Home » DDHH » Joaquín Lavín propone que guardias municipales de Las Condes utilicen gas pimienta y electroshock

Joaquín Lavín propone que guardias municipales de Las Condes utilicen gas pimienta y electroshock

El recientemente electo alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín (UDI), – quien asumió este 6 de diciembre en una ceremonia que contó con la presencia del dueño del Grupo Penta, Carlos Alberto Délano – ha anunciado a vecinos que le pondrá prioridad al combate a la delincuencia en la comuna, para lo cual se dotará a los guardias municipales de elementos de autodefensa, señalando que “probablemente partamos con gas pimienta“, y para lo cual también propuso disponer de electroshock, para combatir los robos “como asaltos a casas con moradores, robos violentos de vehículos y asaltos en la vía pública“.

A pesar de que la ley no permite que un organismo civil, como seguridad ciudadana, porte armas, pero sí elementos de autodefensa y detener personas, Lavín señala que “La idea es ir corriendo la frontera de lo que puedan hacer nuestros inspectores y guardias municipales”.

Además propuso también entregar premios a los guardias por las detenciones que hagan, además de implementar una aplicación móvil con un mapa en el que los vecinos señalen los puntos en que hay vehículos o personas “sospechosas”.

Cuestionado uso de armas eléctricas en el mundo

Un informe de Amnistía Internacional en 2012 daba cuenta de a lo menos 500 muertes por armas de electroshock empleadas por la Policía en Estados Unidos, entre 2001 y 2011, muertes que se han continuado hasta la fecha. El informe también señalaba que “Lo más inquietante sobre el uso por la policía de armas Taser es que la mayoría de las personas que posteriormente murieron no representaban una amenaza grave cuando la policía les sometió a las descargas”.

En lo que va del año 2016, según el registro de The Counted que lleva el diario The Guardian , 21 personas han muerto a manos de la policía en Estados Unidos por armas Taser, una de las armas eléctricas más utilizadas en el mundo.

Respecto a la consideración de sospecha de Carabineros sobre una persona, fue una de las indicaciones más cuestionadas de la Agenda Corta Antidelincuencia, donde se señalaba el carácter altamente discriminatorio y clasista de su contenido, puesto que quedó a criterio de las policías a quién se le hacía control de identidad y a quien no, tendiendo a que una persona fuera considerada sospechosa por el solo hecho de no parecer ser del lugar por el cual circula. Dicha sospecha podría recaer sobre trabajadores que provienen de sectores pobres  que circulan por las comunas del sector oriente.

Incluso esa misma Agenda Corta fue cuestionada por el impulsor de la denominada Ley Hinspeter por su carácter altamente represivo. En tanto que el control preventivo de identidad fue ampliamente cuestionado por Organismos como el INDH, Relatoría de la ONU, la Corte Suprema, organizaciones ciudadanas, hasta Paz Ciudadana, el CEP y una infinidad de penalistas, incluyendo decanos de derechos de varias Universidades.

La facultad de control de identidad se le extendió a los inspectores municipales, los cuales son regidos por los mismos protocolos que seguridad ciudadana.