Home » Movimientos territoriales » “Luchar por la Vida no es terrorismo”: Tirúa se moviliza clamando justicia para el Pueblo Mapuche

“Luchar por la Vida no es terrorismo”: Tirúa se moviliza clamando justicia para el Pueblo Mapuche

Este martes, a eso de las 18:00 horas, cerca de 100 personas se reunieron en Tirúa sumándose a las distintas movilizaciones que exigen justicia para la Machi Francisca Linconao, para Macarena Valdés, para Lorenza Cayuhan que dio a luz engrillada a su hijita Sayen, para Brandon Hernandez Huentecol que recibió más 100 perdigones por parte de carabineros, además del baleo por parte de uniformados con armas de guerra a Jorge Colil y Renato Lincopán de la comunidad Kralhue, sector Tranaquepe de Tirúa, y para Hernán Paredes Puen, quien fue ayer absuelto del montaje de Carabineros y la prensa tras recibir cientos de perdigones en un ataque de la policía, también en Tirúa.

Revisa: Tras nueva revocación de cautelar, la Machi Francisca Linconao anuncia medida radical e inicia Huelga de Hambres

15780717_10211343181433906_7393406815506311790_n

Durante la concentración realizada en el Parque Lavkenmapu se colgaron lienzos en los que se leía “Alto a la violencia contra la infancia mapuche” y “En Chile aun se tortura…”, entre otros, y se expuso la situación de hostigamiento y militarización que vive el territorio, donde distintas personas que han sido víctimas de violencia policial expusieron sus testimonios:

Marieli Meñaco, del sector de Lleu Lleu, madre de un niño de 15 años que fue arrestado, procesado y hostigado de manera permanente entre febrero y diciembre del 2016.

Genaro Antilao, vocero de la comunidad Kralhue de Tranaquepe, donde el lunes recién pasado fueron heridos dos de sus integrantes por parte de carabineros que se encuentran con arresto domiciliario.

También habló Jose Cayuhan, hermano de Lorenza Cayuhan, mujer mapuche que dio a luz a Sayen engrillada y vigilada por tres gendarmes; así como otros comuneros y habitantes de la comuna que entregaron su testimonio.

El desarrollo de la actividad contempló un acto simbólico consistente en un árbol de navidad devolviendo “regalos” que el Estado chileno ha hecho al territorio mapuche, tales como los montajes judiciales, los fiscales, los megaproyectos y las “políticas de paz”, que mantienen sitiado el territorio.

Otro acto simbólico consistió en clausurar la Comisaría, mediante la instalación de un lienzo en dependencias de la Comisaría de Tirúa. Posterior a eso se entregó una carta dirigida a Carabineros de Arauco, recepcionada por el Comisario en la cual se les increpa por defender al empresariado y violentar al pueblo.

En ella se lee:

– Basta de violencia policial y del ‘gatillo fácil’ en nuestro territorio, conocemos toda la carga social cultural que implica destruir un ambiente de convivencia bajo el hostigamiento y el uso desproporcional de la fuerza.

– Nuestra preocupación por el paradigma de odio, intolerancia y racismo con el que se adoctrina a fuerzas especiales para que vengan a imponer la ‘paz social’ concebida por otros, al territorio donde vivimos.

– Repudiamos los montajes policiales y judiciales de cualquier tipo contra cualquier persona.

– ¿Se da cuenta ustedes como Carabineros que en este conflicto les ordenan defender al gran empresariado y violentar al pueblo?

(Carta completa)

tirua6

Para finalizar, se realizó una marcha por las principales calles de Tirúa, manifestando la indignación y rabia por la militarización en defensa del monocultivo forestal que abarca el 50% de la comuna, en apoyo a los presos políticos mapuche, y en solidaridad con la machi Francisca Linconao que lleva 5 días en huelga de hambre.

Cabe destacar que durante el día hubo un desproporcionado despliegue de fuerzas civiles, uniformada y de fuerzas especiales, frente a una manifestación de carácter pacífico y a rostro descubierto que convocó a familias, niños/as y adultos mayores, lo que hacía parecer la ciudad en estado de sitio.

Imágenes de la movilización: