Home » Noticias » La Corte de apelaciones de Concepción resolverá la suerte de Emilio Berkhoff: Aquí la historia de un Juicio Político
Emilio Berkhoff

La Corte de apelaciones de Concepción resolverá la suerte de Emilio Berkhoff: Aquí la historia de un Juicio Político

Este viernes 19 de junio la Corte de Apelaciones de Concepción, a las 11:00 horas, dará a conocer el fallo de apelación interpuesto por la defensa de Emilio Berkhoff, estudiante de Antropología que fue sindicado durante el gobierno de Sebastián Piñera como “un peligroso líder de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM)“, sin embargo casi todas imputaciones de este carácter fueron desechadas durante un extenso juicio, quedando solo por resolver la condena por porte ilegal de armas.

Revisa en nota previa: Emilio Berkhoff fue condenado a 5 años por porte ilegal de arma y fue absuelto de 8 cargos. La historia de un Montaje

El pasado 27 de marzo Emilio Berkhoff, ex estudiante de la Universidad Católica de Temuco que fue sindicado por el ex Ministro Andrés Chadwick como la cabeza de la Coordinadora Arauco Malleco, fue condenado luego de pasar 1 año y medio en prisión preventiva por el delito de porte ilegal de armas a 5 años  y un día de prisión efectiva. El joven fue absuelto de 8 de las 9  acusaciones que el Ministerio del Interior ocupó como parte de su tesis para demostrar la participación de Emilio en actos de “terrorismo” de la Araucanía y que actualmente tiene a la Defensoría Penal Pública apelando a la corte suprema frente al fallo del tribunal de Cañete basando su acción legal en la absoluta inexistencia de un debido proceso legal por la vulneración de los derechos del acusado a manifestar cercanía a una determinada idea política, frente a lo cual la Corte Suprema determinó que la apelación se realizara en la Corte de Concepción cerrando así las puertas del máximo tribunal del país.

El juicio político contra Berkhof

En Chile los juicios de carácter político han existido en regímenes autoritarios en los que quedan anulados las garantías constitucionales y los tratados de Derechos Humanos internacionales adscritos por el Estado. Durante la dictadura los juicios políticos siguieron un cause mediático que justificaron la brutalidad del régimen instalado y desde el término de ésta, los montajes han venido sucediendo uno tras otro como forma de contención del crecimiento de ideas abiertamente contrarias al Estado y al modelo económico. Recordemos los casos de Víctor Montoya quien luego de dos juicios y pasar 1 año y 4 meses en prisión preventiva fue absuelto de todo cargo en su contra, y el de Camilo Díaz, estudiante de la Universidad de Chile, quien estuvo con arresto domiciliario para luego ser encarcelado en Santiago 1 y  finalmente, al igual que Víctor, ser absuelto por falta de pruebas.

Por su parte el caso de Emilio, que comenzó con una denuncia por maltrato de obra a Carabineros en 2010, se encuentra repleto de extraños sucesos que enmarcaron el juicio. En diciembre del año 2012 Andrés Chadwik afirmó a la prensa que había detenido a “uno de los operadores más importantes de las organizaciones violentistas de la zona de La Araucanía” afirmando que Emilio era una de las cabezas de la Coordinadora Arauco Malleco. Este hecho ocurrió un día después que el GOPE lo detuviera en un control realizado por la denuncia interpuesta por la familia del fallecido latifundista Santos Jorquera por “amenazas”. Las declaraciones del ex Ministro fueron el pie de inicio para la criminalización del antropólogo por parte de La Moneda.

A lo anterior se suma la inclusión en el proceso de los denominados testigos protegidos o testigos sin rostro. Si bien es cierto el código procesal penal vigente en el país considera la utilización de tales, los acota a muy determinados casos, dentro de los que se encuentra la invocación de la Ley Anti terrorista. Fueron considerados alrededor de 90 testigos protegidos en el juicio a Emilio Berkhoff, sin embargo después de largos alegatos frente a la utilización de estos testigos –todos pertenecientes a Carabineros y la Brigada de Investigaciones Policiales-  la Corte decretó que estos no sería utilizados pero con posterioridad fueron incluidos bajo una  figura cuasi metafórica: los testigos de oídas

Parte de las pruebas del ministerio público que comprobarían la culpabilidad de  Emilio Berkhoff  en los delitos imputados incluían cuadernos de notas con supuestas consignas en contra de la  instalación de empresas forestales y la abierta adhesión del imputado a la causa mapuche de reivindicación de tierras.

Actualmente, y luego de ser desestimados 6 cargos por incendio y 2 por robo con intimidación por falta de pruebas, Emilio se encuentra cumpliendo la pena de 5 años y un día en la cárcel de Lebu a la espera que la Corte de Concepción dirima la anulación de la sentencia.