Home » Noticias » La historia de Leopoldo Osorio: El abuelo Oso que inspiró a la ganadora del Oscar “Historia de un Oso”

La historia de Leopoldo Osorio: El abuelo Oso que inspiró a la ganadora del Oscar “Historia de un Oso”

Leopoldo Osorio Cornejo tiene hoy 86 años, vive desde hace años en la Villa Zaror de la comuna de Maipú, y su historia de sobreviviente inspiró a su nieto, Gabriel Osorio y al equipo de “Punk Robot producciones” a crear y darle vida al cortometraje animado “Historia de un Oso”, quien el día de ayer se llevó el Oscar en la categoría “mejor corto de animación”.

Leopoldo Oso-rio (que hace referencia al “Oso” de la animación), enviudó hace un mes. Su esposa y compañera Nelly Fernández -por casi 60 años- falleció hace solo un mes atrás. Hoy su teléfono no dejó de sonar, así como los móviles de canales de televisión y saludos de autoridades, entre ellas del propio alcalde de Maipú quien llegó hasta su casa para felicitarlo y anunciarle un próximo reconocimiento por parte del municipio en el cual él trabajó como Regidor y por el que tanto entregó.

Y es que su nombre hoy es conocido por todo un país -y parte del mundo- gracias a su nieto, el Director de “Historia de un Oso”, quien le dedicó el Oscar a él en plena premiación, y de paso, a todos aquellos que han vivido el exilio forzado. (revisa el momento cuando “Historia de un Oso” recibe el Oscar).

Revisa: El corto animado “Historia de un Oso”: La metáfora sobre la Dictadura de Pinochet que llega a Los Oscars

El Oso-rio que Sobrevivió

El 11 de septiembre de 1973 los militares, apoyados por EEUU,  junto a sectores de la oligarquía chilena, dieron un Golpe Militar derrocando al gobierno democrático de la Unidad Popular (UP), encabezado por el presidente socialista Salvador Allende. Leopoldo Osorio se enteró por el temprano aviso de unos compañeros de partido y al tiempo por la radio. Sin mucha información pudo intuir que nada bueno vendría. Así se aseguró de buscar un buen lugar para su familia y tras eso partió a la municipalidad de Maipú a ver que ocurría y para cumplir sus funciones como regidor y funcionario del gobierno de la UP. Ahí se encontró con que el encargado de los mandados (junior) de la municipalidad -un ex militar, pobre y declarado nacionalista- a quien siempre los otros concejales (de derecha) quisieron echar y que fue salvado constantemente por los votos de Osorio del PS y Rocha del PC, (ambos regidores) y Ortiz, alcalde DC de la comuna de Maipú, estaba ahora como “encargado de seguridad de la Municipalidad”, mandatado por los militares.

Osorio partió a recorrer fabricas, sindicatos y poblaciones, para enterarse de primera mano como estaba la situación. Mientras, el toque de queda y los cuerpos en los ríos y calles comenzaban a aparecer.

Leopoldo (el abuelo Oso) fue detenido el día 12 de septiembre de 1973. Militante socialista, secretario de Salvador Allende desde 1964 y Regidor (Concejal) de la comuna de Maipú, estaba entre la lista de personas buscadas por la naciente Dictadura. Fue detenido junto a Alejandro Mujica, también militante socialista y dirigente del Comité de Pobladores “Los Vencedores” de Maipú. Mujica trabajaba en el Ministerio de Obras Públicas y se desempeñaba también como secretario de Osorio.

Ambos fueron trasladados, junto a otras personas, hasta la Comisaría de Maipú. Osorio y los otros detenidos fueron brutalmente golpeados por efectivos de carabineros. Al día siguiente son trasladados hasta el Parque Quinta Normal, allí se estaban efectuando ejecuciones arbitrarias, la mayoría de los que llegaban allí eran puesto frente a un muro y acribillados, luego sus cuerpos eran tomados por soldados y subidos a camiones. Cuando era el turno de Osorio y de los otros que venían de Maipú intervino un sargento de carabineros (René Vargas). Según el relato de Mujica, en su libro “A la Sombra de la Muerte”, publicado en Canadá en el año 2010, cuando los tenían en la pared para matarlos, el Sargento de carabineros Vargas se acercó al Comandante de la Marina a cargo de las ejecuciones y lo interrumpió. El comandante puso la pistola apuntando a la cabeza del Sargento molesto por la interrupción, fue allí cuando el sargento Vargas dijo que “tenían orden de llevarlos a la cárcel, además matarlos sería mejor para ellos, que habían sido malos, por lo cual debían sufrir”. Ante eso el Comandante accedió. Osorio, Mujica y Peña (otro militante de Maipú) se salvaron, así a punta de golpes fueron subidos de vuelta al camión. En el interior de éste, Vargas y otro carabinero confesarían que hicieron eso para salvarlos, porque ellos habían sido buenos con sus familias y buenos funcionarios públicos ayudando a mucha gente.

El día 13 de septiembre llegan hasta la cárcel pública de Santiago

En la cárcel pública fueron colocados junto a otros presos comunes. El hacinamiento, las condiciones infrahumanas, el olor a excremento y la falta de camas y comida se presentaban como un panorama desolador, pero a lo menos estaban con vida. Con el tiempo lograron ir generando espacios de esparcimiento y organización al interior de la cárcel, con ello se enteraban de lo que ocurría en el país, con sus familias y compañeros/as. Presente también estuvo la tortura y la salida de compañeros de la celda que no volvían, fue el caso de Fernando Blanco Carreo, quien fuera miembro del GAP y cercano al presidente Allende, quien tras recibir varias sesiones de tortura, fue finalmente fusilado.

La muerte del General Bachelet

En marzo de 1974, el general Bachelet es trasladado desde la Academia de Guerra, -en donde fue detenido y duramente torturado- hasta la cárcel pública de Santiago. Allí compartió con los otros presos, entre ellos Leopoldo Osorio.

Osorio, en una carta enviada desde Inglaterra a su amigo Alejandro Mujica, radicado en Canadá, escribe sobre lo sucedido con Bachelet:

En el mes de marzo de 1974, el general Alberto Bachelet había sido traído desde el centro de torturas, como consecuencia de ésta murió en la cárcel. Un día el capellán de la Fuerza Área viene a realizar una misa. Este sacerdote había sido acusado por el personal aéreo, que están en la prisión, de haber visto al capellán vistiendo su uniforme y con ametralladora en sus manos durante el Golpe militar. El general Bachelet ha intercambiado puntos de vista con el sacerdote. El general Bachelet está completamente molesto y censura la actitud del sacerdote”. Tras la discusión, el general Bachelet había sido torturado por sus propios camaradas y subordinados hacia algunos meses, esto le causó tensión y aflicción”. Bachelet, tras la discusión con el capellán sufre un paro cardíaco, falleciendo posteriormente.

El 28 de marzo de 1974, Osorio, Mujica y Peña son llevados al Consejo de Guerra, en el edificio del Ministerio de Defensa. El código de Justicia Militar los “condena por porte de bombas de fabricación casera y llamar a la sublevación el día 14 de septiembre ante una reunión con pobladores en Maipú”, (siendo que fueron detenidos el día 12). El documento es firmado por el General de Brigada, Sergio Arellano Stark.

Leopoldo Osorio es condenado a 10 años de presidio mayor en su grado mínimo, Alejandro Mujica y Sergio Peña a 8 años en su grado mínimo.

Así, Osorio pasaría a engrosar la lista de alrededor de 100 presos políticos en la Penitenciaria de Santiago, sobreviviendo en las peores condiciones, a veces con hambre, tifus, golpes, castigos, como la vez que estuvo más de 20 días incomunicado, pero vivos! y pensando en sus familias y en sus compañeros, lo único que les daba la lucidez para seguir resistiendo. Tiempo después -tras dos años y tres meses de prisión-, él, junto a otros presos, serían condenados al Destierro por decreto del Ministerio del Interior.

leopoldo osorio y nelly fernandez

Leopoldo Osorio y Nelly Fernández

Tras un periplo, que incluyó México y otros países, Osorio llegó a radicarse al Reino Unido, específicamente a Londres, Inglaterra. Tiempo después inició estudios de Administración Pública en la Universidad de Glasgow, Escocia. Si embargo su cabeza y sus emociones seguían pendiente de Chile. Tras el término de la Dictadura Militar Lepoldo Osorio decidió volver, llegando a Chile en 1991. Actualmente, tres de sus hijos viven en Europa: Violeta en Valencia, España, y Carlos y Margarita en Londres.

Osorio volvió a radicarse a Maipú intentando rearmar su círculo de amistades y lealtades. Quienes lo conocen hablan de un hombre afable, preocupado de los otros, “en el fondo sigue siendo un servidor público”, dice uno de sus vecinos. Fue en el año 2014 cuando el “abuelo Oso”, recibió un reconocimiento por parte de la Municipalidad de Cerrillos (zona que antes era Maipú), por su vida de servicio y espíritu de solidaridad, otorgándosele el título de “Hijo Ilustre”, homenaje a sus largos años de servicio como servidor público de su pasada vida de Regidor (concejal).