Home » Noticias » Nos faltan casi 500 niños y niñas del Sename. La cruda realidad de la Infancia bajo la tutela del Estado

Nos faltan casi 500 niños y niñas del Sename. La cruda realidad de la Infancia bajo la tutela del Estado

E

ste martes 02 de agosto se llevó a cabo la interpelación en contra de la Ministra de Justicia y DDHH, Javiera Blanco (DC), coordinada por la bancada de Chile Vamos y la Bancada de Diputados Independientes (liderada por Giorgio Jackson). La interpelación que versó sobre la crisis del Sename y las pensiones y problemas en Gendarmería, ambas reparticiones bajo el mando de la cartera de Justicia, fue realizada por la Diputada de RN, Marcela Sabat.

Si pudiéramos resumir la interpelación podríamos decir que una destemplada Diputada (Sabat) interpeló sin mucho manejo a una Ministra (Blanco) que respondía generalmente con cifras ambiguas, poca auto crítica y tratando de plantear que “había problemas pero se estaba avanzando”. Una tensa disputa política y show de uno y otro lado, cada cual tratando de sacar ventaja para clamar victoria. ¿Resultado? Un triste espectáculo que evidenció nuevamente por qué el Congreso -y la clase política- está hoy en su más bajo nivel de aprobación.

En medio de este cuadro decadente, las “barras bravas” partidarias, aplaudiendo a uno u otro sector dependiendo de quien intervenía. Finalmente las graderías fueron desalojadas por carabineros mientras el Diputado PS, Marcelo Schilling señalaba -aún con su micrófono abierto- “Fuera, viejas culiás”, coronando el patético espectáculo.

Tras la interpelación las Bancadas tuvieron la palabra. Acá, salvo dos excepciones en el tono ocupado durante la interpelación. La intervención del Diputado Saffirio y la Diputada Vallejo que, por lo menos en la intervención, priorizaron en sus discursos la gravedad de la crisis del Sename poniendo el acento en los menores y distanciándose de la ganancia política mezquina que fueron la tónica, además ambos apuntaron a la responsabilidad evadida por el Estado de Chile, sin embargo luego de eso se continuó con los ataques y defensas políticas, los blindajes y la ganancia política pequeña que prosiguió a la salida del hemiciclo con uno y otro bando dándose como “vencedores” de la interpelación.

¿Y sobre los niños y niñas muertos? ¿Qué ganaron los niños y niñas del Sename tras la interpelación? ¿Qué puede rescatar la sociedad tras este espectáculo? Nada.

La frustración de organizaciones ligadas a la Infancia era evidente. También por cierto los distintos gremios de Gendarmería, también los y trabajadores/as del Sename, su realidad, sus voces y las posibles soluciones, quedaron sepultadas bajo las cuñas y discursos de blindaje, apoyo y aprovechamiento político frente a las cámaras.

Pero a pesar de todo este show, aún hay muertes que nos interpelan, no tienen nombre ni un número cierto aún, tampoco tienen voz ni fueron realmente representados, y es que esa misma institucionalidad que da forma a una interpelación republicana, los devoró.

Los dolorosos hechos:

Cierre los ojos e imagine por un momento que frente a usted hay un Colegio. Imagine ahora que en este Colegio hay casi 500 niños y niñas. Ahora imagine que los niños de este Colegio no están jugando y solo se escuchan murmullos, gemidos y la mayoría está sentado abrazados a sus propias rodillas temblando y escondiéndose cada cual en un rincón del establecimiento. Ahora todos esos niños y niñas que usted ve en el Colegio comienzan súbitamente a desplomarse y caen de lado al piso, mueren y usted no sabe porqué. Ahora imagine que este dramático hecho no llama la atención de nadie y usted ve como la dirección del Colegio ordena retirar todos los cuerpos de aquellos niñas y niños muertos, luego piden que se barra y saquen lo que haya quedado sucio en el suelo y comienzan nuevamente a llenar el establecimiento con otros niños y niñas.

Quizás, si pudo imaginar todo eso, usted sienta una pena, tal vez imagine que uno de ellos puede ser su hijo, hija, hermano u hermana, su sobrino o alguien cercano y se siente molesto/a, frustrado e indignado/a va hasta la Dirección del Colegio a pedir explicaciones y desde la Dirección le responden que “tratarán que no pase de nuevo” y que se hará todo lo posible para revisar la muerte de los 185 niños y niñas, usted reclama y dice que son más. Entonces le dicen a usted que diga los nombres de los niños para buscarlos y saber cuántos y quiénes son y en qué circunstancias murieron, usted responde que no tiene los nombres, ahí la dirección le dice: Entonces poco podemos hacer, pero investigaremos…

Ahora, aquello que le pedimos imaginar no es producto de la inventiva, ocurrió en nuestro país de manera menos sintetizada, igualmente dolorosa y, en algunos pasajes, de manera más cruda y brutal.

El informe Jeldres: El horror sobre la realidad de Infancia en el Sename

Cuando se conoció el Informe Jeldres, elaborado en el 2013, tras un acuerdo de colaboración entre el Poder Judicial y la UNICEF Chile, fue una bofetada de realismo, crudo, violento y desolador sobre la realidad de los niños y niñas bajo la tutela del Sename.

El informe fue un estudio realizado durante el 2013, el primero en su tipo y con su metodología. Abarcó 10 regiones, se revisó en la práctica el funcionamiento de diferentes centros (externos y directos) del Sename, de diferentes regímenes, cerrados, semi cerrados, residencias, entre otros. Además se realizaron fichas, encuestas y entrevistas directas a niño y niñas del Sename. El mismo tuvo un costo de 200 millones de pesos y fue liderado por la Jueza Mónica Jeldres. ¿El resultado? 6.500 niños y niñas en alto riesgo en el sistema residencial y el más horrendo cuadro respecto a la infancia bajo la tutela del Estado.

El informe fue entregado a quienes lo habían pedido. El Poder Judicial, bajo el área al mando del Juez Héctor Carreño (Ministro de la Corte Suprema), recibió el informe. ¿Qué se hizo luego? Nada.

El informe fue conocido por diversas organizaciones de Derechos Humanos y ligadas a la Infancia y trascendió. Aquello motivó la creación de una Comisión Investigadora en la Cámara de Diputados (Comisión Sename 1). El que luego de estudiarlo e investigar en diversas sesiones por casi un año emanó un informe final (aprobado en la Cámara) que dio cuenta de una crisis profunda, de vulneraciones de derecho terribles, condiciones paupérrimas y un abandono grave por parte del Estado de Chile que en un momento decidió la externalización y privatización del sistema a manos de fundaciones ligadas a la Iglesia y partidos políticos dejándolos a cargo de los menores (hoy representa más del 90% de las atenciones a cargo del Sename).

En parte del informe Jeldres y el cual se trabajó en la Comisión del Sename 1, se podía constatar la realidad de Centros en donde los encargados prostituían a las niñas (Arica), otros en donde se constató el abuso sexual intra-residencial reiterado (Aldeas S.O.S.), condiciones precarias, torturas, aislamientos y casi nula atención médica y psicológica en cientos de casos de menores. A eso se incluye, en el lapidario informe, los Hogares de Alto Riesgo, por ejemplo: En Arica 3, en Antofagasta 4 de 5 residencias de protección, Coquimbo 1 de 3, Valparaíso 18 de 24, en el Maule 8 de 11, en Los Ríos 1 de 2, solo por mostrar algunos. A eso se sumaba el hacinamiento en varios de ellos, una precaria infraestructura, menores con enfermedades graves sin tratamiento, mala alimentación, personal insuficiente y mal remunerados, graves problemas en seguridad, entre otros.

Algunos de los asesores durante el trabajo de la Comisión “Sename 1” relatan que los informes y relatos eran tan impactantes y horribles que a muchos, desde el propio Congreso, se les ofreció ayuda psicológica, algunos de hecho la tomaron.

Tras la aprobación del informe de la Comisión, Diputados -de forma unánime- de esa instancia anunciaron una acusación Constitucional en contra del Juez de la Corte Suprema Héctor Carreño, quien tras recibir el Informe Jeldres, que el mismo Poder Judicial había pedido realizar, lo criticó, guardó y ocultó. La acusación en sala no prosperó, luego de un feroz lobby y del acuerdo político en bloque entre la Nueva Mayoría y la Alianza. La votación respecto a la acusación constitucional contra Carreño fue de: 30 votos a favor, 71 en contra y 10 abstenciones, por lo que finalmente se rechazó.

De las casi 200 recomendaciones establecidas en dicha oportunidad en el Informe emanado de la Comisión poco y nada se ha implementado en la práctica, más allá de anuncios y buenas intenciones y la situación siguió agudizándose hasta su actual situación que, aunque se creía que no podía ser peor, hoy demuestra la mayor crisis que ha tenido el organismo desde que fue creado en 1979, o por lo menos la mayor que el país ha podido conocer.

A modo de ejemplo, sobre la poca seriedad que se le dio a los terribles informes, la Directora Regional del Sename de Arica, Vivianna Matta, tras las graves denuncian en Centros del Sename a su cargo en esa región, que incluían explotación sexual infantil, falta de atención a menores con VIH, entre otros hechos graves, fue removida de su cargo, sin embargo a las dos semanas fue nombrada como directora regional de la JUNAEB en la misma región de Arica.

Y es que los casos se ponen en la palestra por el morbo, el sensacionalismo de los medios, luego bajan y sigue todo igual y eso es terrible a pesar de esto estamos quienes seguimos luchando para poner el tema de los niños en la mesa“. Así lo resume Lorena Bustamente, de la Red Infancia Chile, (revisa conversación en RVF). Y no deja de tener razón, cada cierto tiempo tiempo un caso logra salir a la luz, se discute unos días en los medios y luego, todo sigue igual. Así ocurrió el 2010 con el caso en el Centro Coanil, donde una menor fue amarrada a una silla, torturada y fotografiada. El mismo año se conoció los casos de abuso sexual, prostitución y estupro cometidos por 8 funcionarios del Hogar Capullo de Chiguayante. El caso del apuñalamiento de Daniel Ballastero en uno de los Centros Modelos del Sename en Til Til el año 2013, también remeció a los medios.

Este año, la crisis -pública- del Sename detonó tras la muerte de Lissette de solo 11 años. Tanto la explicación “murió de pena” como el contexto de su muerte en el CREAD Galvarino de Estación Central generó duros cuestionamientos. El caso de la pequeña Lissette  removió las conciencias, se escribieron columnas, se anunciaron intervenciones y revisiones profundas. ¿Qué ocurrió? Tras la salida del cargo de la Directora Nacional del Sename, Marcela Labraña (DC) y a un mes después del deceso de Lissette una comisión  de jueces de familia del Centro de Medidas Cautelares de Santiago, visitó el CREAD Galvarino (y otros 7 centros) y concluyó en su informe lo siguiente: “no se observa que se hayan adoptado, ni por la residencia ni por Sename, medidas ciertas y seguras para evitar un nuevo hecho de estas características“. El informe es aún más lapidario, señalando que los funcionarios “desconocen la cantidad de niños y niñas a su cuidado” y que “llama la atención que se reintegre personal acusado de maltrato“, que estaría además repitiendo ese patrón de conductas, “sin cumplir, por lo tanto, con la protección y bienestar que están llamados a cumplir a cabalidad“.

Nuevamente nada, sin embargo, en medio de acusaciones y tensiones políticas, se crea nuevamente una Comisión Investigadora en la Cámara de Diputados, la Comisión “Sename 2”.

Por primera vez el Estado de Chile reconoce 185 muertes de menores bajo su tutela

Fue el pasado 11 de julio, en la denominada “Comisión Sename 2” de la Cámara de Diputados, que, por primera vez en la Historia del país, el Estado de Chile reconoció la muerte de 185 niños y niñas bajo su tutela (Sename) entre los años 2005 y 2015. Sin embargo, como se reconoció después, la cifra (o stock, según la declaración de la Ministra Blanco en la Comisión), no contemplaba a los infractores de ley, además las cifras contradecían los propios anuarios del Sename. El Diputado René Saffirio (ex DC) hizo público que los casos de muertes de menores bajo la tutela del Sename llegaban a la brutal cifra de 477 niños y niñas. El hecho es que, hasta hoy, no se tiene certeza de la cifra exacta de muertes de niños y niñas bajo la tutela del Estado (Sename) ¿la razón? porque casi el 90% de la atención del sistema Sename son Centros Privados o “Colaboradores”, y estos no se rigen por estatuto administrativo, como los Centros que dependen directamente, rigiéndose solo por el Código Laboral. De este modo cuando muere un niño solo se contabiliza como “egreso”, no como muerte y complica un eventual sumario e investigación.

La comisión pidió aclarar el cómo, cuándo y bajo qué circunstancias se dieron estas muertes, para ello se pidió los nombres de pilas solamente para no vulnerar derechos ni la dignidad de las familias. Hasta ahora el ministerio no ha respondido al detalle exigido. Sin embargo, paralelamente se ha podido conocer algunos casos de estos decesos por documentación del Servicio Médico Legal, estos van desde traumatismo cráneo encefálico  por caída de altura, asfixia por contenido gástrico, ahorcamiento, carbonización blanda, hipoxia, causas indeterminadas, entre otras.

La privatización y el sistema del “voucher”

La privatización del organismo a lo largo de los años y bajo el mando de distintos gobiernos de forma muy similar a la de la crisis de la educación, se originó en la lógica del “voucher”, esto quiere decir que cada niño o niña tiene un valor (dinero) por ingreso, por tal el sistema (de lógica perversa) se basa en que se cancela aproximadamente $140 mil pesos mensuales por niños en residencia, aquello, por la gran cantidad de menores bajo la tutela del Sename. Actualmente en Chile hay 8.326 menores solo en residencia, lo que genera que la desintitucionalización y/o rehabilitación no sea buen negocio para quienes prestan el servicio al Sename.

Para graficar: De 258 residencias de Proyectos en el área de protección de menores, es decir, tras orden de un Tribunal de Familia, menores son llevados a estos centros para proteger una eventual vulneración de derechos. Así, actualmente 247 Centros de residencias pertenecen a servicios privados (denominados “colaboradores”) con contrato con el Sename y solo 11 Residencias dependen directamente del Sename.

En total, de 1624 proyectos vigentes al día de hoy, 376 son desarrollados por “colaboradores” (entidades privadas) y solo 63 son ejecutados por Centros administrados directamente por el Sename.

El feudo de la DC y las fundaciones y políticos detrás del negocio

Coincidentemente, si cabe tal ingenuidad, muchos de los Centros del Sename, tanto de dependencia directa como externa (colaboradores) tienen un denominador común: Las redes políticas. Este hecho es ampliamiente conocido y ha sido denunciado de manera sistemática por asociaciones de funcionarios como Anfur Sename y Antrase. El Sename, desde hace mucho, es un Feudo de la Democracia Cristiana (DC) y ha servido, por largos años, para pagar favores políticos, colocar militancia en puestos de más o menos relevancia con altos sueldos pero con poco o nulo conocimiento en el área. Aquello ha generado la constante molestia de funcionarios de carrera y de trabajadores y trabajadoras de los proyectos del Sename, esto debido a que la falta de infraestructura, falta de materiales para talleres o programas de rehabilitación y cuidado, se debe en parte a la fuga de dinero del organismo, el mismo que maneja un presupuesto de $150 mil millones anuales (aprox).

Este problema es vivido por trabajadores tanto de los Centros que dependen directamente del Sename como por los Centros externos (privados) que hoy son la amplia mayoría en la ejecución de proyectos.

Actualmente la mayoría de los Centros y funcionarios (unos 320) del Sename de la V Región están en Paro, sin embargo no han dejado los Centros y a los menores y permanecen al interior de estos, sin embargo se encuentran movilizados. Esto tras el apuñalamiento de uno de sus funcionarios mientras trabajaba en el CIP Cread de Limache. El funcionario llevaba 12 horas trabajando y decidió quedarse aún con los chicos, uno de ellos se descompensó y lo apuñaló 8 veces, afortunadamente su estado ya es estable. Esto, según señala la dirigencia de Antrase, fue un gatillante más, pero el problema es estructural. Piden como primer punto la salida del Director regional Esteban Elórtegui (DC), precisamente por no tener el manejo necesario para el cargo y estar solo en ese puesto por ser militante de la DC. Además exigen el cumplimiento de programas y los recursos comprometidos y revisar la situación de los Centros en general, para constatar que varios no pueden funcionar por serias deficiencias.

Jorge Borredá, funcionario de ese Centro y miembro de Antrase señala: “Hay frustración en muchos trabajadores, muchos amamos esto, estamos aquí por los chicos o sino estaríamos obviamente en otra cosa, pero frustra y duele ver que eso no importa, que hay gente que no sabe nada y ni le interesa a los niños pero está porque es de este partido y entra ganando una brutalidad, o lo mismo con los proyectos que se asignan por redes políticas, los niños no les interesa“.

En Aysén la situación también es compleja, los funcionarios están movilizados y los menores fueron re-localizados en unas cabañas para turistas, sin ninguna seguridad y condiciones mínimas para su trato.

Y es que hay un negocio, facilitado por un modelo de privatización, que, para quienes conocen el sistema y con buenas redes, puede llegar a ser muy lucrativo. Solo el primer semestre de este año se repartieron en proyectos $79 mil millones a 387 instituciones a lo largo del país, y como habitualmente ocurre. la mayor parte: sólo 15 organizaciones se llevaron el 53% de los recursos.

En un reciente reportaje de El Mostrador, se hizo una radiografía de las redes políticas al interior del Sename y de Fundaciones que prestan servicios. En ella se evidencia la predominancia de la DC y de reconocidos operadores políticos, una ex Directora del organismo (Delia Del Gatto) que hoy presta servicios millonarios al Sename. Enrique Correa, lobbista y dueño de la Consultora Imaginacción, como director, junto a una ex Ministra del Sernam, María Josefina Bilbao, de la Fundación “Mi Casa”, una de las que más dinero recibe del organismo. A esto se suma la misma Iglesia Católica que tiene relación con muchas de las Fundaciones y Hogares que prestan servicios y reciben recursos del Sename.

Sin duda el problema del Sename es estructural y está muy lejos de solucionarse por el efectismo, anuncios o por parte de los mismos protagonistas que han sido parte de su problema. Acá todavía queda una interpelación en curso, aquella que viene de las propias víctimas de las cuales hoy aún no sabemos ni sus nombres ni con certeza cuántos son.

Menores que, en muchos de los casos, fueron sacados de su precariedad familiar para ser llevados a una residencia para “cuidar sus derechos que habían sido vulnerados”, sin embargo encontraron un infierno mayor. Niños que fueron castigados por ser pobres, quizás por aquello es común escucharse en Liceos de la periferia amenazas de profesores a niños y niñas sobre su comportamiento, diciéndoles que “si no se portan bien, terminarán en el Sename”, hoy su solo nombre causa horror y aquello no es justo con cientos de personas, trabajadores, funcionarios que intentan, en la misma precariedad, tratar de dar un espacio más allá de las razones de su llegada a residencia o el régimen semi o cerrado completamente, son niños y niñas y nada más, pero hoy ese Estado que se supone debe protegerlos, tanto a los menores como a quienes están a su cuidado, no lo hace, se ha convertido en un botín político con la complicidad transversal de las coaliciones, más allá de lo que públicamente digan “en escena antes las cámaras”, pero también han sido abandonados por nosotros, la sociedad toda, esa que hoy prefiere delegar y mirar para el lado, esperar un nuevo caso que anime al morbo o culpar a alguien más, y es que no solo se debiera esperar que se mejoren las fallas del organismo, pues que casi 500 menores hayan muerto nos deja como cómplices pasivos y aquello nos obliga a empujar por una sociedad que no solo mejore esta entidad, sino que haga lo posible en evitar que menores lleguen a esta instancia y que hoy crea todas las condiciones sociales, económicas y de segregación para seguir enviando a esta máquina de dinero y des-humanidad que hoy es el Sename.

Cuando quiera entonces opinar, primero cierre sus ojos e imagine que nos faltan 477 niños, siéntase por ellos interpelado y ahora tome posición por ellos y ellas.

Equipo Editorial RVF.