Home » Opinión » Feminismo Libertario: Un llamado a la auto – organización

Feminismo Libertario: Un llamado a la auto – organización

feminismo libertario

 

“la conciencia del ser feminista, contemplando e incluyendo desde la cotidianidad”

 

Por Francisca Fernández

 

Cuando hablamos del patriarcado en la sociedad, del sistema de dominación y opresión del varón sobre la mujer resulta casi inevitable analizar históricamente las formas en que la imposición del Estado, la iglesia y los medios de comunicación han moldeado la conducta de hombres y mujeres, naturalizando escenarios de desvalor, estableciendo la explotación del hombre por la mujer, reproduciendo el capitalismo. Estos moldes en la conducta social son absolutamente nocivos para la clase, retrasan crónicamente la lucha que reivindicamos, y es que resulta imposible pensar en una emancipación de nuestra clase cuando dentro de ella mantenemos patrones de dominación. Del mismo modo es necesario refundar las relaciones sociales sobre bases anti-patriarcales y horizontales, generando condiciones materiales mediante la revolución social y la acción directa como práctica con una finalidad de enfrentar la exasperada oposición de quienes hoy arrogan los privilegios.

Para disputar al actual sistema de dominación, para disputar nuestra lucha a la clase dominante necesitamos generar las condiciones materiales – y subjetivas – necesarias, y esto implica erradicar conductas patriarcales en nuestras relaciones sociales, debemos lograr la crítica y autocrítica de la organización, de la clase, superar las trabas y los dogmas, es necesario que mujeres y hombres nos volvamos personas íntegras en su totalidad y una primera etapa es reconocernos como semejantes sin importar el género.

Es necesario que quienes sostenemos estas aspiraciones, las y los feministas libertarias/os nos organicemos en todos los espacios en que nos desenvolvamos, en nuestra cotidianidad, en nuestras relaciones sociales para alcanzar esta finalidad, dotando a nuestros espacio de desenvolvimiento, incluidas nuestras organizaciones, de un carácter de herramientas de transformación social.

La abolición del patriarcado, la superación del actual sistema no es algo que llegará de forma espontánea, es algo que debemos trabajar constantemente en teoría y práctica, codo a codo, generando lazos, círculos de apoyo mutuo, instituyendo la conciencia del ser feminista, contemplando e incluyendo desde la cotidianidad a nuestra clase en pos de nuestra emancipación, trabajadores/as, pobladores/as, vecinas/os, familiares, amigas/os, a estas personas debemos llegar, convencer, seducir desde no solo el argumento, desde nuestras prácticas basadas en el respeto y la fraternidad. La conciencia adquirida en base a nuestras historias de vida nos pone en igualdad de condiciones, en igualdad de luchas, en una sola clase, dotemos de contenido antipatriarcal esta sed de libertad y autonomía, construyamos los unos con los otros, a la par y llegaremos a la sociedad libertaria que aspiramos, aquella que haga de nuestra actual plusvalía una historia a recordar.

La necesidad de organizarnos en base al feminismo libertario recae entonces en la necesidad de reconocernos como una clase oprimida, como actores sociales importantes, como dueñas/os de nuestras vidas, como personas que aspiramos un fin social idéntico que no será una lucha separada, sino una lucha a la par, una lucha afín construida en conjunto, sin explotación de ninguno/a sobre otro/a.