado de las milicias kurdas que han logrado recientemente expulsar al ISIS y controlar la ciudad. Desde el 16 de septiembre del año pasado que las fuerzas del Estado Islámico arremetieron contra Kobane y otras aldeas kurdas, por lo que desde ese mismo momento se organizó la resistencia para la recuperación de los territorios pertenecientes al pueblo kurdo.

Desde entonces el YPG y el YPJ han luchado férreamente, y en minoría numérica y de armamento, contra las fuerzas del ISIS, pero logrando gracias al compromiso de los milicianos un lento pero constante avance, cercando a las fuerzas del Estado Islámico y controlando progresivamente la ciudad. Para el 1 de enero del 2015 la fuerzas kurdas ya habían logrado controlar el 70% de Kobane, y durante el transcurso de este mes, el YPG y el YPJ lograron sendos avances que hoy les da el control completo de la ciudad a las fuerzas kurdas.

La lucha de las mujeres kurdas en contra de la opresión

 

kobande-7den-70e-direnis9fbfeb26977e419064aaUno de los fenómenos que más sorprenden de esta lucha es la organización de milicias de mujeres que combaten férreamente a las tropas del Estado Islámico. Mujeres que desde una postura revolucionaria, rechazan también todo tipo de opresión de género, y sobre todo, la fuerte opresión que el Estado Islámico ejerce en contra de las mujeres. Por ello es que se han organizado y llevado a cabo una lucha ejemplar, en pos de sus derechos y los de su pueblo. Sin ellas, probablemente hubiese sido imposible la ofensiva en contra del Estado Islámico en Kobane, y por lo mismo ISIS seguiría avanzando y oprimiendo al pueblo kurdo, iraquí y sirio. Es la lucha contra el patriarcado expresado en el fundamentalismo islámico de ISIS que ha llevado a miles de mujeres a levantar las armas y llevar a cabo una guerra en conjunto con el YPG, en donde son protagonistas de igual a igual en la expulsión del Estado Islámico de Kobane

Lo que se viene

 

Hasta ahora el apoyo que han dado las grandes potencias del Primer Mundo al pueblo kurdo solo ha sido táctico, coyuntural. Ha sido en pos de un enemigo común, ISIS, que se ha aceptado por parte de estas potencias apoyar a milicias socialistas. Sin embargo, cuando el Estado Islámico deje de ser una amenaza, lo más probable es que Estados Unidos y las potencias europeas quiten su apoyo al PKK y le entreguen nuevamente el apoyo a Turquía, que a pesar de el inminente avance de ISIS ha mantenido la represión al pueblo kurdo.

Sin embargo, y con las fuerzas y experiencia acumulada, puede que sea demasiado tarde para Turquía y sus aliados de la OTAN ahogar el avance del PKK, que tiene como fin último una reivindicación de la liberación nacional: la creación del estado de Kurdistán. Un estado socialista, que además amenaza intereses económicos y políticos de la OTAN. Esto vendría explicar el tibio apoyo de los Estados Unidos, así como de los “errores” en la entrega de armas, como una forma de desgastar lo más posible a la facción kurda, manteniendo a la vez a raya al Estado Islámico. Pero todo esto ha quedado atrás con el triunfo de Kobane, en donde el PKK puede celebrar la victoria y plantear nuevos escenarios tendientes no solo a la erradicación total de ISIS, sino también a la de su liberación nacional.

Por esto, es que el triunfo de Kobane no es solo la derrota de una de una de las fuerzas más conservadoras de Oriente Medio, sino también el triunfo de una posición socialista que mediante la lucha ha sido capaz de reivindicar sus demandas. Se hace por lo mismo, más ejemplar que el triunfo electoral de Syriza en Grecia (donde se ha hecho un gabinete en conjunto con la ultraderecha nacionalista), y solo comparable con la lucha que los rebeldes ucranianos, también socialistas, están librando en Donetsk contra el fascismo del gobierno de Kiev, y donde también, sin recursos pero con compromiso de las milicias, avanzan lentamente hacia la victoria y la creación de un estado propio: la Nueva Rusia.

Mistenur-hill-Kobane