Home » Noticias » Justicia rechazó demanda de víctimas de Karadima que buscaba responsabilidad por el encubrimiento del Arzobispado

Justicia rechazó demanda de víctimas de Karadima que buscaba responsabilidad por el encubrimiento del Arzobispado

El ministro de fuero de la Corte de Apelaciones de Santiago, Juan Manuel Muñoz Pardo, rechazó la demanda presentada por Juan Carlos Cruz Chellew, José Andrés Murillo y James Hamilton Sánchez, en contra del Arzobispado de Santiago por la supuesta responsabilidad en el encubrimiento de delitos de abuso sexual, cometidos por el sacerdote Fernando Karadima.

Revisa: Con un rosario en las manos y guardaespaldas llegó Karadima a declarar señalando que “tenía problemas de memoria”

En la resolución (causa rol 9209-2012), el ministro Muñoz rechazó en todas sus partes la acción judicial, tras establecer que la prueba rendida no permite formar convicción para acreditar la responsabilidad del Arzobispado de Santiago, como pretendían los demandantes.

Que en la valoración de la prueba rendida por la demandante, apreciada legalmente en conjunto con los descargos y argumentos de la demandada, no permiten formarse convicción acerca de la existencia de coerción, difamación y silenciamiento por parte del Arzobispado de Santiago, en desmedro y sufrimiento de los actores, por insuficiencia probatoria. No resulta posible, asimismo, configurar encubrimiento de los abusos sexuales de Karadima por parte del Arzobispado, ya que no hay prueba alguna a su respecto. La tardanza en dar tramitación progresiva a las denuncias de dos de los actores, ha sido explicada por el Arzobispo de ese entonces, e incluso ha pedido perdón por dicho atraso“, sostiene el fallo.

Revisa: Salen a la luz cartas del Cardenal Errázuriz aconsejando a Ossa y Karadima, en medio de casos de abuso sexual

De este modo, el Ministro Juan Manuel Muñoz, atendió los argumentos del Arzobispado de Santiago respecto a que no habría habido ocultamiento de los abusos y que el mal manejo de los casos se habría debido a “malos consejos”. Por otra parte -según la resolución- se tomó en consideración el hecho de que el Arzobispo de Santiago, Monseñor Ezzati, pidió “perdón a las víctimas” por el retraso de la Iglesia en la atención del caso y en tomar las medidas pertinentes (condena del Vaticano).

Revisa: La Cosa Nostra: Revelan mails de las operaciones políticas de Cardenales Ezzati y Errázuriz para vetar nombramientos

En la resolución conocida hoy además se agrega: “El resultado pronto y favorable de una condena eclesiástica ante las denuncias cursadas, es una situación expectante, pero si bien la demora, calificada de excesiva en resolverla es frustrante para las víctimas, por sí sola no puede constituir ese hecho –la tardanza- el origen de la responsabilidad civil extracontractual que se le atribuye al Arzobispado, generadora de la indemnización que se solicita. El hecho no participa de las características de un ilícito civil, aunque se trata de una negligencia o descuido de la jerarquía de la Iglesia de Santiago, que no alcanza a configurar un ilícito civil. El daño moral, asimismo, que se invoca no resulta posible configurarlo (…) la demanda (fojas 33 y 34) persigue la responsabilidad de la Iglesia (Arzobispado) por el hecho propio en los términos previstos en el artículo 2314 del Código Civil. De manera que al haberse atribuido al Arzobispado las actuaciones individuales de algunos sacerdotes cuestionados por haber provocado una campaña de difamación y amenazas en contra de los actores, escapa de la responsabilidad que le podría caber al órgano metropolitano de la iglesia, ya que no está legitimado pasivamente en este proceso para asumir dicha responsabilidad. Respecto de la demanda subsidiaria en contra del Arzobispado por los hechos de su dependiente, cabe desestimarla sin mayor análisis, por cuanto lo que se persigue en estos autos es la responsabilidad por la negligencia o encubrimiento del Arzobispado por las conductas abusivas de Karadima, esto es, un hecho absolutamente posterior a dichas actuaciones delictivas, lo que aparece reafirmado al haberse dictado sobreseimiento definitivo en la causa criminal seguida en contra del mencionado Karadima por los hechos que afectaron a los actores“, concluye.

Ante el fallo conocido hoy, las víctimas de Karadima emitieron una declaración pública, señalando que les dolía -como víctimas- lo resuelto por el Ministro Juan Manuel Muñoz, debido a los argumentos del fallo -que no había responsabilidad ni encubrimiento-, y que, a pesar de la acreditada negligencia, mantenía la inmunidad de la Iglesia. Además, las víctimas,  señalan que seguirán buscando justicia en otras instancias.

Revisa el comunicado completo: 

Declaración Pública, 16 mayo 2017

Hoy hemos conocido el fallo de la Justicia chilena respecto de nuestra demanda en contra del Arzobispado, en el que pedíamos que se reconociera la responsabilidad de la Iglesia Católica por el encubrimiento y la negligencia en casos de abuso sexual y psicológico por parte del sacerdote Karadima. Pedíamos, además, que la Iglesia pidiera perdón e indemnizara. Este fallo rechaza nuestra demanda civil, basándose en que el Arzobispado no representa a la Iglesia Católica y, por lo tanto, no respondería ante la Justicia chilena. Esto es inaceptable y grave. La Justicia chilena, representada por el Ministro Juan Manuel Muñoz Pardo nos decepciona y nos provoca dolor. Y va más allá de nosotros, puesto que, reconociendo en el fallo negligencia de la Iglesia, le da inmunidad. ¿Qué seguridad y protección pueden sentir los niños y niñas que están bajo la tutela de la Iglesia, en colegio y organismos de protección, si la institución, en la práctica, es impune según este fallo? A pesar de todos los obstáculos que hemos enfrentado, seguiremos buscando justicia y, para esto, recurriremos a todas las instancias necesarias.

Santiago de Chile y Philadelphia, USA.

James Hamilton, Juan Carlos Cruz y José Andrés Murillo U.

Por su parte, el Arzobispado de Santiago valoró el fallo del ministro Juan Manuel Muñoz, y señalaron -a través de un comunicado- conformidad con el mismo. En la declaración -hecha por la Iglesia- se señala: “Queremos reiterar enfáticamente que los graves actos cometidos por Fernando Karadima son inaceptables y condenables desde todo punto de vista, y generaron daño y dolor a las víctimas, sus cercanos, familias, a la Iglesia y comunidad en su conjunto. Al mismo tiempo, reafirmamos que la motivación del Arzobispado de Santiago fue siempre la búsqueda y adhesión honesta a la verdad“.

A esto agregaron: “Por esta razón, manifestamos nuestra conformidad con que el fallo haya descartado la existencia de encubrimiento y complicidad de parte del Arzobispado de Santiago. Nuestra institución actuó de buena fe, sobre la base de los antecedentes que tuvo disponibles”, afirmaron.

Revisa el fallo emanado hoy: