Home » DDHH » Murió Basclay Zapata, “El Troglo”, uno de los más brutales ex agentes de la DINA.

Murió Basclay Zapata, “El Troglo”, uno de los más brutales ex agentes de la DINA.

El pasado domingo 3 de diciembre falleció a los 71 años el ex agente de la DINA Basclay Humberto Zapata Reyes, alias “El Troglo”. Según se informó, el ex uniformado murió a las 12:06 horas, en el Hospital Militar, producto de un cáncer gástrico fulminante.

Zapata cumplía condena en el penal Punta Peuco desde el año 2007, por crímenes de lesa humanidad. Fue uno de los diez ex uniformados que el 23 de diciembre de 2016 participó de una ceremonia ecuménica, realizada al interior del penal, en la que pidió perdón por, y utilizando sus propias palabras, “zozobras que produje en el cumplimiento de lo que creí era mi deber”. Además, Zapata había solicitado indulto presidencial tras ser diagnosticado del cáncer gástrico que le provocó la muerte, solicitud que fue rechazada.

Respecto a la petición de perdón realizada por los ex agentes el año pasado, Radio Villa Francia conversó con Patricia Donoso, hermana de Sara Donoso Palacios, detenida desaparecida desde el 15 de julio de 1975, y que señaló:

Lo del perdón no creo que sirva. Me serviría si me dijeran quién, cómo y en qué fecha mató a mi hermana y dónde dejaron su cuerpo. Como sé que no lo van a hacer, me interesa que estén en la cárcel y cumplan su condena. El Estado de Chile debiera degradar a todos los condenados y encausados por violaciones a los DD.HH y dejar de pagar las pensiones millonarias que reciben. Eso en lo  que respecta al país, para avanzar en la democracia y respeto ciudadano y como precedente para que a ningún uniformado se le ocurra volver a cometer esas atrocidades. Emocionalmente, es un dolor que nunca se supera ni nunca se cierra, aunque seamos muy felices y estemos contentos con la vida.”

Sara Donoso, Detenida Desaparecida 15 julio de 1975

El prontuario de “El Troglo”

Basclay Zapata es uno de los nombres de ex agentes de la DINA que más se recuerda y motivos sobran. Su nombre se repite en cientos de casos de secuestros, asesinatos, torturas y violaciones. Por sus innumerables crímenes contra la humanidad obtuvo alrededor de 82 condenas, sumando un total de 702 años de presidio. Había ingresado al penal Punta Peuco en 2007, por el delito de secuestro calificado en contra de los militantes del MIR Elsa Leuthner, los hermanos María Elena y Hernán González Inostroza y de Ricardo Troncoso Muñoz, todos desaparecidos desde el 15 de agosto de 1974.

La última resolución que lo condenaba a 10 años de presidio fue emitida por la Corte de Apelaciones de Santiago el pasado 27 de noviembre de este año, por el secuestro calificado de  Miguel Ángel Acuña Castillo, militante del MIR, quien fue detenido el 8 de julio de 1974 y hecho desaparecer, siendo nombrado, posteriormente, en la tristemente conocida nómina de los 119 u “Operación Colombo”.

Miguel Angel Acuña, militante del MIR

Inició su carrera en el Ejército como integrante de la banda de música en Chillán. Ahí fue elegido para formar parte de la DINA y se lo envió a Santiago (pasando por las Rocas de Santo Domingo, la génesis misma de la DINA). Pasó a formar parte del grupo operativo, conocido como Halcón 1, bajo las órdenes de Miguel Krassnoff.

El periodista Mario Aguilera, quiera fuera detenido y torturado en Londres 38 (Cuartel Yucatán) por Basclay Zapata, tuvo la oportunidad de entrevistarlo en enero de 2005. En dicha entrevista, publicada por el Diario Siete, señala: “Fue el corte de pelo lo que lo convirtió en blanco predilecto de la memoria de los detenidos por la DINA. Su cabellera al estilo “príncipe valiente” lo convirtió en el agente más reconocible. El apodo se lo pusieron los mismos detenidos, por “troglodita”, pues hizo fama su crueldad para golpear durante las detenciones y torturar. Varios testimonios de mujeres que pasaron por cuarteles de la DINA lo sindican, además, como violador”. Así nace el apodo de “El Troglo”, aunque él mismo señaló que dicho apodo “lo traía desde cabro chico… es que era muy malo para la pelota”.

https://es.scribd.com/doc/167445668/Entrevista-a-mi-torturador-Basclay-Zapata-Reyes-El-Troglo-agente-de-la-Dina-actualmente-detenido-en-Punta-Peuco

Como señala el sitio MemoriaViva: “Con la misma naturalidad con que “parrillaba” y vociferaba imprecaciones contra el detenido, salía a esperarlo afuera de la sala de tortura y con voz susurrante les decía “No estoy de acuerdo con lo que te están haciendo. He pedido que no te hagan eso, pero si quieres que te ayude, tienes que confiar en mí“. Era capaz de hacer el papel del bueno y del malo simultáneamente.”

http://www.memoriaviva.com/criminales/criminales_z/Zapata_basclay_Troglo.htm

Dentro de los cientos de crímenes que se le atribuyeron a “El Troglo” se cuentan las detenciones de Alfonso Chanfreau, Fernando Silva Camus, el sacerdote español Antonio Llidó, Bárbara Uribe Tamblay, Jorge Espinoza Méndez, Artemio Gutiérrez Ávila, Martín Elgueta Pinto, José Manuel Ramírez, Manuel Carreño Navarro, Luis Palominos Rojas, Claudio Thauby Pacheco, Jorge D’Orival Briceño, todos desaparecidos desde el año 1974. También los secuestros calificados de Juan Molina Mogollanes, Jaime Vásquez Sáenz, Alan Bruce Catalán, René Acuña Reyes, Hugo Ríos Videla, Alfredo Rojas Casteñeda, Carlos Carrasco, Jorge Fuentes Alarcón, Ricardo Lagos Salinas, Carlos Lorca Tobar, Manuel Cortéz Joo, todos desaparecidos desde el año 1975.

Zapata había sido condenado, además, por el asesinato de Lumi Videla Moya, cuyo cuerpo fue arrojado a la Embajada de Italia, a fin de generar pánico entre quienes solicitaban asilo allí.

Lumi Videla

Para finalizar este breve resumen, recordamos también que Basclay Zapata fue condenado a 12 años de presidio por los secuestros calificados de Jorge Müller y Carmen Bueno, ambos cineastas y detenidos el día 29 de noviembre de 1974. La misma semana en que se conmemoró el Día del Cine Chileno, en memoria de la talentosa pareja, uno de sus verdugos fallece, sin revelar nunca el paradero de algún detenido desaparecido. Y sin embargo, nunca fue degradado militarmente, no dejó de percibir los beneficios de su rango, su condena tardía la cumplió en una cárcel “de lujo”. Y todo esto a pesar de tener la sangre de cientos de personas en sus manos y de haber dejado un recuerdo de horror en quienes sobrevivieron a los centros clandestinos de detención y tortura.

Carmen Bueno y Jorge Müller