Home » Educación » #NoMasAlzas: Estudiantes de universidades privadas se coordinan y movilizan contra alzas de matrículas y aranceles

#NoMasAlzas: Estudiantes de universidades privadas se coordinan y movilizan contra alzas de matrículas y aranceles

10847815_367052006789723_5114987668395622109_n

La unión como forma de articular la lucha en contra de las alzas a aranceles y matriculas universitarias

 

Estudiantes de 10 universidades se han movilizado y organizado en torno de la Asamblea No Más Alzas, para luchar y movilizase en conjunto en contra de las alzas de aranceles y de matrículas que están llevando a cabo los distintos planteles universitarios para el año 2015. Refugiándose en el argumento del alza del IPC, y alza de costos, han realizado alzas que en los casos más grotescos hacen aumentar el pago de arancel en alrededor de 300 mil pesos anual, y llevar el valor de la matrícula por sobre el sueldo mínimo. Así ha sido el caso de la Universidad Católica Silva Henríquez, en donde los/as estudiantes, al no haber diálogo se Tomaron la sede central, la Escuela Moderna de Música y Danza, actualmente en Toma, y también como es el caso de la Universidad Diego Portales que desde hace semanas se viene movilizando.

Es por esto que los estudiantes han decidido ya no luchar de modo particular y de forma interna, sino unir las fuerzas y enfrentarse en conjunto con lo que a todas luces se trata de un fenómeno estructural, y que termina afectando a casi todos/as los/as estudiantes del país.

Las cifras que hablan del potenciamiento del negocio universitario

 

Es llamativo que en los tiempos en que más se condena el lucro, la universidades privadas hayan decidido casi en su conjunto (a modo de “cartel”) subir las alzas de la misma forma o de modo más sostenido que en los años anteriores. Sin embargo, a diferencia de las veces pasadas, los estudiantes han reaccionado y se han organizado para revertir esta situación.

Los casos más emblemáticos y que muestra la dimensión de las alzas son los 360 mil pesos de aumento anual del arancel de la carrera de Danza de la Escuela Moderna, y los 300 mil pesos también de alza de arancel en la carrera de Kinesiología de la Universidad Cardenal Silva Henríquez. En ese sentido Macarena, estudiante de Danza de la Escuela Moderna de Música y Danza que participa en la Asamblea, explica que llevan ya tres semanas de paro intentando frenar las alzas que se han impuesto en su carrera. Dicha demanda no ha sido oída, y luego de una “Toma” del establecimiento, han decidido articularse con otras Universidades participando en la Asamblea para poder presionar todos con mayor fuerza.

También los aumentos de las matrículas ha sido un tema no exento de polémica, en algunos casos, como en la Universidad Diego Portales, donde en algunas carreras la matrícula supera los dos sueldos mínimos.

Todo esto ocurre cuando se habla de gratuidad y fin del lucro, y lo que se ve en las prácticas de las universidades es justamente lo contrario, cargando más a las familias de los estudiantes y aumentando y agravando la deuda estudiantil. Y justamente uno de los motivos sería este, el asegurar los ingresos mientras aun se mantiene el sistema universitario desde la misma lógica de mercado.

Derribando el discurso del IPC

 

Normalmente las universidades privadas argumentan de que las alzas son mera correspondencia al IPC, y que por lo mismo no existiría un aumento en el valor real de los aranceles. Sin embargo este discurso se derrumba fácilmente dado que el IPC guarda relación con el aumento del costo de la vida de un grupo familiar promedio, y bajo ningún punto con los costos de mantener una universidad ni sus procesos educativos.

Junto a eso, y como señala Juan Salvador Pérez, presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Central, que “incluso tratándose de un ajuste del IPC como históricamente se ha hecho, creemos que la educación no se debe regir por los criterios mercantiles. De ninguna forma esto es aceptable, y que esto evidencia el aumento de la conciencia de los estudiantes a nivel nacional, en cuanto a no seguir dejándose llevar a pasar por este tipo de prácticas de las instituciones [universitarias]”. Esto muestra que justamente el discurso llevado hasta este momento por las universidades de reajustar de acuerdo al IPC es un criterio profundamente mercantil, que no mira ni trata a la educación como un derecho.

Los estudiantes, de este modo, tienen la total claridad de que el IPC como argumento de las alzas de aranceles y matrículas no es valido en el marco de la educación por la cual el movimiento estudiantil ha estado luchando, y más bien es una expresión más de la visión de mercancía que desde las autoridades se pretende defender.

Las demandas inmediatas

 

Aunque todos los estudiantes organizados tienen claro que el movimiento estudiantil debe exigir una transformación estructural al sistema educativo, han reaccionado ante la coyuntura mediante dos demandas que consideran inmediatamente necesarias.

La primera de estas es no solamente el congelamiento de los aranceles, sino que se llega más allá exigiendo la rebaja de los mismos. Estos principalmente dado que el valor de las carreras se ha vuelto restrictivo, cargando económicamente a las familias y endeudando a futuro al estudiante. Hay incluso valores de carreras, como Odontología de la la Universidad Andrés Bello ($7.000.000 anuales), que se vuelve prácticamente impagable. Además en muchos casos la brecha entre el arancel de referencia y el arancel real (un promedio de 446 mil pesos) es tal que obliga de todos modos a los estudiantes y sus familias pagar dicha diferencia. Por todo ello es que se considera que no solo las alzas son injustas, sino que se debe inmediatamente y de forma sustantiva, reducir los aranceles.

La segunda demanda es acabar con las matrículas en las universidades. En ese sentido se busca una respuesta inmediata dado que el pago de las matrículas representa un gasto que no todos pueden costear. Se le ve además como un cobro sin sentido, y que simplemente sirve para recaudar más dinero por parte de las distintas universidades. Vale recordar que los créditos ni en muchos casos las becas cubren dicho costo.

Sin embargo, los estudiantes movilizados señalan que esto se trata de demandas puntuales, reivindicaciones de aquí y ahora, dado que los objetivos generales del movimiento estudiantil se siguen impulsando con la misma fuerza de siempre. Los estudiantes enfatizan de que están en contra de la mercantilización de la educación y que están en contra de la actual reforma impulsada por el gobierno, la cual es totalmente insuficiente puesto que no contempla cambios estructurales. Sin embargo la demanda actual es más bien una reivindicación de necesidad y urgencia dada las alzas que afectarán gravemente a los estudiantes y sus familias en los próximos meses.

Llaman a movilizarse

 

10858594_1377167752581896_4763630972578569118_n

La Asamblea no Más Alzas ha generado por lo mismo, y en un gesto de unidad y de dirección conjunta, un llamado a una marcha que partirá este jueves 18 de diciembre a las 12 de la tarde en la Plaza de Armas. El propósito de esta marcha es visibilizar y sociabilizar las demandas, como asimismo realizar una muestra de unidad que indique que por primera vez se está luchando contra las alzas de aranceles en las universidades privadas en conjunto.

 

 

Declaración de la Asamblea “No más Alza de Arancel”

Comunicado Asamblea No Mas Alza de Aranceles by Villafrancia Radiopopular