Home » Movimientos territoriales » Ingrid Conejeros “se sigue manteniendo la injusticia judicial y el trato discriminatorio hacia el pueblo mapuche”.

Ingrid Conejeros “se sigue manteniendo la injusticia judicial y el trato discriminatorio hacia el pueblo mapuche”.

Durante la mañana de este lunes 4 de septiembre se llevó a cabo la décima jornada de audiencias en torno al juicio oral del denominado caso Luchsinger Mackay, que inició el pasado lunes 21 de agosto, programándose 52 días para su desarrollo. El caso cuenta con once acusados por el delito de incendio con resultado de muerte, bajo la ley antiterrorista y por los hechos ocurridos en 2013, en la comuna de Vilcún. En dicha jornada el tribunal recibió las declaraciones en calidad de testigos de Jorge Luchsinger, hijo del fallecido matrimonio, de su cónyuge María Francisca Palma y de Tomás Echeverry, dueño de la parcela vecina al lugar de los hechos.

Revisa: Testigo clave en reapertura del Caso Luchsinger – Mackay: “La PDI y los Fiscales me amenazaron y obligaron a mentir”

Jorge Luchsinger, según informó La Tercera, declaró por más de una hora, comenzando su testimonio con un relato sobre atentados sufridos por familiares y vecinos, previamente al incendio en cuestión. En relación a la machi Francisca Linconao, señaló que eran vecinos y que por años tuvieron una buena relación, agregando que “Es una sensación extraña que esté aquí”. Ratificando su versión dada en 2014, a raíz del juicio en contra de Celestino Córdova, declaró haber recibido una llamada de su madre, Vivian Mackay, quien lo alertaba sobre el ingreso de personas al predio, tras lo cual se habría dirigido a su camioneta rumbo a la casa de sus padres y recorrido durante horas por las inmediaciones de la casa, con la esperanza de encontrarlos con vida.

Indicó que fue “una llamada dramática, que no permití que fuera por mucho tiempo, porque uno automáticamente sabía lo que estaba pasando. Mi madre, por lo demás, dejó un testimonio con una llamada a Carabineros en el mismo tono. Yo me limité a llegar lo más pronto posible a ayudarlos. Esa noche estábamos buscándolos, pensando que estaban vivos. Estuvimos toda la noche en eso”.

Según informa Diario Universidad de Chile, el abogado defensor de Hernán Catrilaf, José Luis Correa, señaló que “No hubo mayor sorpresa en la información entregada en el tribunal. Lo relevante es volver a ratificar el tiempo que se demoró Jorge Luchsinger en llegar desde su casa al lugar de los hechos”, señaló.

Por su parte, Rodrigo Román, otro de los abogados defensores, indicó que “sin duda, lo que ha señalado Jorge Luchsinger es un testimonio estremecedor, toda vez que da cuenta de la muerte horrorosa de sus padres, que es un hecho cierto. Lo importante para el juicio es que él refiere no tener ningún conocimiento de la participación que podrían tener nuestros representados”.

Como a dato a destacar, durante la audiencia realizada el día 24 de agosto, el tribunal rechazó el peritaje presentado por la Fiscalía sobre el uso de una supuesta arma trasladada desde la región de Bío Bío a la Araucanía para concretar el hecho incendiario. Dicha prueba desestimada habría sido clave para que el Ministerio Público hubiera podido acreditar la existencia de delito.

Por otro lado y según decretó el tribunal el pasado 23 de agosto, se permitió en la audiencia de este lunes el ingreso a la sala de profesionales de la comunicación, pero con la prohibición de difundir y/o transmitir los testimonios íntegros de la jornada. La situación fue cuestionada por los familiares de los mapuche acusados y, a raíz de esto, la vocera de la machi Francisca Linconao, Ingrid Conejeros, manifestó que “contrariamente a lo ocurrido cuando la machi dio su declaración no se permitió grabar ni que los medios hicieran algún tipo de registro ni en forma parcial de sus dichos, por lo cual nuevamente se sigue manteniendo la injusticia judicial y el trato discriminatorio hacia el pueblo mapuche”. Respecto de las declaraciones de Jorge Luchsinger, comentó que nuevamente indicó que “al recorrer el predio no observó a nadie, ni en el camino se cruzó con algún vehículo, que sólo conocía a la machi porque sus familias se habían visitado en varias ocasiones y que no tenían problemas entre ellos”.

Revisa: Cuando el Poder Judicial discrimina: El caso de José Quintriqueo y el Caso Luchsinger – Mackay