Home » Noticias » Marcha oficialista de la CUT versus Marcha Clasista: Las dos marchas del 1° de Mayo en Chile
Imagen Marcha Clasista - Estación Central. Fotografía Carmen Gloria Toledo

Marcha oficialista de la CUT versus Marcha Clasista: Las dos marchas del 1° de Mayo en Chile

Este primero de mayo en la mañana, se realizaron en Santiago de Chile dos marchas que paralelamente y con demandas y recorridos distintos, repletaron la Alameda. Una, llamada por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), se plegó e hizo eco de las líneas programáticas de la Nueva Mayoría, defendiendo la Reforma Laboral que desde el gobierno se ha promovido. La otra, convocada por la Comité Iniciativa por la Unidad Sindical (CIUS), levantó las demandas de los trabajadores y se criticó duramente el proceso de Reforma Laboral que se llevado a cabo. En definitiva, se tratan de dos marchas, una que levanta las banderas del oficialismo, mientras la otra representa a los trabajadores que luchan por un derecho efectivo a huelga y mejores condiciones laborales.

La marcha clasista de los trabajadores, una movilización en ascenso

Sin duda lo que más sorprendió en la actual jornada es la alta convocatoria que obtuvo este año la marcha clasista de trabajadores, que hasta hace un año era simplemente vista como una “marcha alternativa” a la realizada por la CUT. Sin embargo, este año la marcha tuvo una convocatoria realmente significativa y que perfectamente puede haber equiparado en convocatoria a la realizada por la CUT, logrando una asistencia de alrededor 25 mil personas, lo que fue exponencialmente mayor a las convocatorias de los años anteriores.

Esto se debe principalmente a la linea que ha tomado la CUT desde que se ha hecho parte del oficialismo y principalmente desde que ha pactado a largo plazo el salario mínimo, además de ser uno de los garantes de una Reforma Laboral que no convence y a la que acusan de continuar el Plan Laboral (1979) insaurado durante la Dictadura Cívico – Militar de Pinochet y que significaría un retroceso en la lucha de los trabajadores.

Es así que una gran columna transitó desde Alameda con Brasil rumbo a la Estación Central, en donde en el escenario se realizó un acto político-cultural. No obstante, Carabineros de Chile procedió casi inmediatamente luego de llegado la columna al punto llegada a reprimir con carros lanza agua y lanza gases. Y aunque la actividad continuó alrededor de media hora, gran parte de los manifestantes fueron dispersados.

IMG_5069

Los discursos que se dieron en el escenario versaron principalmente de unir a la clase trabajadora en la defensa de sus luchas y reivindicaciones, como asimismo se denunció y se rechazó la Reforma Laboral que desde el gobierno se ha impuesto y que se ha desoído sistemáticamente la voz de los trabajadores en discusión que de ella se hace en el Congreso. Dejaron claro en las alocuciones que esta reforma va derechamente en perjuicio de la clase trabajadora, y que por lo tanto es necesario combatirla con unidad y decisión.

La represión no tardó en llegar a cargo de un nutrido contingente de Fuerzas Especiales de carabineros quien arremetió contra la gente que se manifestaba e incluso contra el escenario instalado en el lugar en donde -hasta ese momento- tocaba una de las bandas musicales.

GOBIERNO CHILENO RESPONDE CON REPRESIÓN DEMANDAS DE TRABAJADORES.  1 Mayo- Miles de personas acudieron este viernes a…

Posted by Prensa opal chile on Viernes, 1 de mayo de 2015

 

Luego de terminado el acto, FFEE de Carabineros entró en la Universidad de Santiago, además de realizar detenciones arbitrarias en la Alameda, según constataron corresponsales de RVF en terreno.

La marcha de la CUT, y un discurso de adhesión a las líneas del gobierno

Fotografía: Constanza Morales (@consmoravel)

Fotografía: Constanza Morales (@consmoravel)

En dirección opuesta, y como se ha ido realizando en los últimos años, la marcha de la Central Unitaria de Trabajadores fue convocada a la altura de Metro Los Héroes y se dirigió hacia Portugal con Alameda, donde se realizó el acto en donde la principal expositora fue la Presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa. La marcha, además, contó con una cantidad similar de manifestantes que la marcha del CIUS.

Las principales diferencias entre una movilización y otra fue la diferencia entre el trato policial (en la marcha de la CUT solo hubo presencia de Carabineros comunes y no de tránsito), y principalmente en discurso y en las demandas que los mismos manifestantes señalaban en  pancartas y lienzos. Se trató en definitiva de un discurso más oficialista que, en vez de denunciar la Reforma Laboral, se defendió derechamente dicho proceso. El apoyo a la  reforma y a otros proyectos del gobierno fue la tónica de las pancartas y principalmente del discurso de Bárbara Figueroa.

La presidenta de la CUT fue enfática en su defensa a la Reforma Laboral de gobierno: #no todos estamos en contra de la reforma laboral”, señaló la dirigenta de la CUT. Además señaló que “la Nueva Mayoría cuenta con los votos para aprobar este proyecto”, junto con lo que aclaró que ellos buscan incidir en el proyecto que se encuentra actualmente en el Congreso.

A este acto, asistieron también personeros del gobierno y del oficialismo, tales como la Ministra del Trabajo, Javiera Blanco; el ministro Alvaro Elizalde (Vocero de Gobierno), el Presidente del Partido Socialista, Osvaldo Andrade, entre otros. La ministra Blanco señaló que lo expresado por la máxima autoridad de la CUT está de acuerdo con lo que el gobierno esta promoviendo en la reforma y que agradece la actitud de diálogo.

La marcha que terminó en Portugal con Alameda, a diferencia de la convocada por la CUT, no terminó con represión, sino en total tranquilidad.

En definitiva, dos marchas, una que criticó la Reforma Laboral y que apela a la unidad de los trabajadores en torno a la lucha por mejores condiciones de trabajo y sindicales; y la otra, de carácter oficialista, que defiende con pequeños reparos las reformas del gobierno, obviando elementos perjudiciales que están en el seno de dicho proyecto de ley. Es quizás por esto, y por la negociación profundamente conservadora del salario mínimo, que la antes llamada “marcha alternativa” ha dejado de ser alternativa, y se para frente a frente a la del oficialismo.

Fotografía: Constanza Morales (@consmoravel)

Fotografía: Constanza Morales (@consmoravel)