Home » Noticias » Gobierno planea crear un “DICOM” público de evasores del Transantiago para “castigar socialmente” a quienes evadan

Gobierno planea crear un “DICOM” público de evasores del Transantiago para “castigar socialmente” a quienes evadan

Este viernes 3 de junio, según constata el sitio web de La Tercera, dentro del plan de gobierno que se tiene para reducir los niveles de evasión de pasajes por parte de los usuarios del Transantiago, se contemplaría la creación de un registro de evasores del sistema, o sea, de todos aquellos que siendo fiscalizados no mostraron ni pudieron acreditar el pago de su pasaje.

Si bien se señala en el mismo medio, que el registro de evasores ya existe en el Registro Civil, lo que haría la iniciativa del gobierno es hacer la lista de conocimiento público. Al ser una lista de carácter público, podría ser consultado por eventuales empleadores y/o entidades financieras, afectando al sujeto que se encuentre dentro de la lista de forma negativa, del mismo modo que el registro de DICOM afecta de forma perjudicial a quienes se encuentran en ella.

Esto se trataría, de concretarse, de una forma de estigmatización del evasor, puesto que este ya no solamente tendría una penalización de carácter monetario, sino que además de esta (que puede ascender a mas de 60 mil pesos), lo que se pretende es dar un castigo de carácter social al deudor, indicando públicamente su falta, además de que por lo mismo permitiría la discriminación del evasor en la obtención de un empleo o de un crédito financiero, entre otras cosas.

Este registro público de evasores se plantea como una forma de disminuir la evasión y así aumentar lo ingresos del Transantiago, bajo el motivo de que disminuyendo la evasión se podría frenar las alzas de pasaje, siendo que el principal hecho es que el sistema del Transantiago, especialmente por sus contratos de licitación, no es sustentable y aquello ha obligado al Estado (y de forma indirecta todos los ciudadanos a través del pago de impuestos) a costear un sistema ineficiente que sin embargo asegura las tasas de ganancia a las empresas que manejan las distintas lineas de troncales y alimentadores.

Criminalización, estigmatización y represión: El caso de Carlos Muñoz

Cabe recalcar que la persecución a evasores del Transantiago se ha levantado como una bandera tanto por parte del estado como por las empresas que tienen las concesiones del sistema de transporte capitalino. Se han hecho campañas, se han aumentado progresivamente las multas a los evasores, se ha aumentado la dotación y el gasto de inspectores y fiscalizadores del sistema, así como las zonas pagas. Las fiscalizaciones de tarjetas Bip! se han puesto más estrictas y han sido numerosos los casos que la maquina de inspección indica que una Bip! no ha pasado por el validador cuando realmente lo ha hecho.

Así fue el caso de Carlos Muñoz, quien se subió junto a su pareja el 28 de mayo del 2015 a un bus del Transantiago, y al pasar fiscalización, resultó que la tarjeta indicó erróneamente que no había pasado por el validador, por lo que fueron bajados del bus, y abajo fueron ambos agredidos por dos agentes de Carabineros, para luego ser paseado por horas en un furgón de Fuerzas Especiales de Carabineros, sin jamás llevarlo a una comisaría.

Escuche la entrevista a Carlos Muñoz en el Matinal RVF:

Este proceso irregular, represivo y en extremo violento muestra hasta que punto una fiscalización, la cual además fue errónea, puede llevar incluso a amedrentar y maltratar a los usuarios del sistema de transporte público. Todo bajo el nombre de reducir la evasión y de una campaña ya asentada y difundida que busca condenar y estigmatizar a quienes por decisión política o por necesidad han dejado de pagar los pasajes de un sistema de transporte que muchos consideran  deficiente e inhumano.