Home » DDHH » Murió Manuel “Mamo” Contreras. Revisa: El prontuario del director de la policía política de Pinochet

Murió Manuel “Mamo” Contreras. Revisa: El prontuario del director de la policía política de Pinochet

Este viernes 7 de agosto, a las 22:20 horas se confirmó la muerte de Manuel “Mamo” Contreras (86) quien permanecía internado grave hace una semana en el Hospital Militar, (ver comunicados de Gendarmería de Chile y del Hospital Militar).

El prontuario del jefe de la policía política de la Dictadura que encabezó Pinochet

Juan Manuel Guillermo Contreras Sepúlveda, más conocido como “el Mamo”, nació el 4 de mayo de 1929 en la comuna de Fresia ubicada en la Región de Los Ríos. Ingresa en 1944 a la Escuela Militar logrando rápidamente el reconocimiento de sus mayores los que lo premiaron con la facultad de vigilar a los nuevos alumnos que ingresaban a la milicia, ya en esos años se comienzan a vislumbrar los violentos arrebatos del general en retiro que encabezó la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA) durante los primeros años de la dictadura cívico militar que azotó el país en 1973.

Es así como el fallecido capitán del Ejército Alejandro Barros Amengual recuerda en un entrevista concedida a la periodista Alejandra Matus, autora de “El libro negro de la justicia chilena” y “Doña Lucía”, al Mamo: “Recuerdo muy bien que nos obligaba a introducir la cabeza en las tazas de los baños y después tiraba la cadena, acción que él, graciosamente, llamaba ‘el shampoo’. En otras oportunidades nos sujetaba la cabeza y nos introducía en la boca el pitón de la manguera que usábamos en los baños matinales y, en forma repentina y violenta, abría el chorro de agua fría, dándole toda la intensidad, con el peligro de provocarnos un daño acústico o de otra naturaleza”, todo esto para darles una lección ejemplar en caso que alguno incurriera en faltas de disciplina.

Luego de su cuestionado paso por la Escuela militar, egresa de la Escuela en 1948 para seis años más tardes dirigirse a trabajar al Regimiento de Ingenieros N°2 de Quillota dónde conoce a su primera esposa Maria Teresa Valdebenito Stevenson. En 1953 se casa con María Teresa y se traslada a San Antonio para ingresar a Compañía de Ingenieros como instructor de zapadores (encargados de la construcción de puentes u otras estructuras en periodos de guerra), dónde se formó hasta 1960.

Ya a principios de los 60, Contreras con grado de capitán ingresa a la Academia de Guerra para tomar el curso de Oficial de Estado Mayor, es en este lugar donde conoce al, en ese entonces, Coronel Augusto Pinochet, quién se desempañaba como sub director de la academia realizando clases en el lugar, egresando en 1962 y reingresando a la Academia en 1966, ahora como profesor de Inteligencia.

Mientras en 1959 se desarrollaba la Revolución Cubana, diversas ramas de las Fuerzas Armadas se veían preocupadas por lo acontecido en la isla, así lo hacía notar en sus “cátedras” Pinochet, y de esta manera se consolidaba en Estados Unidos el Programa de Asistencia Militar que promovía la venta de equipos y de dependencias tecnológicas, y la cooperación de entrenamiento militar de extranjeros. Ya en 1976 Estados Unidos había entrenado a más de 450.000 militares de setenta países, con una media anual de 17.800 estudiantes y 2.000 cursos que desempeñaban diversas ramas del ejército estadounidense, la Escuela de las Américas creada en 1946 fue el medio por el cual EE.UU entrenó a militares en cursos de técnicas de combate, tácticas de comando, inteligencia militar y técnicas de tortura. Algunos de los militares chilenos entrenados en esta clase de instituciones son Raúl Iturriaga Neumann, Christoph Willeke Flöel, Miguel Krassnoff, José Zara Holger, Óscar Izurieta Ferrer, Mario Jahn Barrera, Alfredo Canales Taricco, Fernando Lauriani Maturana, Manuel Letelier Skinner, Álvaro Corbalán Castilla y Carlos Herrera Jiménez.

Es así como en 1967 Manuel Contreras realiza un Post Grado de Oficial de Estado Mayor en el Fort Benning de Estados Unidos, que, sin ser la Escuela de las Americas funcionaba bajo las mismas reglas, adoctrinamiento político en políticas anticomunistas y doctrinas contrasubversivas. Consiguiendo el grado de “Mayor” regresa a Chile a hacer clases de inteligencia en la Escuela de Ingenieros Tejas Verdes.

En 1970 es designado como Secretario de Estado Mayor de Ejército para, un año más tarde, tomar la dirección del Regimiento de Ingenieros N°4 Arauco ubicado en la ciudad de Osorno. En 1972 asume la dirección de la Escuela de Ingenieros Tejas Verdes e imparte clases en la Academia de Guerra.

La DINA

Ya a principios de los 70’s el Mamo, en conjunto con otros militares, comienzan a elaborar planes conspirativos recolectando información sobre militantes y dirigentes de izquierda, y a diseñar un aparato de inteligencia que sea capaz de infiltrarse en las diversas organizaciones para desarticularlas y conseguir datos sobre sus integrantes, siendo su mayor preocupación la anulación de los Cordones Industriales formados por sectores obreros en diversas partes del país, donde el MIR y el Partido Socialista tenían una fuerte influencia política.

En Chile se contaba con grupos militares y civiles- como el grupo Patria y Libertad- que entregaban información a Contreras, desde la Oficina de Inteligencia Naval de Valparaíso y San Antonio quienes le entregaban manuales de policía secreta como la KCIA de Corea del Sur, la SAVAK de Irán y del Servicio Nacional de Información de Brasil -país que se encontraba bajo una dictadura militar que duró hasta 1985- manteniendo constante contacto con la CIA.

El Mamo logró implementar rápidamente todos sus aprendizajes sobre técnicas de tortura y represión al comenzar la dictadura cívico-militar el 11 de septiembre de 1973. A pocas horas del golpe ya tenía controlado San Antonio y días más tarde había implementado 7 centros de detención con prisioneros políticos, lo que generó la simpatía y un gran acercamiento con el General Augusto Pinochet, Presidente de la Junta de Gobierno que rigió en el país.

En 1974 se crea oficialmente la Dirección de Inteligencia Nacional mediante el Decreto Ley N°521 que fue dictado el 14 de junio de ese año. Este organismo era un servicio de seguridad autónomo –no dependía de las Fuerzas Armadas- que se dedicaba de manera exclusiva a la eliminación de partidos y organizaciones de izquierda. Contreras inmediatamente después del golpe presentó el proyecto en la reunión de Comunidad de Inteligencia del Estado Mayor de la Defensa Nacional realizada en septiembre de 1973, dónde se habló de la necesidad de crear un organismo de inteligencia, exponiendo la características, el modo de organización y una lista de civiles y militares de las diversas ramas de inteligencia de las Fuerzas Armadas que debían ser parte de la DINA. El organismo represivo fue dotado de una gran infraestructura, medios de comunicación y cuantiosos recursos para asegurarse de su buen funcionamiento. Así el Mamo comenzaba a tomar gran relevancia en los altos mandos de la dictadura, lo que no gustaba a algunos militares y militantes de partidos de derecha.

Además de tener diversos centros de tortura en todo el país, Contreras fue el creador del primer curso de adiestramiento de mujeres, dejando a cargo a Ingrid Olderock, quién era Capitán de Carabineros. Fue así como comenzó a operar el aparato estatal, entre 1974 y 1977 casi la totalidad de las muertes, desapariciones y torturas fueron responsabilidad de la DINA llegando a traspasar las fronteras del país.

Uno de sus mayores logros, según afirmó su hijo, fue el asesinato del Secretario General del MIR, Miguel Enríquez. El 5 de octubre de 1974, mismo día que se casaba su hija, le avisan al Mamo que tenían al número 1 del MIR. “Cuando murió Miguel Enríquez celebraron. Me acuerdo muy bien porque ese día se casaba mi hermana mayor y mi papá iba saliendo de la DINA a colocarse el uniforme para casar a mi hermana con un suboficial del Ejército. Mi papá en ese tiempo tenía teléfono en el auto y le avisan que hay un enfrentamiento y que posiblemente cayó el número uno. Mi papá pescó el teléfono, llama a mi hermana y le dijo “no alcanzo a llegar al matrimonio, te va a casar el tío Germán”.

Las acciones de la DINA solo serían detenidas al reemplazar el organismo represivo por la Central Nacional de Informaciones (CNI) en 1977, fecha en la que Contreras fue desplazado por el general Odlanier Mena. Ya en esos años el fin mayor de la DINA se había cumplido, lograron desarticular por medio del asesinato de los altos mandos del Movimiento de Izquierda Revolucionario a la organización y eliminaron a los principales dirigentes de izquierda del país

El protegido de Lucía

En el libro “Doña Lucía” de la periodista Alejandra Matus se retrata la cercana relación de la esposa de Augusto Pinochet con Manuel Contreras. La periodista afirma que este era un gran amigo de Lucía Hiriart, siendo el encargado de cuidar a sus hijos, llegando incluso a sacarlos del país cuando se involucraban en algún problema que pudiese dañar el prestigio de su familia. “Lo único que no hacía Contreras por ella era delatar las infidelidades de Pinochet. Esa era el arma que el hábil militar usaba para mantener al general de su lado”, afirma Matus.

Su cercanía quedó demostrada cuando Pinochet sacó a Contreras del mando de la DINA, cuando se anunció públicamente este hecho la cónyugue de Pinochet se fue de su casa por un par de semanas, afirmando tiempo después que “le soy absolutamente leal al general Contreras”. El día de los sucesos, Hiriart, con su hija mayor, se trasladaron a la casa del general para mostrarle su apoyo y solidaridad.

Operación Cóndor

Al desclasificarse los archivos de la CIA que demostraban su cooperación con la dictadura chilena se supo que Manuel Contreras fue la cabeza y creador de la Operación Cóndor. Dicho plan internacional tenía como fin identificar, vigilar, capturar, asesinar, torturar y desaparecer a opositores políticos de los regímenes dictatoriales del Cono Sur, de esta manera los aparatos de inteligencia de Argentina, Chile, Brasil, Ururguay, Paraguay, Bolivia y en menor medida Perú se organizaron para asesinar a “subversivos” en diversos lugares del mundo logrando desplazarse libremente en los territorios de los otros bajo el apadrinamiento de la CIA.

Fue así como Contreras viajó a Argentina, Bolivia, Paraguay, Venezuela y Estados Unidos a exponer su proyecto y convencer a los servicios secretos de dichos países a cooperar  con la “eliminación del comunismo” recalcando la importancia de la coordinación y cooperación entre dichos países. En 1974 se reunió en variadas oportunidades con el general Ramón Camps, Jefe de la Policía de Buenos Aires y con el general Ibérico Saint Jeant, ambos afirmaron tiempo después que se sentían orgullosos de los asesinatos registrados en la dictadura del país transandino. Al año siguiente en su esfuerzo por concretar la operación el Mamo se reunió con Vernon Walters en Washington, quien era director adjunto de la CIA y posteriormente sostuvo conversaciones con los generales paraguayos Benito Guanes y Franco Brites.

Decenas de militantes y simpatizantes de izquierda que se encontraban temporalmente establecidos en Argentina y Paraguay fueron capturados por agentes de sus respectivos países y entregados a los servicios de inteligencia para ser asesinados, torturados y, en varios casos, desaparecidos, siendo los más perseguidos en Argentina militantes del MIR chileno. Según afirma Esteban Cuya, investigador del Centro de Derechos Humanos de Nuremberg, los servicios secretos chilenos y paraguayos tuvieron a su disposición líneas áreas estatales como LAN Chile y un pase libre por medio de cancillerías, servicios de correos, tribunales de justicia, además del apoyo de los medios de comunicación para encubrir los asesinatos. Asimismo encubrieron sus actividades con diversas empresas comerciales e industriales, en Chile se crearon 30 empresas ficticias que se encontraban al servicio de la DINA y “un centro de operaciones formal: La Empresa Pesquera Chile, de San Antonio. La incursión en el mundo empresarial y financiero sentaría las bases para crear mecanismos de protección de los agentes secretos, una especie de ODESSA chilena, dirigida por el general (R) de la Fuerza Aérea Chilena, Vicente Rodríguez”.

Desde mayo de 1975 numerosos activistas políticos chilenos son detenidos por la policía argentina y paraguaya y luego son entregados a la DINA. Según la Comisión de Verdad y Reconciliación de Chile, se documentaron 33 casos de ciudadanos chilenos desaparecidos tras ser capturados por agentes argentinos, paraguayos o brasileros y entregados a la DINA, solo entre 1975 y 1976. Dentro de los casos más emblemáticos se encuentran el asesinato del General Prats y su esposa en Argentina y el de Orlando Letelier en Estados Unidos.

Operación Colombo

Otra de las operaciones comandadas por el General Manuel Contreras fue la denominada Operación Colombo, el caso de los 119 chilenos/as detenidos entre el 27 de mayo de 1974 y el 20 de febrero de 1975  que fueron asesinados por la DINA. El elaborado montaje fue realizado por personal del aparato represivo y tuvo colaboración del Ejército argentino y la Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE) del mismo país, además de la asistencia de un medio transandino, LEA, y el O’Día de Brasil, en ambo casos fueron sus primeros y únicos números publicados, que ayudaron a la prensa chilena a difundir el montaje.

Su propósito era convencer a la ciudadanía nacional e internacional que estos 119 detenidos desaparecidos huyeron del país para organizar guerrillas y posteriormente se mataron entre ellos por rencillas ideológicas internas. De esta manera la dictadura chilena intentaba limpiar su imagen frente a autoridades mundiales por las cientos de denuncias de desapariciones forzadas que se presentaban en Chile, además de lograr desacreditar la militancia marxista chilena y humillar  a los familiares que exigían justicia por sus desaparecidos.

Fue así como el 24 de julio de 1975 medios chilenos titularon: “El MIR asesina a 60 de sus hombres en el exterior” (La Tercera), “Identificados 60 miristas ejecutados por sus propios camaradas” (El Mercurio), “Sangrienta pugna del Mir en el exterior” (Las Últimas Noticias) y el emblemático “Exterminados como ratones” (La Segunda). En todos estos casos las fuentes de información eran los periódicos ficticios LEA y O’Día.

Los 529 años de condena

Mientras se investigaba el caso del asesinato de Orlando Letelier, Contreras fue llamado al retiro mostrando un bajo perfil público. En 1978 Estados Unidos pidió la extradición del General quien se atrincheró en su casa ubicada en La Reina. El 2 de Octubre del 79, luego de 14 meses de reclusión en una cárcel acomodada, la Corte Suprema Chilena rechazó el pedido de los norteamericanos y Contreras quedó el libertad.

Ya en 1980, “el Mamo”, fuera del ejército fue ascendido a General por su lealtad a Pinochet, retirándose y creando una empresa de seguridad.

A continuación una pequeña muestra de las condenas del General Contreras:

–          El 12 de noviembre de 1993 fue condenado a siete años de prisión por ser el autor intelectual del asesinato de Orlando Letelier cumpliendo su condena en enero del 2001 para luego pasar a arresto domiciliario.

–          En 1999 fue proceso por el juez Juan Gúzman por la desaparición en 1973 del ex gerente de Codelco David Silberman

–          En 1995 fue condenado en rebeldía por la justicia italiana como autor inducido del homicidio frustrado de Bernardo Leigthon y su esposa Anita Fresno. En el año 2000 Italia pidió la extradición de Contreras siendo rechazada la petición en 2001.

–          En el año 2002 fue condenado por secuestro calificado de Víctor Olea, líder socialista

–          En abril del 2003 fue condenado a 15 años de presidio por el secuestro de Miguel Ángel Sandoval, militante del MIR, desaparecido tras su paso por Villa Grimaldi. La pena fue reducida de 15 a 12 años.

–          En 2005 remitió a la Corte Suprema un documento de 32 páginas con el supuesto paradero de 580 detenidos desaparecidos. La mayoría de estos datos coincidían con hallazgos y evidencias conocidas por las comisiones encargadas de investigar la desaparición de los detenidos.

–          Ese mismo año se aplicó la Ley de Amnistía a Contreras al ser condenado por la Operación Colombo

–          El año 2008 se dictó sentencia contra Contreras y otros militares por el asesinato del General Prats. La pena estipulada para Contreras fue doble presidio perpetuo por secuestro y doble homicidio, además de una condena de 20 años por asociación ilícita

–          Ese mismo año fue condenado a 7 años de cárcel por la desaparición del sacerdote español Antonio Llidó Mengual.

–          En marzo del 2009 fue condenado a 15 años de presidio por el secuestro calificado de Félix Vargas ocurrido en Tejas Verdes en 1974

–          El 6 de julio del 2012 fue condenado a otros 10 años por la detención de los ex militantes del MIR José Hipólito Jara y Alfonso Díaz, quienes estuvieron detenidos en la casa José Domingo Cañas.

Estos son algunas de la gran cantidad de condenas que tiene Manuel Contreras. Los juicios se fueron sumando y las penas igual. Contreras actualmente ha superado los 500 años de cárcel inapelables por condenas en causas de Derechos Humanos que se podrían sumar a cerca de 300 años más por causas abiertas.

En la jornada del 29 de julio de este año fue condenado a 20 años más de cárcel por los homicidios calificados de seis integrantes de una familia ocurrido en noviembre de 1975, que fue difundido por la prensa de la época como un enfrentamiento producido en los cerros de la Rinconada de Maipú.

Revisa todas sus condenas aquí.