Home » Noticias » La lucha de la comunidad mapuche de Rankilko por recuperar sus tierras: “Entre la burocracia y la represión”

La lucha de la comunidad mapuche de Rankilko por recuperar sus tierras: “Entre la burocracia y la represión”

Hoy familias de la comunidad mapuche de Rankilko, del sector bajo Malleco de la comuna de Ercilla, se encuentran en alerta intentando mantener el control del territorio y caminos al interior del lof. Su demanda es clara, 1.200 hectáreas que corresponden a la herencia del Lonko Manuel Pillán y que actualmente se encuentra en manos de las Forestales Mininco y Arauco, con participación importante de las familias San Martin, Muñoz, Gacitúa, Pérez, Beltrán, González Jarpa, y la señora Luzbenia Aguilera.

La usurpación de sus tierras comenzó hace 150 años cuando el Coronel chileno Basilio Urrutia envío un ejeécito a perseguir y castigar a la resistencia mapuche para así construir en la ribera del Río Malleco un línea de fuertes para continuar con la ocupación del sur del país. Así el Estado chileno confisco el territorio ancestral para luego venderlo a particulares chilenos y extranjeros entregando a las familias mapuche Títulos de Merced, con esto, pasaron de vivir en 1.200 hectáreas de terrenos fértiles a 375 hectáreas en los cerros alejados de la planicie y de sus tierras, por lo que se han visto enfrentados a una gran pobreza y a una violencia desmedida por parte de Carabineros y Fuerzas Especiales.

Entre burocracia y represión

Es así como, luego de la Reforma Agraria y la Dictadura Cívico-Militar, llevan más de 14 años en proceso de recuperación de sus tierras ancestrales, demandas justas y dignas donde el Estado Chileno demuestra nula voluntad política en querer resolver.
El año 2006 la comunidad envió una carta al Director Nacional de CONADI explicando la reivindicación territorial y social que ellos poseían, de esta manera lograron comenzar un proceso de negociación con Bosques Arauco en el cual la empresa forestal expresó voluntad para entregar tres fundos a la comunidad de Rankilko, frente a esto, el entonces director de la CONADI les pidió inscribirse en los registros de la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena como comunidad, lo cual cumplieron en febrero del 2007.

Mientras esto ocurría, la represión no cesó, como afirma el historiador Martín Correa “la represión hacia las familias mapuche de Rankilko y de los faldeos del Cerro Chiguaihue ha tenido presencia permanente en la historia, ha sido parte del cotidiano de las familias mapuches, desde la Ocupación Militar de la Araucanía hasta nuestros días, y lo ha hecho en las más diversas formas”, un ejemplo de esto es lo ocurrido en la Escuela Pública de Chiguaihue, donde el Servicio de Inteligencia Policial de Carabineros de Collipulli realizó interrogatorios a niños entre 8 y 10 años a quienes preguntaron sobre la existencia de armas en las comunidades, si eran parientes de quienes estaban peleando las tierras y les señalaron que realizarían un allanamiento a la comunidad, este hecho fue denunciado y acogido por la Corte de Apelaciones de Temuco.
Pero esto no quedaría ahí, a pesar de haber cumplido con el requerimiento la entrega de terrenos seguía en nada, el año 2009, ya con nuevo director, la CONADI se comprometió con las familias a realizar las gestiones para comenzar a reunirse con las Forestales Milinco y Arauco, de esta manera por fin se podría concretar la entrega legal de los territorios, sin embargo llega el año 2015 y aún el terreno sigue en disputa.

El 6 de abril del presente año las familias decidieron reingresar a las tierras para así comenzar a habitarlas y a trabajar el terreno frente a lo cual Fuerzas Especiales detuvo a varios de sus compañeros sin mayor provocación. Tras violentos enfrentamientos a los que se han visto sometidos en los últimos días, queda al descubierto el aumento en el nivel de agresividad por parte de fuerzas especiales y el GOPE.

En conversación con Gustavo Curipan, miembro activo del lof quienes llevan mas de 30 días de movilización, indica que “durante estos días Hubo desalojos muy violetos, donde el GOPE disparó con armas de 9mm lo que nos indica que hay orden de matar, hubo destrucción de viviendas de las familias y peñis heridos con perdigones de metal, además hay dos peñis acusados por la fiscalía de usurpación violenta sólo por recuperar sus tierras que por derecho legítimos les pertenecen, el GOPE hizo persecución vías terrestre y aérea a nuestras familias”. Por tanto, como comunidad tomaran acciones legales contra carabineros por la clara intención de matar que han tenido al intentar desalojos de los terrenos ancestrales.

Actualmente, las 1.200 hectáreas que se encuentran en conflicto son parte de las inmediaciones de las forestales Mininco y Arauco, las que poseen más del 70% del territorio usurpado a las comunidades mapuche. No es de extrañarse que dentro de ambos directorios se encuentran personas como Jorge Matte Capdevila, en la Forestal Milinco, hijo de Eliodoro Matte Larraín y parte de unas las 5 familias más ricas de Chile y Roberto Angelini, ingeniero y empresario chileno dueño de empresas como Copec, Corpesca y accionista de la Celulosa Arauco. De esta manera y, al igual que lo ocurrido en Caimanes hace unas semanas, se puede apreciar que Fuerzas Especiales y Carabineros de Chile siguen trabajando como agentes del empresariado, reprimiendo a las comunidades que poseen demandas justas.