Home » Crónica » La dura y prolongada batalla del Comandante del FPMR: Mauricio Hernández, “Ramiro” y la campaña para retornar
libertad-a-ramiro

La dura y prolongada batalla del Comandante del FPMR: Mauricio Hernández, “Ramiro” y la campaña para retornar

Por Arnaldo Pérez Guerra

M

auricio Hernández Norambuena -el “Comandante Ramiro”, del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR)-, lleva más de 5.400 días preso en Brasil, en un régimen de aislamiento y tortura completamente inhumano, y del que el Estado de Chile es cómplice. Desde hace un tiempo,

Este 15 de septiembre, en Chile, su defensa solicitó al ministro en visita Mario Carroza, aplicar una rebaja a las condenas que enfrenta en nuestro país. De ser acogida, Mauricio podrá volver.

Actualmente, “Ramiro” está confinado en la Prisión Federal de Mossoró, en Río Grande del Norte, Brasil.
Siendo combatiente del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), fue uno de los fusileros que participó, en septiembre de 1986, en la emboscada contra el dictador Augusto Pinochet Ugarte.

Revisa: La “Operación Siglo XX”, el atentado a Pinochet por parte del FPMR que mostró la vulnerabilidad del Dictador

Detenido y condenado en los años 90 por los tribunales chilenos, se fugó con otros tres militantes rodriguistas en un helicóptero desde la Cárcel de Alta Seguridad (CAS), el 30 de diciembre de 1996, en la operación “Vuelo de Justicia”.
En 2002, fue detenido en Brasil junto a otros revolucionarios chilenos, colombianos y una argentina-española, acusados del secuestro del empresario Washington Luiz Olivetto. Fue condenado a 30 años, que cumplirá el 2032.
En febrero de 2017, serán 15 los años prisionero en Brasil. Desde su detención, se le ha mantenido bajo Régimen Disciplinar Diferenciado (RDD), un sistema de tortura y confinamiento que busca el aniquilamiento físico y mental; doble castigo que ha debido enfrentar con entereza, pero que ha impactado significativamente su salud.

Alberto Espinoza Pino, su abogado defensor, solicitó al ministro Carroza, la aplicación del artículo 103 del Código Penal, que establece la media prescripción y se le rebajen las penas al máximo establecido en la ley. De esa forma, podría ser extraditado a Chile. Extradición que ya fue aprobada hace años por los tribunales brasileños.
Desde la evasión desde la Cárcel de Alta Seguridad hasta hoy han pasado 19 años, 8 meses y días. El artículo 103 del Código Penal establece la media prescripción como una circunstancia, para estos efectos, aminorante de la pena cuando ha transcurrido la mitad del tiempo exigido para la prescripción total de la pena”, señala el escrito presentado por Alberto Espinoza.

Agrega: “Ese plazo es de 15 años (en el caso del presidio perpetuo), el que comienza a correr desde el quebrantamiento de la condena. (…) Pido que se le rebaje las penas al máximo establecido en la ley, considerando las condiciones extremas e inhumanas de encarcelamiento que ha debido soportar en Brasil”.

Argumentos de la defensa 

Así, el abogado Alberto Espinoza, accedió a responder nuestras consultas para Liberación (y publicada en RVF).

-¿Cuál es la situación procesal de Mauricio Hernández?

“Tiene dos situaciones procesales distintas, una en Chile y otra en Brasil. En nuestro país, está condenado a dos penas de presidio perpetuo, del antiguo sistema, por dos delitos que han sido calificados como ‘delitos terroristas’: el secuestro de Cristián Edwards -el hijo del dueño de El Mercurio-, y el homicidio del senador Jaime Guzmán.
En ambos, fue considerado ‘autor intelectual’, no material. Y, en ambos, se le condenó a presidio perpetuo.
En el sistema antiguo, implica prisión efectiva. Se trata de penas hasta que muera el condenado. La distinción está en que a los veinte años de cumplimiento efectivo, él puede optar a beneficios carcelarios. Y dependerá si cumple o no con los requisitos, el que les sean otorgados. De modo que no es sostenible señalar que va a salir a los veinte años, puede que no salga en libertad nunca.

En Brasil, fue detenido y acusado del secuestro a un empresario de las comunicaciones, Washington Olivetto, y está condenado a 30 años de prisión, de los que lleva cumplidos 14 años. En nuestro país estuvo privado de libertad tres años y fracción, hasta que se fugó desde la Cárcel de Alta Seguridad. Esa es su situación. En cuanto a las condenas, tanto en Brasil como en Chile, está condenado y rematado.

En relación a la situación procesal chilena, habría que complementar que, cuando es detenido en Brasil, Chile solicita su extradición, para efectos de que termine de cumplir las penas por las que fue sentenciado en los tribunales chilenos, y que fueron interrumpidas cuando se fugó.
Ese procedimiento de extradición fue acogido por Brasil, y la Corte Suprema brasileña determinó dar lugar a la extradición, pero condicionó la entrega de Mauricio a que las penas que aplicables en Chile no excedan de los 30 años, porque ellos entienden que las penas de presidio perpetuo son contrarias a su Constitución Política y a los principios y valores que el Estado brasileño tiene en relación a las penas carcelarias. Consideran que es una pena inhumana la de presidio perpetuo. Entonces, argumentan que no pueden entregar a una persona a un cumplimiento de una pena de esa magnitud. Condicionaron su entrega a que Chile reduzca sus penas, y como nuestro país hasta ahora no ha podido reducirlas, salvo que se produzca alguna situación jurídica que lo permita, como una ley de amnistía o una ley de indulto general… Pero no hay condiciones, en nuestro país, para que se den esas leyes; por lo tanto, Chile no ha podido asumir ese compromiso…”.

-¿Cuál es la situación de Mauricio? ¿Cómo se encuentra?

“Durante los 14 años preso en Brasil ha estado en condiciones inhumanas, bajo un régimen carcelario que se denomina Disciplinario Diferencial. ¿Qué significa eso? Un régimen de castigo permanente, para personas sometidas a castigo, en circunstancias que Mauricio Hernández no ha cometido ni ha incurrido en ninguna conducta antirreglamentaria, y se le mantiene ‘castigado’ de todas formas… Eso consiste en un encierro permanente, con limitaciones, restricciones del derecho a la visita, del acceso a los medios de comunicación, al contacto con otros internos…
Solamente ve a los custodios, los gendarmes, de las respectivas cárceles donde ha permanecido. Es bastante extremo el régimen carcelario, y eso se ha reflejado en el deterioro de su estado de salud física, ha sufrido enfermedades como alzas de presión arterial, lumbago, problemas óseos, y también en lo sicológico se ha producido una merma, un daño, que no sé hasta dónde pueda ser reparado.

Lo he visto en tres ocasiones, la última vez hace unos ocho años atrás. Hace bastante tiempo. En esa época, lo vi con una entereza moral importante. Se le veía muy firme en sus convicciones, dispuesto a soportar la cárcel como un militante del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, pues él asume esa condición…
Mauricio permanece en una celda de aislamiento, de dos por tres metros, sin luz natural, donde se encuentra la cama y el baño, sin derecho a evacuación de su excusado si no lo dispone el custodio. Debe permanecer encerrado 22 ó 23 horas diarias, sin contacto con los demás presos. Habitualmente le sacan a un pequeño patio una hora diaria.
No tiene acceso a radio, televisión u otros medios de comunicación, por lo que su aislamiento con el mundo exterior es casi total. Puede ingresar dos libros semanales, pero son revisados por sus carceleros quienes deciden qué es lo que puede leer y qué no. Sus cartas son leídas y censuradas, tanto las que él escribe como las que recibe. No pueden exceder de una página.

A los presos se les prohíbe cruzar miradas con sus carceleros y, en caso contrario, se les sanciona al confinamiento en un diminuto calabozo, durante no menos de 15 días. Mauricio también ha debido soportar ese castigo adicional.
Además, le ha sido rechazada la petición de ser atendido por un médico de su confianza”.

-¿Solo puede ser visitado por sus familiares?

“Sí, y el que las visitas se reduzcan a dos familiares semanales, por dos horas, hace prácticamente imposible que puedan visitarlo regularmente. Su familia vive en Chile. Cada viaje cubre una distancia de más de 5 mil kilómetros, con un alto costo económico.
Solo pueden visitarlo sus familiares directos, eso dificulta significativamente un derecho de visita que se ve bastante menguado. Las posibilidades de visitarlo son bastante distanciadas en el tiempo, en la medida que tengan los recursos.
Esa es su situación. En el último tiempo, se ha manifestado un deterioro físico. Sus enfermedades han requerido de atención médica.
Además, ha sido cambiado de cárcel en varias oportunidades. Eso también ha contribuido a que la condición carcelaria sea inhumana.
Permanentemente está siendo trasladado. Todas las cárceles en Brasil son de máxima seguridad, y en todas se le ha mantenido el mismo sistema carcelario. Cada vez que es cambiado de cárcel, se tiene que realizar nuevamente los protocolos para las visitas, y eso dificulta el viaje de sus familiares. Las cárceles donde ha permanecido están todas en lugares alejados de los centros urbanos, en condiciones climáticas extremas, de difícil acceso, en poblados lejanos”.

-Usted presentó un recurso en los tribunales chilenos…

“Ante el ministro Carroza -que es quien lleva las causas Guzmán y Edwards-, solicitamos la aplicación de la media prescripción de la pena, que está establecida en el Código Penal.
Se aplica cuando una persona que está condenada permanece en condición de rebeldía del cumplimiento de la pena. Sería el caso de Mauricio Hernández a partir de su fuga, pues deja de cumplir la pena, y empieza a transcurrir un plazo de prescripción, que es un modo de extinguir la responsabilidad penal. Son quince años, por estar condenado a presidio perpetuo, pero en el caso de las personas que están fuera del territorio de la República, cada dos días de permanencia fuera, se cuenta uno en Chile.
Como él lleva 14 años en Brasil, más el tiempo que estuvo detenido acá, se entiende que ha trascurrido por lo menos la mitad del tiempo de la prescripción. Cuando eso ocurre, la ley lo establece como causal de rebaja de la pena.
Además, eso ya ocurrió en la causa de Jaime Guzmán. La última sentencia que se dictó fue respecto de Enrique Villanueva, que fue condenado a perpetua como autor intelectual del homicidio de Jaime Guzmán, por pertenecer a la cúpula del Frente Patriótico Manuel Rodríguez. Respecto de él, se acogió la media prescripción de la acción penal, y quedó condenado a 5 años de cárcel, con beneficios. O sea, que en la misma causa, ya hay un antecedente respecto de que se acogió la prescripción, lo que fue ratificado por la Corte Suprema. Así que tenemos por lo menos alguna esperanza de que nuestra solicitud sea acogida por el ministro”.

-¿Si se acoge, qué implicaría para Mauricio?

“Se reducirían significativamente las penas de presidio perpetuo y, con eso, se podría dar cumplimiento a las condiciones establecidas por Brasil… Podríamos traerlo a Chile para que termine de cumplir las penas acá. Ya no los presidios perpetuos, sino las que eventualmente determine el ministro Carroza respecto de las dos causas en su contra.
La solicitud está fundada en el hecho que Mauricio no está cumpliendo las condenas que se le aplicaron en Chile, de manera que está prescribiendo ese cumplimiento.
Frente a nuestra solicitud, el ministro le dio audiencias a la UDI, al Ministerio del Interior, la familia Guzmán, y al fiscal de la Corte de Apelaciones.
Los querellantes se han opuesto a esta solicitud, sin embargo, yo diría que sus argumentos son bastante débiles. No apuntan a la cuestión de fondo sino que básicamente a cuestiones formales, señalando que Mauricio ‘no está presente en el juicio’. Evidentemente, no está presente porque está compareciendo. Su presencia se verifica a través del abogado, es una presencia jurídica, validada en la medida en que uno lo representa en todas las instancias del proceso. De manera que esperamos que el ministro falle conforme a derecho y acoja nuestra solicitud, y que eso se traduzca, en definitiva, en una reducción de las penas.
Si se acoge, Brasil deberá de dar cumplimiento a su extradición… y Mauricio podrá volver”.

La campaña de “Ramiro” para retornar a Chile

En la actualidad, y desde hace ya un tiempo, diversas organizaciones políticas, sociales y de memoria y Derechos Humanos, han confluido para trabajar en el retorno a Chile del luchador social. La campaña ha traspasado fronteras y se desarrolla a nivel nacional e internacional. Así, en diversas plataformas e instancias, la biografía de “Ramiro” a sido el relato y razón suficiente para aunar voluntades y hacer justicia. “En otros países, en Europa por ejemplo, ‘Ramiro’ sería un héroe nacional, un hombre que se enfrentó a un tirano, como lo hicieron en la resistencia francesa contra el nazismo o en otros lados“, dice un joven en medio de un pequeño acto en el Centro de Santiago por la “Libertad de Ramiro”.

De este modo se ha confeccionado una página web en donde se van subiendo noticias, actividades y parte de la historia de Mauricio Hernández, el Comandante Ramiro (ver aquí), en donde se invita a conocer, profundizar y trabajar para hacerle justicia a un combatiente que enfrentó en la primera línea de combate a la Dictadura junto a otros y otras combatientes, y que vio en la “transición pactada” una traición al pueblo, algo que hoy se dice con naturalidad y que ya casi nadie cuestiona, pero fueron hombres como “Ramiro” los que no solo advirtieron antes, sino que juntos a otros accionó ante esa cruda realidad que muchos/as no quisieron ver.

Revisa un video, parte de la campaña por el retorno de “Ramiro”: