Home » Noticias » “Mataron a la Negra” – La muerte de Macarena Valdés tras la amenaza en medio del conflicto medioambiental en Tranguil
macarena-valdes-y-sus-hijos

“Mataron a la Negra” – La muerte de Macarena Valdés tras la amenaza en medio del conflicto medioambiental en Tranguil

El pasado 22 de agosto, en el sector de Tranguil en la comuna de Panguipulli, fue encontrada muerta -por su hijo de 11 años- Macarena Valdés (32) en lo que se revelaba como un aparente suicidio. Ella, junto a su compañero de vida, Rubén Collío, vocero de la Coordinación Newen Tranguil, eran conocidos en la zona por su fuerte oposición a la construcción de una central de paso a cargo de la empresa hidroeléctrica austriaca RP-Global y de la empresa eléctrica chilena SAESA, en territorios pertenecientes a comunidades indígenas. El día anterior, dos lugareños y trabajadores de la empresa le exigieron a la propietaria del terreno en donde reside la familia Collío – Valdés, que echara a la familia porque el werken Collío “estaba revolucionando mucho a la gente”. Aquello fue acompañado de una advertencia, “que se cuidara, porque había gente que lo iba a agredir”. Al día siguiente su esposa fue encontrada muerta. En medio de la conmoción de la muerte de Macarena, la empresa SAESA, acompañada de carabineros de Liquiñe, y a menos de 24 horas de ocurrido el hecho, comenzó la instalación del cableado de alta tensión afuera de la casa de los Collío – Valdés a la que tanto habían resistido.

T

ranguil está ubicado en la comuna de Panguipulli, Provincia de Valdivia (XIV Región), zona de espectaculares paisajes impolutos, que han permitido declarar al sector como zona de interés turístico. Sin embargo hoy se ve amenazada por varios proyectos hidroeléctricos. Sólo en la comuna de Panguipulli hay 8 proyectos hidroeléctricos y más de 300 derechos de agua concesionados.

Fue esa tranquilidad y belleza la que llevó a la familia Collío -Valdés a vivir a Panguipulli, de paso, “alejarse de la barbarie de la ciudad”. En una pequeña localidad cerca de Liquiñe llegaron a vivir Macarena Valdés y Rubén Collío, donde han criado a sus cuatro hijos, de 14, 11, 5 y un año y medio de edad.

Nos vinimos de Santiago porque queríamos criar a nuestros hijos de otra forma, no entregarle la educación de nuestros hijos a alguien desconocido, dejarlo en un colegio, mientras nos íbamos a trabajar. Además yo estudiaba y trabajaba de lunes a domingo, no veía nunca a mis hijos, ‘quiero que estés acá, presente’ me dijo una vez la Negra. Entonces decidimos irnos al sur, porque así lo soñamos siempre. Llegamos acá a vivir la vida que elegimos, criar nosotros a nuestros hijos, sin el agobio de la ciudad, las cuentas, el colegio, la micro…”, relata Rubén Collío.

Los Collío – Valdés le hacían clases a gente del sector para que sacaran 8vo básico y 4to medio, además planeaban instalar un liceo, puesto que solo cuentan con una escuela básica y para tener enseñanza media tienen que irse al internado en Panguipulli, como actualmente lo hace su hijo de 14 años. Además se dedicaban a la artesanía y lo que saliera, no le hacían el quite al trabajo, les gustaba decir a ambos.

Macarena Valdes - Ruben Collio y familia

Macarena Valdés junto a Rubén Collío y sus hijos, fotografía de 2014

Así, la familia se asentó en un territorio perteneciente a una comunidad mapuche, cuya única petición fue que cuidaran la tierra de su pueblo. Desde un comienzo la familia se opuso fuertemente a la instalación de una mini central de paso de la empresa hidroeléctrica RP-Global, quienes han hecho notar su presencia en la zona realizado pagos de dinero a quienes se muestren a favor del proyecto, generando de paso la división de la gente del sector.

Cuando llegamos acá, las comunidades estaban súper botadas” señala Rubén Collío. Él es ingeniero ambiental y comenzó a averiguar e interiorizarse de que iba el proyecto, advirtiendo una serie de irregularidades en el proceso, lo que lo llevó a elaborar un informe para la SMA.

Al paso del tiempo y al avance de las obras, el 1° de agosto las comunidades hicieron Toma de la ruta Riohueico, la cual depusieron luego de llegar a un acuerdo con el gobernador, luego de que la autoridad se comprometieran a fiscalizar.

Posteo de Macarena en su Facebook, el 26 de mayo de este año

Posteo de Macarena en su Facebook, el 26 de mayo de este año

Era domingo 21 de agosto, la familia dueña de los terrenos, donde vive Rubén y su familia, fue visitada por dos trabajadores contratistas de RP Global – la empresa a cargo de la hidroeléctrica-, exigiéndoles que los echaran, advirtiéndoles que gente quería hacerles daño. Al día siguiente Macarena fue encontrada muerta al interior de su casa, colgada. Su hijo menor estaba recién mudado, y el bolso listo para salir al consultorio de Liquiñe en el bus de las 14:30 horas.

El informe de autopsia del Servicio Médico Legal (SML) señala que “murió de asfixia por ahorcamiento sin intervención de terceros”, avalando la tesis del suicidio. Sin embargo, la opinión de tres profesionales del rubro señala que las lesiones descritas en el informe no logran acreditar la causa de muerte. Mientras, ninguno de quienes conocen a Macarena cree que ella se hubiera suicidado, y exigen justicia por lo que consideran un crimen vinculado a la instalación de la empresa. De paso, puntualizan que no van a bajar los brazos hasta que se vayan las hidroeléctricas de los territorios ancestrales mapuche.

Antecedentes conflicto

Rubén es Ingeniero Ambiental, preparó un informe y presentó un alegato a la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA), basándose en la Ley 19.300 y el Decreto Supremo DS N° 95, donde se establece que los proyectos que se emplacen en zona de interés turístico deben presentar Estudio de Impacto Ambiental, y en lo particular, sobre la instalación de cableado de alta tensión, que es el que se está instalando en el camino Tranguil. Por otra parte, debido a la existencia de población perteneciente al pueblo Mapuche, las leyes internacionales exigen que se haga consulta indígena (convenio 169 de la OIT). La empresa comenzó así ha construir sólo con un certificado de pertinencia otorgado por el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA).

Rubén Collío explica que “Tranguil es un camino de 14 kilómetros y le pidieron la opinión a la gente que vive en los dos primeros kilómetros. Es como un callejón sin salida de 14 kilómetros. La empresa está en los últimos 8 kilómetros. Es decir, ellos le pidieron la opinión a la gente que no le afecta la instalación de la empresa. Y la gente que colinda con las instalaciones, hicieron como que no existía.

El camino Tranguil antes era un camino vecinal que le pertenecía a la comunidad, todos éramos dueños de la calle, y así de repente pasó a ser fiscal, misteriosamente. Hay dos formas para que ocurra esto: que la comunidad lo solicite o que sea expropiado por el fisco por lo que debiera existir una indemnización, ninguna de las dos ha ocurrido. Además, no hay resolución ni nada. Otra ilegalidad que ocurre es que pasan por afuera de mi casa y el cableado por encima”, afirma Collío.

RP Global: Coimas a las comunidades

Panguipulli es la comuna más pobre de la Región de Los Ríos (26,8% de la población de Panguipulli es declarada pobre, versus el 11,2% a nivel país, según la CASEN 2015), ocupando el 11° lugar a nivel nacional de pobreza según ingreso, y el 8° lugar de pobreza multi-dimensional. Es en los meses de verano cuando las familias obtienen mayores ingresos, por la masiva llegada de turistas que llegan a visitar principalmente los lagos y ríos de la zona, que gozan de espectaculares paisajes naturales, pero que hoy se ve amenazado por varios proyectos hidroeléctricos, presentados de tal forma que son aprobados fácilmente por la Ley chilena, que además tiene una precaria o nula fiscalización.

Rubén relata que la empresa “llegó a trabajar en pleno invierno, cuando no hay pega, y llegaron pagando $400.000 a personas que con suerte ganan $100.000 en el invierno. Y se fueron todos a trabajar allá. Les prometieron pega para dos años y medio, y al final sólo trabajaron 8 meses. Les pagaron a los dirigentes, incluso a algunos dirigentes les robaron firmas para cobrar su plata. Yo puedo decir ‘gano mucho dinero’ por ejemplo, ‘gano un millón doscientos al año’ y ni ellos cachan que es poco para la importancia del proyecto“.

Hay un cementerio que simplemente lo desarmaron, al lado de la sala de máquinas. En el cementerio había víctimas del terremoto del 60. El arqueólogo que contrataron dijo que no había nada. Desviaron el cauce del río, le quitaron un pedazo de la comunidad. Sacan ripio del río sin preguntarle a nadie. Aquí está la comunidad Quillempan, la Lorenzo Cariman y la Inocente Panguilef, que está dividida en dos, los que están con la empresa y los que no”.

Julia Quillempan. Fotografía del microdocumental "El Grito de Tranguil" de ECOTV, en homenaje a Macarena Valdés

Julia Quillempan. Fotografía del microdocumental “El Grito de Tranguil” de ECOTV, en homenaje a Macarena Valdés

Esto no es pobreza extrema, es pobreza de alma. ¡Dos millones al año! Para toda la comunidad y vendes a tus vecinos. Eso les ofrecieron, dos millones al año, para una comunidad de 29 integrantes. De la comunidad Panguilef cayeron varios y ahora están divididos.

La misma empresa se vanagloria de instalarse en lugares que tienen conflictos con las comunidades, se vanaglorian de infiltrar, comprar, desarticular, a través de coimear más que nada. En los informes no aparecen mintiendo, pero tampoco dicen la verdad. En el informe que presentaron la empresa no miente, Tranguil está a 14 kilómetros de zona urbana, y es cierto, estamos en zona rural, pero eso no significa que, por ser zona rural, aquí no haya viviendo personas”.

La estrategia de “responsabilidad social” de RP-Global

Las comunidades actualmente están divididas frente a la instalación de la minicentral hidroeléctrica, a cargo de la empresa austríaca RP-Global y sus contratistas chilenas SAESA y CAM, encargadas de instalar el cableado de alta tensión. El proyecto ha sido co-financiado por el banco BICE Chile. En la página web de “Mini Hidro Tranquil” la trasnacional RP-Global destaca:

Es la política de RP Global en todos los países donde está presente estar abierto a la comunicación y discusión con las comunidades vecinas, las instituciones y organismos locales, escuchando sus opiniones y preocupaciones; la empresa aspira a convertirse en un buen vecino. RP El Arroyo está desarrollando el proyecto desde el año 2012 y desde entonces ha mantenido una estrecha comunicación con la comunidad local para informar sobre nuestro proyecto, conocer las inquietudes de nuestros vecinos y explorar formas de colaboración para contribuir a su desarrollo.

RP-Global ha realizado pagos a los dirigentes de organizaciones sociales y a las comunidades que estén a favor del proyecto, generando un clima hostil entre los habitantes del sector.

Quienes no aceptaron el dinero denuncian graves irregularidades principalmente con el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) y la transgresión al convenio 169° de la OIT de consulta indígena. Para justificarse, la empresa realizó una consulta a personas que viven a 10 kilómetros del proyecto, desconociendo la existencia de habitantes colindantes a las operaciones y los títulos de merced de los terrenos de las comunidades mapuche, arrasando dos cementerios y desviando el cauce del río.

A pesar de haber reclamaciones formales ante las autoridades pertinentes, el proyecto lleva un avanzado estado de construcción. Todas estas operaciones han sido resguardadas por Carabineros de Liquiñe, a cargo del Teniente Francisco Sánchez, y el GOPE de Carabineros.

Amenaza, muerte y cableado

El domingo 21 de agosto dos contratistas de RP-Global llegaron hasta la casa de Mónica Paillamilla, dueña de los terrenos donde vive la familia Collío Valdés. Mónica relata que “dos personas del sector que trabajan para la empresa, Osvaldo Jaramillo y Juan Luengo, fueron a mi casa a exigirme que yo sacara de mi propiedad al lamgen Collío porque él estaba revolucionando mucho a la gente y que había mucha gente que quería hacerle daño, que lo querían agredir a él y que se cuidara (…) que había gente que le quería pegar y por eso que ellos habían ido a hablar conmigo para que yo sacara a esta persona de acá para que mejorara la relación entre vecinos (…) yo le dije que íbamos a viajar para allá y entablar una mesa para conversar las tres partes“.

Al día siguiente de esta visita, el lunes 22 de agosto, Macarena Valdés, esposa de Rubén, aparece muerta, colgada por el cuello con una cuerda, en la pieza de uno de sus hijos.

T2El día martes 23 de agosto en la mañana llega maquinaria de SAESA a instalar el cableado de alta tensión, varios camiones acompañados del GOPE de Carabineros, mientras toda la operación era dirigida por el Teniente Francisco Sánchez.

“Ese paco es el mismo que vino el día anterior a ver a mi mujer, él tenía claro que estábamos de duelo. Entonces sabía que había un conflicto, que estábamos de duelo y llegan con toda la maquinaria. Yo no estaba ese día porque estaba en la Fiscalía haciendo la denuncia… tenemos miedo que maten ahora a uno de mis hijos. Les pedí a amigos que se quedaran con mis hijos. Mientras estaba en la Fiscalía llamé a mis hijos por teléfono y me dijeron que estaban peleando afuera y haciendo resistencia a que llegaran a poner los cables… Y desde la gobernación nos habían dicho que no iban a haber movimientos mientras no se solucionaran los reclamos que habíamos puesto, pero llegaron igual. Fue ahí que nos dimos cuenta que iba todo de la mano.”, relata visiblemente emocionado Rubén Collío.

Días después de estos eventos y con la denuncia interpuesta, Rubén fue a solicitar el informe al SML, el cual se le negó, bajo el argumento que este estaba aún en investigación y que esta era además secreta. Pasan las semanas, y la abogada Manuela Royo asume el caso, indicándole a Collío que solicite copia de la carpeta investigativa, la cual es negada, con la justificación de que no se la podían entregar por no ser él parte de la investigación. La abogada pide un formulario para que lo agreguen a la causa. Siete días después llegó la carpeta. “Toda esta burocracia nos hizo perder un mes de información”, afirma Collío.

Los hechos de ese día lunes 22 de agosto

Rubén recuerda: “Yo salí ese día en la mañana a las 8:30 horas a arreglar un computador, volví como a la 1 a la casa. Después salí de nuevo y me llevé a mi hijo a trabajar conmigo a la casa de una vecina, calculamos que teníamos que volver a las 4:30 de la tarde para llegar a almorzar. La Negra tenía que ir al Consultorio de Liquiñe a buscar la leche y hacer el control del niño. Según yo, ella se había ido en el bus de las 2:30 (de la tarde) para volver en el de las 4:00 (de la tarde) Y me fui a trabajar. Cuando volvimos, ella estaba muerta”.

El niño -a quien le tocaba control- estaba mudado, recuerda Rubén. “Nosotros manejamos dos tipos de pañales, unos para el día que son más baratos y hay que cambiarle varias veces, y los para la noche que son más buenos, que no se pasan. Estaba con un pañal de los buenos, que aguantan, una muda de ropa, los carnets de control en la cartera, porque estaba lista para salir. Además nos dejó comida preparada, dos presas de pollo y las papas encima de la cocina. Eso no calza. Todo estaba normal… no sé, nosotros jamás los hemos considerado enemigos por pensar distinto.”

“Ese día, yo llegué y me abracé a la Negra, me quedé ahí, haciéndole cariño, aferrádome a ella. Ahí llegó el Teniente Sánchez y me cateteaba, me cateteaba, que tenía que salir, lo único que quería era que saliera y yo lo echaba, pero él seguía, que saliera. Yo entré a los niños y no nos movimos de ahí. Ese mismo paco es el que llega al día siguiente dirigiendo a los camiones que venían a cambiar los cables” relata emocionado Rubén y agrega: “En el parte policial, siendo que fue el primer carabinero que llegó, no aparece nombrado. En el parte policial dice que vino otro paco, Lienlaf, que dice que él fue el primero en llegar a la escena, pero él nunca fue a la casa”.

Efectivamente, a pesar de que el Teniente Sánchez fue el primero en llegar y coordinó el procedimiento ese día, en el parte policial aparece que el primero en llegar -y quien quedó a cargo del procedimiento- es el Sargento 2do de carabineros, Efrain Lienlaf Hele.

“El Teniente Sánchez es el mismo que recibió una denuncia en mi contra, que yo había amenazado con quemar un camión. Un técnico de SAESA le dijo al supervisor de SAESA que yo lo había amenazado. Y él le dice al prevencionista de riesgo de RP-Global. Y RP hace la denuncia con el Teniente Francisco Sánchez. Y este me pone una nota: ‘cabe destacar que Rubén Collío es el mismo que lideraba las comunidades del corte de ruta’. Es el mismo weón que quiere a toda costa sacarme de la casa cuando murió la Negra”, dice visiblemente dolido Rubén

Mataron a la Negra

14516585_10208434120905152_2926339282165746520_nCollío toma aire, respira y continúa su relato: “La gente empezó a hablar, algunos decían que tenía depresión, otros decían que teníamos conflictos porque yo quería tener muchos hijos y ella no. Me colgaron mujeres, me colgaron una vecina que nuestros hijos son amigos. Al final todos los comentarios son para justificar el suicidio y no se pone en duda que a lo mejor la mataron, que mataron a la Negra.

Nosotros andábamos para todos lados de la mano, la gente sabía que nos queríamos. Además ella era de carácter fuerte, si hubiera sido que la hubiera engañado, todos se hubieran enterado, porque hubiera dejado pa la historia a la otra mujer y a mí me hubiera echado, me hubiera agarrado todas mis cosas y me las hubiera tirado…

El día domingo la Negra compró un chancho. Yo hago joyas de plata, y la Negra cambió unos aros por un chanchito. Me dijo ‘Ese chanchito es pa que lo comamos pa tu cumpleaños’*. Ella estaba pensando eso el día domingo ¿y se mata el día siguiente?

*(El cumpleaños de Rubén fue la última semana de octubre)

Nosotros éramos felices, teníamos un montón de proyectos. Acá hago clases para ayudar a la gente a sacar octavo básico, cuarto medio. Estábamos conversando un terreno para hacer un liceo, porque acá no hay liceos, los niños se van a internado a Panguipulli.

No calza nada. Jamás me creí el cuento del suicidio. La abogada Manuela Royo tomó mi caso, ya hay una querella criminal contra quienes resulten responsables. El caso estuvo en la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, en la Sesión N° 33.

El informe del Servicio Médico Legal

El informe, que fue entregado recién después de haber intervenido la abogada Mauela Royo, y no en los 15 días que el SML había señalado, describe rasgos físicos: “Arterias carótidas: de paredes lisas, indemnes; Venas Yugulares: sin lesiones, indemnes; Tráquea: con contenido mucoso, mucosa congestiva y cartílagos indemnes; Columna cervical: indemne, sin lesiones”; entre otros. El informe en sus conclusiones indica “La causa de muerte fue: ASFIXIA POR AHORCAMIENTO” y agrega “La occisa no presentaba lesiones atribuibles a la acción de terceros“.

En cuanto al informe, firmado por el médico del Servicio Médico Legal de Valdivia, Enrique Rocco, Collío señala que solicitaron a dos médicos su opinión respecto este: “Consultamos a dos personas, a Pedro Calderón y mi viejo en Santiago le preguntó a Andrei Tchernitchin del Colegio Médico, y los dos dicen que las lesiones no son las típicas de que una personas se haya suicidado colgándose, me dijo que cuando hay suicidio hay ruptura de vértebras y lesiones en la tráquea, aquí no aparece nada de eso, vértebras y tráquea aparecieron sin daño.”

Entrevista al médico forense Luis Ravanal, sobre el informe del SML

Radio Villa Francia se contactó con el médico forense Luis Ravanal, quien se ha especializado en investigaciones vinculadas a la mala praxis médica y colaborado con la justicia en varios casos, incluida la autopsia a Salvador Allende, que cuestiona su suicidio, investigación que lo llevó a obtener un premio otorgado por el Congreso Mundial de Medicina Forense en 2014, el más alto reconocimiento en su especialidad.

Respecto al informe del SML de la autopsia de Macarena Valdés, Ravanal inmediatamente reparó en la firma del médico que suscribió el informe, el médico legista Enrique Rocco, señalando que “es un médico que ha sido bastante cuestionado, porque hay dos autopsias en las que yo he participado, haciendo las exhumaciones, porque había dudas respecto a las conclusiones que se relatan de las primeras pericias que se realizaron ahí en Valdivia”.

“En Osorno, hace unos años atrás, un informe escueto similar a este, donde apareció un interno ahorcado en dependencias de gendarmería mientras cumplía reclusión nocturna, y el segundo, el informe de la muerte de un abogado de apellido Venegas, defensor sindical, que también fue hallado muerto en extrañas circunstancias y es un caso que aun está en investigación en el SML porque él entregó informaciones de un procedimiento que no practicó” explica Ravanal.

Se refiere a los casos del abogado Ernesto Venegas González, jefe de la Unidad Jurídica del Registro Civil de Valdivia y dirigente sindical del servicio, fallecido en 2015, y al caso de Robinson Bayyad, joven sirio de 20 años, quien apareció ahorcado con su camisa en un calabozo de la cárcel de La Unión, mientras cumplía 14 días de reclusión nocturna en 2011. Su familia estuvo años exigiendo justicia.

Respecto al informe de autopsia de Macarena Valdés, Ravanal señala que el informe “es bastante escueto por lo tanto no sustenta la causa de muerte, incluso al ver la descripción de las lesiones en el cuello vinculado con presión por ahorcamiento, no se evidencia que sean lesiones que hayan ocurrido en vida”.

Agregando que “el diagnóstico de la muerte por ahorcamiento no tiene un sustento objetivo, no es comprobable porque las descripciones que hace del surco de ahorcamiento en el cuello en ninguna de ellas se demuestra que sean vitales, que hayan ocurrido en vida. Porque lo que hace simplemente es describir la marca pero no demuestra que esa marca se haya originado con la cuerda que pusieron alrededor del cuello cuando estaba viva, no hay muestras para confirmarlo”.

“Hay lesiones por ejemplo en el tórax que están justamente debajo del surco del ahorcamiento. Los tejidos que están debajo, porque normalmente cuando hay una compresión vigorosa por la soga, hay una infiltración hemorrágica, en las carótidas, en las yugulares, en los músculos que están justo por debajo del surco de ahorcamiento, y en este caso ninguna de esas estructuras tienen infiltración hemorrágica.

Y es cuestionable el diagnóstico. Y esto puede ser debido a dos razones: una, porque estaba mal hecha la autopsia o insuficientemente descrita, o lo otro, que no haya muerto producto del ahorcamiento.

Lo que no se puede acreditar es que fue ahorcada en vida, un cadáver también puede ser ahorcado. El asunto está en que el informe de autopsia no describe lesiones vitales en el cuello, que son las necesarias para demostrar que murió por esa lesión que se produjo cuando la persona estaba viva”, concluye Ravanal.

familia-collio-valdes-tranguil

retrato en la casa de los Collío – Valdés

El presente sin La Negra

“Tuve que aprender a hacerme cargo de la casa, a cuidar a los niños, a hacer almuerzo a la hora. Como a las 12:00 horas empiezo a hacer almuerzo y a veces a las 6:00 nos sentamos recién a comer. Tenía una hija de 21 años, pero falleció en febrero de cáncer, ella era hija mía, no de la Negra. Nosotros tenemos 4 hijos. Uno de 14, otro de 11, el de 5 y uno de 1 año 11 meses.

Cuando estábamos en Santiago ella me decía ‘no quiero nada material, quiero tener a mi marido en la casa’ porque yo pasaba trabajando, no nos veíamos nunca… y estamos acá ahora… y de repente me la quitan así…

Teníamos un amor bonito, de película, pasábamos pololeando todo el día, como de teleserie… y hay weones malditos en este planeta y me la quitaron. No sé, pero lo que siento es que… me cuesta respirar sin ella. Tuve la fortuna de encontrar una tremenda mujer porque además de que era bonita era hermosa como persona, comprometida con la causa al punto de dar la vida… Yo estoy enamorado hasta las patas de ella…

Ella era excelente, uno busca un yunta, que te apañe, eso tenía ella. Ella siempre estaba ahí, si necesitaba algo, ella ya lo tenía en la mano para pasármelo, siempre pendiente de lo que necesitaba uno. La Negra era bacán. Cuando hicimos el corte de ruta, conversamos en la mañana, me dijo que me cuidara, ‘yo cuido aquí la ruca’ y me fui. Como a las 8 de la mañana llegó para allá a apoyar con la tremenda bandera. En ese corte los pacos incitaban a la gente que nos atropellaran, nosotros estábamos ahí con una pura barrera, y el paco decía ‘pase no más, atropéllelos’.

Hoy día estamos muy mal todos, estamos tomando flores de Bach. Mi hijo de 11 años que venía del colegio, fue el que la encontró colgando, la encontró, cortó la cuerda y fue a buscar ayuda. Se echa la culpa porque piensa que podría haberla reanimado. Mi hijo de 14 se culpa por no estar en la casa y estar en Panguipulli, porque estudia allá en el internado. Todos nos sentimos culpables.

Y la gente acá tiene miedo porque les puede pasar lo mismo”, dice Collío.

Funeral de Macarena Valdés, el 25 de agosto

Funeral de Macarena Valdés, el 25 de agosto

Y es que en Tranguil, la muerte de “la Negra” marcó un antes y un después, un punto de inflexión que generó un ambiente tenso, de desconfianza, de murmullo, de rabia y pena, pero también de miedo y resignación. Para algunos la vida sigue, “total a nadie le importa lo que pase acá”, es una frase que se escucha mucho. Las obras siguen, Rubén sigue en el lugar junto a sus hijos. Miembros de otras comunidades mapuche lejanas han llegado a entregar su apoyo y respetos a la familia. Para lo Collío, la vida sin la vida sin la compañera, la mamá, la amiga y vecina es distinta.

Palabras finales de Collío

“Yo pensé de verdad que iba a estar más tranquilo sabiendo el resultado del informe, pero fue peor… Saber que vino un weón a matar a mi mujer, a mi propia casa, yo no tengo miedo a morir, he vivido una vida bonita, no tengo miedo a morir, tengo miedo no dejar un buen ejemplo a mis hijos, que sepan cómo murió su madre, tengo miedo a que sientan que sólo por el hecho de exigir tus derechos eres una posible víctima. Sólo exigimos respeto, es un tema de dignidad, porque hay unos pelotudos que creen que poner unos cables es más importante que una vida.”

Esto es una señal para los dirigentes, porque si esto no se esclarece va a ser siempre… ‘no vaya a ser que le empiecen a matar gente si se levantan’. Esto es como el peor periodo de la dictadura y se supone que estamos en democracia… pero es peor.

Ya pusimos la querella buscando responsables, y no vamos a parar hasta que se sepa la verdad. Y esto no significa que dejaremos de luchar.

La Región de Los Ríos no queremos que sea la región de las centrales.

Yo siento que hoy día yo ando cojo, porque era mi apoyo. Es cierto que me dejaron adolorido, pero sigo parao’. Y no tengo miedo a morir, miedo tengo que mis hijos mañana sean ovejas mansas.”

Los fotógrafos Felipe Durán y Fernando Lavoz (RVF) realizaron la siguiente entrevista a Rubén Collío: