Home » Noticias » Hasta un 1.000% de diferencia entre precios de Farmacia Popular de Recoleta y grandes cadenas

Hasta un 1.000% de diferencia entre precios de Farmacia Popular de Recoleta y grandes cadenas

El pasado 15 de octubre se dio por inaugurada la primera Farmacia Popular del país en la comuna de Recoleta. La iniciativa del municipio encabezado por el alcalde Daniel Jadue (PC) funciona en base a un sistema de subvención en el cuál se compran remedios en el extranjero o directamente en laboratorios nacionales ayudando a reducir los costos de manera drástica.

Tanto es así que, según consigna El Desconcierto, existen diferencias de hasta un 1000% en los precios de los medicamentos. Uno de los ejemplos más alarmantes es la caja de Acebrón, un anticoagulante antitrombótico que, mientras en Farmacias Ahumada se puede encontrar a $14.810, en la Farmacia Popular se puede conseguir a solo $1.280, existiendo una diferencia en los valores de un 1057%. Así lo constató el propio el Departamento de Desarrollo Social y Económico Local de la Municipalidad de Recoleta, lo que fue compartido por la Diputada Camila Vallejo (PC) a través de su cuenta de twitter.

Diferencias de precios entre la Farmacia Popular y Cadenas de Farmacias. Fuente: El Desconcierto

Diferencias de precios entre la Farmacia Popular y Cadenas de Farmacias. Fuente: El Desconcierto

Hasta el momento 130 municipios a nivel nacional se han manifestado a favor de la iniciativa y están evaluando replicar la idea de la Farmacia Popular. Esto tomando en cuenta que las familias más vulnerables del país gastan hasta un 30% de sus ingresos en medicamentos y que el 95% del negocio farmacéutico está en manos de Salcobrand, Fasa (Ahumada) y Farmacias Cruz Verde.

La farmacia que lleva por nombre Ricardo Silva, en memoria del estudiante de Química y Farmacia de la Universidad de Chile que fue asesinado en la conocida “Operación Albania” ocurrida el 15 y 16 de junio de 1987 en manos de la CNI, cuenta con la autorización del Instituto de Salud Pública (ISP) y funciona en el interior del municipio. Para poder acceder a ella se debe inscribir en la municipalidad y presentar la receta médica correspondiente. Hasta el momento solo podrán subscribir a este beneficio las personas que formen parte de la Cooperativa de Salud de la Comuna de Recoleta, sin embargo se espera poder extender el proyecto a toda la comunidad.

Mientras la mayoría de la población ha celebrado esta iniciativa sus detractores también han salido a la luz. Héctor Rojas, presidente de la Federación de Farmacias Independientes que agrupa a 1200 farmacias a lo largo del país, calificó de “aberración” la idea de las farmacias populares afirmando que son los laboratorios los que suben el precio de los medicamentos.

A esto se han sumado editoriales de grandes medios en contra de la iniciativa recién inaugurada en Recoleta y que ha despertado gran interés. Así el diario La Tercera en su editorial del día 22 de octubre criticó la iniciativa llamándola “efectista”, además cuestionó que la municipalidad esté incursionando en una actividad empresarial para lo que debería darse una reforma constitucional que tiene quórum calificado, (ver editorial).

A esto se sumó la Editorial de El Mercurio del día 26 de octubre donde se critica la iniciativa que, si bien es popular, dice, el municipio no cuenta con la expriencia, además agrega que la baja de precio que pueden ofrecer terminará subsidiada por el municipio generando perdidas a la comuna,  a lo que se agrega problemas legales -de la constitución- que implica la iniciativa, (ver editorial).

Si bien la iniciativa no resuelve el problema de fondo, en cuanto al acceso a medicamentos de la salud, lo que implicaría un cambio profundo en materia constitucional y cambios al sentido de propiedad privada en el mismo, a lo que se agraga un cambio de paradigma económico y social, la Farmacia Popular responde, en lo inmediato, a una demanda y necesidad que es concreta y real, es por esto mismo que muchos municipios han evaluado la idea de implementarla en sus respectivas comunas, es más, actualmente muchos municipios subsidian medicamentos de vecinos ocupando items del área social del gobierno local, por lo que el masificar las farmacias populares – municipales, pueden ser un paso. Además aún queda en el tintero -y memoria reciente- la colusión de las grandes cadenas de farmacias (3 que se reparten el 95% del mercado) y que terminaron, entre mucho ruido y declaraciones, pagando una insultante baja multa sancionada por el TDLC y sus ejecutivos (10) absueltos de los cargos en la justicia civil.

La colusión de las farmacias que quedó sin penas

Fue en junio de este año cuando el cuarto Tribunal Oral en lo Penal de Santiago, en fallo divido, absolvió a los 10 ejecutivos de las Farmacias Salcobrand, Cruz Verde y Fasa (Ahumada) imputados por el delito de “adulteración fraudulenta de precios” debido a que no se logró acreditar la adulteración de precios en los medicamentos. Estas tres cadenas se coludieron el año 2008 al subir el precio de cerca de 220 medicamentos en un 55% en promedio que, en algunos casos, llegó hasta un 144% de alza. Esto fue comprobado por la Fiscalía Nacional Económica y el Tribunal de Libre competencia los que aplicaron multas a las empresas.

Ahora, ¿por qué no se logró encarcelar a los culpables de este delito?. En el año 2003, durante el gobierno de Ricardo Lagos, la tipificación de “colusión” fue eliminada del Código Penal descartando la pena de cárcel efectiva para los delincuentes. El argumento de Lagos en ese momento fue que se privilegiaba la “delación”- ofreciendo condiciones para esto- ya que a juicio del ex mandatario la colusión de descubre por medio de denuncia más que por investigación. Es por esto que actualmente la “colusión” es una falta administrativa, no un delito penal.

Revisa: Tribunal Oral en lo Penal absolvió a los 10 ejecutivos involucrados en “Colusión de Farmacias”. Las razones aquí:

A pesar de esto, el Cuarto Juzgado Oral en lo Penal de Santiago abrió la ventana para revertir dicho polémico fallo accediendo a acoger el trámite de recurso de nulidad. Por su parte la Fiscalía afirmó que “Hay diversos errores que identificamos y que motivan la presentación de un recurso de este tipo” ya que “luego de analizar detenidamente el fallo, encontramos errores que motivan la presentación del recurso, la resolución interpreta de forma errada lo que puede entenderse como medio fraudulento y precio natural y, por otro, no valora adecuadamente una serie de medios probatorios”