Home » Internacional » María Galindo: “Es un error pensar que como feministas trabajas para las feministas, nosotras trabajamos para la sociedad…”

María Galindo: “Es un error pensar que como feministas trabajas para las feministas, nosotras trabajamos para la sociedad…”

“Lo que pasa es que nosotras no trabajamos para el feminismo, y que se
entienda bien, yo creo que es un error pensar que como feministas trabajas para las
feministas, nosotras trabajamos para la sociedad, nosotras somos un referente de lucha, derebeldía, de propuestas, de solidaridad para el conjunto de la sociedad boliviana y
especialmente para las mujeres bolivianas”.

La destacada activista boliviana y feminista María Galindo estuvo en Santiago presentando
su nueva investigación “No hay Libertad política si no hay libertad sexual”, además de
la realización de los murales “Milagroso Altar Blasfemo” y “Enclaustrados en sus
patrioterismos” trabajos realizados de forma colectiva por integrantes de Mujeres
Creando, organización que lidera en Bolivia.

María Galindo: “No hay Libertad política si no hay libertad sexual” es una investigación
sobre homofobia y machismo en el parlamento boliviano, pero más allá de eso, ese libro es
una reflexión sobre la democracia que tenemos y sobre la democracia que queremos.
Yo sé que venimos de memorias de dictadura sangrienta, pero eso no significa que nos
tenemos que contentar con una democracia precaria, con una democracia concentrada en
el voto, con una democracia a medias, con una democracia qué es pura retórica y ninguna realidad.
Tampoco basta la democracia formal…¡que de la democracia de los cuerpos!, que de la
democracia en la cama, que de la democracia en la cocina, que de la democracia en todas
las dimensiones que nos queramos imaginar. Entonces este libro trata sobre eso, a partir de
una investigación en el parlamento boliviano, porque creemos que es un error de todos los
movimientos habernos concentrado y recluido en el discurso de derechos, creemos que
tenemos que salir del discurso de derechos hacia el planteamiento del tipo de sociedad que
queremos. “Nos dan derechos para que nos callemos, nos dan derecho o dicen que nos dan
derecho para domesticarlos, para controlarnos, para someternos, para que estemos
tranquilos, para tranquilizarnos a hombres, mujeres y trans, de todo”.

No es la cuestión de pedir derechos dentro de este capitalismo, es cuestión de
preguntarnos y plantear, formular y luchar por la sociedad que queremos construir”.

“La Virgen de los deseos”, los centros operativos de Mujeres Creando, ubicado en La
Paz, Bolivia.

María Galindo: La virgen de los deseos, es un un espacio que lo logramos al azar, lo
logramos a frutos de una historia muy novelesca, que no se si vale la pena contarles acá,
porque es un poco entreverada, pero lo que es importante es que es un espacio colectivo,
que nosotras los administramos y lo abrimos de lunes a viernes de 9 de la mañana a 11 de
la noche. Nosotras podemos gestionar esa casa, porque hacemos una integración del
trabajo manual, el trabajo intelectual y el trabajo creativo. Para nosotras el trabajo intelectual
y el trabajo manual, son dos partes de un mismo proceso, lo que hacemos es distribuir
responsabilidades anualmente, lo decidimos colectivamente y al mismo tiempo esas
responsabilidades son rotatorias, nadie tiene porque quedarse asumiendo una
responsabilidad para toda la vida.

Esther Argollo: “Cada una de las integrantes del movimiento trabaja de forma colectiva como
también de forma individual, cada una en distintos campos. Todas nos encargamos de la
casa, es autogestión, así como nos metemos a la cocina, también muchas de ellas se
dedican a escribir, a hacer cosas en el taller de serigrafía, hay muchas formas de hacer, de
producir, de construir entre nosotras, así nos armamos un equipo de trabajo todas juntas.
En este espacio me imagino que trabajan y están construyendo un movimiento
político, dando espacio a debates”.

¿Como enfrentan la agenda feminista en el trabajo
que ustedes mismas realizan desde esa casa?

M G: Lo que pasa es que nosotras no trabajamos para el feminismo, y que se
entienda bien, yo creo que es un error pensar que como feministas trabajas para las
feministas, nosotras trabajamos para la sociedad, nosotras somos un referente de lucha, de rebeldía, de propuestas, de solidaridad para el conjunto de la sociedad boliviana y especialmente para las mujeres bolivianas.
¿Como hemos hecho eso?, nosotras hemos hecho eso a partir de haber traducido nuestro
pensamiento feminista en un concepto que es muy bonito que se llama “política concreta”.
El feminismo de “Mujeres Creando” es un feminismo que se come, que se toca, que se ve,
que se disfruta, no es un feminismo racional de ideas ideológicas que se transmiten de
compañeras a compañeras y que cada compañera tiene que aprender esas ideas para
repetirlas, el feminismo de “Mujeres Creando” es un feminismo incompleto, que se completa
con cada compañera que entra al movimiento, con su vida, con sus ideas, con sus sueños y
va completando algo que va a estar siempre incompleto.
La política concreta busca traducir la ideología feminista en servicios que le sirvan a
mujeres que se sientan o no se sientan feministas, no importa. Nosotras tenemos un
servicio de lucha contra la violencia machista, que es real, que es concreto, nosotras
trabajamos por el cobro de la asistencia familiar, trabajamos contra la violencia machista,
tenemos una escuela de autodefensa y ofrecemos eso a todas las mujeres , entonces
hemos creado el servicio más eficiente, más rápido, menos burocrático y más efectivo de
todo el país. Las mujeres saben que cuando vienen a nuestra casa van a ser tratadas con
dignidad, sin racismo, sin clasismo, y que además no hemos hecho de las leyes una cosa
sacrosanta, cuando hay que romper las leyes y robar un auto, lo hacemos, cuando hay que
comprar las leyes y recuperar un niño o una niña para su madre lo hacemos, cuando hay
que publicar y denunciar al hombre violento con nombre, con apellido, lo hacemos. No
importa que sea un nombre poderoso, hace pocos meses acabamos de cobrarle 25.000
bolivianos que es alrededor de 6,000 dolares a un ministro de estado que hace 2 años no
ha pagado la asistencia familiar. Entonces esa es la forma como nosotros trabajamos, no
nos interesa y que quede claro, “no nos interesa ser un referente para las otras feministas,
nos interesa ser un referente para la sociedad”.

Danitza Luna, Integrante de Mujeres Creando, encargada de la Cooperativa de
Serigrafías.
Soy integrante de mujeres creando, un movimiento social boliviano con más de 25 años de
trabajo, pertenezco al movimiento hace 7 años. Venimos a Santiago de Chile a presentarles
dos trabajos, especialmente invitadas por el museo Salvador Allende, uno se llama
“Enclaustrada en sus patrioterismo” y el segundo, qué es la continuación de una serie que
hemos hecho de altares blasfemos en otros países, se llama el “Milagroso altar blasfemo”
que realizamos específicamente para la ciudad de Santiago de Chile.
Nosotras somos un movimiento feminista en Bolivia muy conocido, tenemos una casa que
se llama “La Virgen de los deseos” que tiene alrededor de 10 años, en esa casa funcionan
una serie de cooperativas y funcionan una serie de espacios que nos sirven para auto
sostenernos, como una cafetería restaurante. También tenemos la radio Deseo, que es la
voz de las Mujeres Creando, es una radio que no sólo habla de feminismo, es una radio que
se ha abierto políticamente a otros sectores sociales de la sociedad boliviana.
También tenemos en esta casa la cooperativa de almuerzo, que son las que sirven en la
cafetería, también tenemos una Cooperativa de serigrafía, de la que yo me hago cargo y de
la cual hay muchos de los productos que hoy tenemos aquí para vender.
Hemos venido a la Ciudad de Santiago a dejarles este Altar Blasfemo, que con mucha
esperanza queremos que les sirva.

¿La autogestión es el eje principal de su organización, nos comentas más de los
servicios que ofrecen en esta casa?

Si, la autogestión es fundamental para nosotras. Uno de los Servicios que ofrecemos es
una asesoría para los casos de violencia machista y todo el trabajo que hacemos ayuda para que esa política concreta se vuelve realidad. Todo lo que tratamos de hacer es autónomo, autogestionario, por ejemplo: si venimos aquí a un evento artístico a presentar una mesa de objetos que vendemos es justamente para hacer autogestión, nosotras no
tenemos recursos para hacer viajes, por ejemplo para venir aquí a Santiago de Chile desde Bolivia, pero si nos llegan estas invitaciones aprovechamos, ya que tampoco tenemos dinero para enviar mucho del material que producimos como los libros, así que a estas instancias aprovechamos de traer todo lo que tenemos.

¿El espacio que ustedes tienen como lo sustentan, la arriendan, se lo tomaron?.

La casa es nuestra, María te puede contar mejor del tema, pero esa casa se compró hace
como 10 o 12 años producto de una ayuda de una persona que dijo: “a mí me encanta lo
que ustedes hacen”, pero no estoy muy segura cómo fue la manera. Entonces es una casa
que le pertenece a todas las mujeres de “Mujeres Creando”. Obviamente pagamos
impuestos, ya que como tenemos un restaurant debemos hacerlo, en Bolivia no existe
mucho la lógica de las cooperativas, ahí te ciñen como un negocio, entonces tenemos que
lidiar mucho con la burocracia, tenemos que pagar cosas para generar los servicios. Todo
lo que hacemos es para sostener ese espacio.
El espacio siempre lo queremos proyectar como un centro político, realizamos muchos
debates, el salón que también es cafetería y funciona como una sala de debates, tratamos
de traer temas contingentes, como cuando se discutió sobre la Despenalización del aborto,
como cuando se discutió traer el Dakar a Bolivia. Se presenta como eje el generar debate
político, algo que es muy importante para nosotras ahí.

¿Cuántas mujeres están participando de la agrupación activamente?

No te podría dar un número específico, porque vamos fluctuando, pertenecer a Mujeres
Creando es un pacto más ético que ideológico, propagamos un feminismo que no tiene
reglas que seguir, sino que es un pacto donde hay mujeres que queremos trabajar desde
una posición feminista, lo que sí tenemos claro son nuestros parámetros que son no
clasismo, no racismo, no homofobia, respeto al aborto, respeto a las mujeres en situación
de prostitución, nada de Iglesias, nada de partidos políticos, nada de ongs, porque tenemos
nuestras críticas también, no a la tecnocracia de género que vive a costa de las
necesidades de las mujeres. A partir de esos parámetros mínimos y básicos es que
tenemos para decir: “nosotros trabajamos así”, si no respetas eso no puedes pertenecer a
Mujeres Creando, pero si respetas y quieres trabajar y conocer sobre el feminismo y quieres
construir junto a nosotras, por supuesto que sí. Ese es el parámetro.
Debemos ser una 20 a 30 mujeres, algunas se toman sus espacios de tiempo por otros
trabajos o viajes, también esas cosas se respetan, pero cuando se trata de trabajar en serio
muchas asumimos responsabilidades en la casa, María asume como la Directora de la radio
junto a un compañero más, porque hay un director también de la radio, son alianzas que se
hacen del movimiento feminista de Mujeres Creando, que como tal somos 30 mujeres.

¿Algunas mujeres viven ahí?

Si, hay un par de compañeras que viven ahí, en el sentido de querer cuidar la casa. Esa
casa también tiene un alojamiento, un hospedaje para algunas personas que llegan,
también es una alternativa de sustentabilidad que tenemos. Otra de las compañeras que
vive ahí es la encargada de la cooperativa del almuerzo, las demás compañeras a veces nos quedamos.

Las obras “Milagroso Altar Blasfemo” y “Enclaustrados en sus patrioterismos” las puedes
visitar en Museo de la Solidaridad Salvador Allende, ubicado en Av. República 475, Santiago.

Entrevista y fotos por Rosa Angelini (No de esos Angelini).