Home » Opinión » En en aniversario del natalicio de Karl Marx, recordamos su legado

En en aniversario del natalicio de Karl Marx, recordamos su legado

Difícil es poder imaginar el mundo, y menos el socialismo, de no haber existido una figura como la de Karl Marx, de quien debemos quizás el más certero y agudo análisis del sistema capitalista, análisis que con la necesidad de algunas correcciones menores (como el análisis del fascismo de la Teoría Crítica y el análisis del imperialismo de Vladimir Lenin y Ernesto Guevara), sigue siendo completamente vigente hasta el día de hoy.

Teórico y revolucionario, Marx no descansó nunca en dejar de proponer una lectura materialista de la dialéctica hegeliana, al mismo tiempo que veía que los trabajadores del mundo debían liberarse de sus cadenas. Logró integrar certeramente ambos mundos, y sus escritos se convirtieron en herramienta de análisis e interpretación para la lucha de los pueblos oprimidos por su liberación. De ese modo logró aplicar un método de análisis que, además de permitir interpretar la historia, también es capaz de dar con las contradicciones fundamentales de la sociedad capitalista actual, y las herramientas para su superación.

Desde Lenin hasta Martin Luther King en sus últimos días, las obras de Marx inspiraron a una pléyade de luchadores sociales, quienes vieron en sus letras, en sus textos, un sustento científico para leer la realidad y para modificarla:

Los filósofos se han limitado a interpretar el mundo de diversos modos, pero de lo que se trata es de transformarlo

K.Marx (1845), Undécima tesis sobre Feuerbach

 

La Primera Internacional

 

marx_3A tal punto fue su deseo de transformación de la realidad, que no solo se quedó en los escritos, fue un intelectual orgánico. Tuvo una labor fundamental en la formación de la Primera Internacional, primer espacio de unión de las fuerzas socialistas de distinto sino en pos de la abolición de la sociedad de clases. Organización que solo duro 10 años en unidad de las distintas alas del socialismo, luego que en La Haya, en 1872, fueran expulsados Bakunin y los sectores anarquistas de la organización. De aquella unión originaria, hoy solo queda el recuerdo.

Experiencia truncada desde ya por el fracaso de La Comuna de París un año antes de la disolución, y que desatarían las desavenencias entre anarquistas y marxistas que han sido repetidos en la historia: Marx v/s Bakunin, Lenin v/s Makhno, El Partido Socialista Unificado de Cataluña v/s la CNT.

Luego vendrían más internacionales y más desavenencias, ahora por la correcta interpretación del legado del mismo Marx. Desde la social-democracia y postura reformista de Bernstein hasta la Revolución Permantente de Trotsky, pasando por la lectura revolucionaria de Lenin, que se opuso férreamente contra la socialdemocracia imperante en su época. Todos estos declararon hacer la más correcta exégesis del filósofo germánico.

El Capital, su obra fundamental

 

Si hay algo que queda profundamente claro, es que más allá de las diferencias entre los distintos sectores del socialismo, hay prácticamente un reconocimiento universal de la validez y lucidez del análisis de Marx respecto al funcionamiento del capitalismo, y de la crítica que de dicho análisis se desprende. Desde la IWW (de raíces anarquistas), hasta las corrientes más dogmáticas y posmodernas del socialismo, reconocen que el análisis realizado por Carlos Marx en El Capital (1867-1894, terminado póstumamente por Federico Engels) es profundamente necesario para entender la explotación de los trabajadores, el modo de producción capitalista y sus contradicciones, la lucha de clases, la plusvalía, la mercancía y otros tantos conceptos que nos son de gran ayuda a los que queremos comprender la realidad para transformarla.

Hoy, como es el cumpleaños de Marx, queremos precisamente dejar para disposición del público esta gran obra, tantas veces comentada y tan pocas veces leída. Creemos que la lectura de los clásicos puede ser no solamente útil para enriquecer un análisis intelectual, sino principalmente para tener las herramientas necesarias para acabar con toda forma de explotación existente en este mundo.

Pues Marx era, ante todo y sobre todo, un revolucionario. La verdadera misión de su vida era cooperar de un modo o de otro al derrocamiento de la sociedad capitalista y de las instituciones del Estado creadas por ella, cooperar con la emancipación del proletariado moderno, a quien él por vez primera infundió la conciencia de su propia situación y de sus necesidades, la conciencia de las condiciones que informaban su liberación

F. Engels (1883), Discurso ante la tumba de Marx


 

Link de descarga “El Capital” completo: https://www.copy.com/s/yRXVxHsoWczlMWUT/El Capital