Home » Género y feminismo » Marcha en Concepción exigió #JusticiaparaAntonia y una #LeyAntonia para tipificar la violencia dentro del pololeo
Marcha por Antinia Garros en Concepción. Fotografía de @Fabianbabu_

Marcha en Concepción exigió #JusticiaparaAntonia y una #LeyAntonia para tipificar la violencia dentro del pololeo

Este sábado, se llevó a cabo una masiva marcha en la ciudad de Concepción, que tenía por objetivo exigir una exhaustiva investigación tras la muerte de la joven Antonia Garros (23), de paso, exigir justicia y visibilizar lo abandonadas que están las víctimas de violencia en el pololeo (noviazgo), exigiendo una “Ley Antonia” que proteja de la violencia de género también dentro del pololeo (noviazgo).

Fue el pasado martes 07 de febrero cuando Antonia cayó desde el balcón del departamento de su pololo, ubicado en el piso número 13 del exclusivo edificio de calle Pedro de Valdivia en Concepción. La investigación está en manos de Bicrim de la PDI, y hasta ahora, las indagaciones apunta a un suicidio.

Los primeros indicios y peritajes apuntan a un suicidio. Sin embargo, la circunstancias que lo rodean apuntan a la directa responsabilidad de quien era la pareja de Antonia; Andrés Larraín Páez.

Antonia, el pasado 09 de diciembre había denunciado ante carabineros a Andrés por agresión física y psicológica a quien por más de un año había sido su pololo. Esto luego de haber sido golpeada con puñetazos y patadas en el pasillo del edificio donde vivían, hecho que quedó registrado en las cámaras de seguridad del edificio. Es más, en aquella oportunidad fueron los propios trabajadores del edificio quienes llamaron a carabineros y fueron vecinos del mismo edificio quienes se presentaron como testigos, agregando que no era algo casual, sino más bien constante.  En aquella oportunidad Andrés Larraín fue detenido y llevado hasta la Séptima Comisaría de carabineros de Chiguayante, sin embargo rápidamente fue dejado en libertad.

Algunos cercanos de Antonia no podían creer que Andrés Larraín quedara tan rápido en libertad. “Acá hubo un intento de femicidio”, señalaban familiares y vecinos en aquella oportunidad, pero no, la “Ley de Violencia Intrafamiliar” no contempla los casos ocurridos en el pololeo, por lo cual -en cuanto a legislación- no es delito, sino una falta. Ellos eran pololos, no esposos (cónyugues) ni convivientes de muchos años. Una deficiencia en la “Ley de Violencia Intrafamiliar” y en la “Ley de Femicidio” que ha sido sistemáticamente denunciada por organizaciones de mujeres. Según la “Red contra la violencia a las mujeres”, la deficiencia de la actual y vigente “Ley de Femicidio” y de “VIF”, solo contempla como femicidios a los asesinatos realizados solo por cónyuges y convivientes, dejando afuera -de la ley- a pololos (novios), clientes o conocidos, lo que deja en clara indefensión a dichas victimas y genera una re victimización mayor. Aquello también corre para los femicidios frustrados, un debate que se ha instalado en tribunales y también en el gobierno. La misma Red contra la violencia a las mujeres señala un dato prepcupante, “Entre el año 2010 y 2012, el 16% de todas las mujeres que se suicidaron en nuestro país lo hizo tras haber denunciado violencia por parte de sus parejas“.

Para Valentina Medel, Directora Regional en Concepción del Ministerio del Servicio Nacional de la Mujer e Identidad de Género (Sernameg), “Antonia vivía un caso de violencia extrema a lo que se suma que en el momento que cayó desde el balcón ella se encontraba con su pareja, su agresor”. Es por ello que como Sernameg buscarán fórmulas que permitan al organismo representar a la familia en el proceso de investigación.

Claudia Pascual, ya ha anunciado el ingreso de un proyecto que resuelva esta situación.

Tras lo ocurrido, Antonia recibió la contención de su familia e inclusive, según señala la periodista e investigadora en violencia de género, Karen Vergara,  Antonia estaba asistiendo a la Casa de la Mujer en Chiguayante. Vergara apunta en su columna “los confusos incidentes no matan“, al rol de la prensa y al supuesto poder del que hacía gala el agresor (Andrés Larraín) ante vecinos sobre la importancia que tenía su padre (un abogado del Banco de Chile) según relataba un vecino del edificio Marcelo Becker.

Días después de la agresión, específicamente el día 12 de diciembre, la prima de Antonia, María Ignacia Hermosilla, publicó en su perfil de Facebook parte del relato de la agresión y fotografías de Andrés Larraín (el agresor) denunciándolo por lo ocurrido, como una manera de hacer “justicia simbólica”. En aquella publicación, la prima de Antonia escribía: “Creo importantísimo hacer todo lo posible, para condenar, evitar, denunciar y – ojalá algún día- erradicar para siempre este tipo de conductas. Y no me refiero solo a esa violencia de género que mata, que históricamente ha matado mujeres, niños y niñas; sino que hablo de la violencia cotidiana, de palabras, de signos, de símbolos, hasta esa, la que provoca la muerte“.

En la imagen: Andrés Larraín Páez. Sacado del Post de María Ignacia Hermosilla en Facebook, 12 diciembre 2016.

A pesar de todo lo ocurrido, Antonia regresó hace dos semanas (a fines de enero) con Andrés tras la insistencia y acoso de este hacia ella. Por lo mismo son muchas las personas que apuntan a los pocos mecanismos de contención y medidas que permitan realmente salvaguardar a una víctima de su agresor y a la importancia de una eficiente legislación y una institucionalidad que ayude realmente a las mujeres víctimas de violencia.

Es en este contexto que familiares de Antonia, organizaciones feministas, sociales y particularidades crearon un evento para manifestarse por lo sucedido con Antonia y exigir una “Ley Antonia” que contemple como delito la violencia dentro del pololeo. Sin embargo no fue fácil, las organizadoras del evento relatan que el mismo fue borrado dos veces, a petición de otras personas en Facebook, sin embargo el evento se viralizó por distintas plataformas de Facebook y Titter y este sábado convocó a mucha gente en el centro de Concepción.

La manifestación #JusticiaparaAntonia en Concepción

Entre las personas que concurrieron este sábado al mediodía a la movilización que se tomó las calles del centro de Concepción, se escuchaba fuerte un solo grito: “Justicia para Antonia, queremos Ley Antonia“. Las organizaciones presentes, familiares y personas que llegaron a apoyar la causa, apuntan a que en Chile no existe la tipificación de “inducción al suicidio” ni protección legal en la categoría de “pololeo”. Esto pues se cree que Antonia decidió suicidarse empujada por las constantes agresiones de Andrés Larraín, lo que habría detonado la dramática decisión de la joven.

Registro de Soraya Hogas:

Actualmente