Home » Educación » Niña de 11 años postula al Instituto Nacional y Rector se abre a la reflexión de un IN mixto ¿Fin a la segregación?

Niña de 11 años postula al Instituto Nacional y Rector se abre a la reflexión de un IN mixto ¿Fin a la segregación?

El instituto Nacional (IN) enfrenta una discusión sin precedentes en su historia. Por primera vez, en 203 años de funcionamiento, se abre -por parte de su dirección- a la reflexión y discusión de aceptar niñas y poner fin a la segregación. El IN ha tenido 18 presidentes de Chile y uno de Perú (Manuel Pardo y Lavalle), cientos de ministros, todos hombres, y se plantea, hasta hoy, como el liceo público emblemático y de excelencia del país, pero hoy se pone en discusión su segregación de género abriendo de paso una discusión más profunda y acorde con los tiempos que vive el país.

La discusión se da tras conocerse la postulación para el Séptimo básico de la matricula del 2017 de una niña de 11 años, identificada como Marina Ascencio.

Revisa: La marcha feminista del Liceo 1 de Niñas Javiera Carrera que remeció al machismo del INBA

En la carta de Marina, enviada a la alcaldesa Carolina Tohá y al Rector del IN, Fernando Soto Concha, se lee: “Quiero acceder a la educación del Instituto Nacional y encuentro que es injusto que solamente los hombres puedan dar la prueba y entrar a él“. Agregando “Tanto hombres como mujeres somos iguales en una manera intelectual, no inferiores ni superiores, sino que iguales”.

Fue durante la movilización del 2011, junto a la demanda de gratuidad y calidad de la educación, cuando se instaló también, fuertemente, la de demanda de educación no sexista, misma que ha ido avanzando lentamente con colectivos en varios Liceos del país que ponen en tensión lo que hasta ahora se mantiene como “tradición” dentro de una hetero-normatividad, misma que hoy se pone en evidencia con esta postulación al Liceo más emblemático, y solo de hombres, del país.

Así, en entrevista con el diario La Tercera, el Rector del Instituto Nacional es consultado, se abre a la reflexión y sobre la opción de ser un liceo mixto este señala:

“Es una reflexión que nuestra comunidad educativa deberá enfrentar en el corto plazo, desde el respeto, el pluralismo, sin prejuicios ni dogmas y pensando cuál es el mejor camino por el cual nuestro proyecto educativo ayude a formar personas comprometidas con la construcción de una sociedad más justa, igualitaria, diversa, libre y fraterna”.

El Rector del IN reconoce que la carta (de Marina) recibida, es la primera en ese tenor y que abre el debate el que debe ser realizado por todos los estamentos del IN.

Sobre el porqué la educación del IN está orientada -hasta hoy- sólo a hombres y no a mujeres, Soto Concha responde: “No nos interesa la excelencia por la excelencia, sino como condición de desarrollo de todas las potencialidades y talentos de nuestros estudiantes en beneficio de formar personas que colaboren al bien general del país y el bien común. Pensamos que la persona humana, sin distinción de ningún tipo, puede y debe sumarse a esta tarea de progreso social” señala.

A esto el Rector además señala que de ser necesario (el cambio),  “se deberá realizar un estudio de la ingeniería el que se requiere para adaptar nuestra infraestructura, las respectivas inversiones que ello demandaría al sostenedor municipal y al Ministerio de Educación, la preparación de nuestros docentes y funcionarios y todas las etapas que, de manera progresiva, se deberían cumplir para un cambio tan trascendente en la historia de nuestro instituto”, afirma.

De este modo y tras dos siglos de ser un liceo solo de hombres, el Instituto Nacional discute poner fin a la segregación de género y se abre la discusión y posibilidad de ser un liceo mixto.